medellín

SIP condena hostigamientos de la Alcaldía de Medellín contra ‘El Colombiano’

Los periodistas denuncian que han sido víctimas de un ataque sistemático por las investigaciones que cuestionan la gestión de los funcionarios públicos. La Sociedad Interamericana de Prensa advierte que el hostigamiento puede desencadenar hechos violentos.


La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) mostró preocupación por la campaña de estigmatización que estaría ejecutando la administración de Medellín, liderados por Daniel Quintero, contra el periódico El Colombiano.

A juicio de la asociación, los funcionarios públicos han tomado represalias por el trabajo periodístico que ha desarrollado el diario paisa en los últimos meses, que coincide con el período de gobierno que hasta mayo lideró Quintero luego de que la Procuraduría lo suspendiera por presunta participación en política.

Ante los medios de comunicación y las redes sociales, las producciones de El Colombiano han sido duramente cuestionadas por las cabezas visibles de la Alcaldía al interpretarlas como un ataque a su gestión. Las críticas han puesto en tela de juicio la credibilidad del diario al calificarlo como un pasquín.

Por ejemplo, la semana pasada un grupo de simpatizantes de Daniel Quintero arremetió contra la directora del periódico, Luz María Sierra, por cuestionar los costos de un viaje que hizo el político junto a otras nueve personas a Washington, Estados Unidos, donde denunciaron una presunta persecución de la que estaría siendo víctima el político antioqueño.

En respuesta al artículo, que titularon ´El alcalde viajó como comité de apoyo a Washington´, el secretario de Cultura de Medellín, Álvaro Narváez Díaz, escribió en su cuenta personal de Twitter:

¿Cuánto cuesta la pauta de la oposición para desmeritar el trabajo de quienes fueron elegidos por el voto popular? Sumando lo que cuestan las fake news publicadas por El Colombiano, podríamos llevar 30 artistas a Dubái”, manifestó el funcionario.

De acuerdo con las denuncias divulgadas públicamente por los reporteros, los adjetivos han estado acompañados de limitaciones al acceso de la información: “La Alcaldía obstaculiza, demora o no responde pedidos. Desde su llegada, Quintero mantiene una actitud de alejamiento con El Colombiano y sus periodistas”, alertó el periódico.

Las voces de rechazo

Los integrantes de la Sociedad Interamericana de Prensa consideran que los mensajes emitidos por la administración de Medellín es una práctica peligrosa que podría desencadenar en actos de violencia física contra los integrantes de la compañía periodística.

En consecuencia, el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, instó a Daniel Quintero y a los funcionarios públicos a “cesar el hostigamiento. [Hay] preocupación por la continua estigmatización y el descrédito proveniente de la Alcaldía, que tememos pueda incentivar violencia y amenazas”.

Mientras, el vocero de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Carlos Jonet, agregó que “en una democracia los periodistas y medios cumplen una función fiscalizadora de la administración pública, que muchas veces está sujeta a tensiones naturales, pero esto no justifica campañas de descrédito desde el poder”.

Ambos les recordaron a los empleados de la Alcaldía de la capital de Antioquia que están sujetos a un mayor escrutinio de parte de la sociedad al ejercer cargos públicos, tal como lo plantea la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión que están consagrados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Personería de Medellín investiga las denuncias

El Ministerio Público abrió una indagación previa contra la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín luego de que la Fundación para la Liberta de Prensa (Flip) declarara que “el municipio hostiga y ataca de forma reiterativa al periódico El Colombiano”. Además, en el estudio también incluyeron supuestos ataques de los que ha sido víctima el portal IFM Noticias.

La investigación de la Personería está justificada en dos hechos: cuando un miembro del gabinete municipal preguntó si El Colombiano era un medio serio o se trataba de un pasquín y la presunta orden dada desde la Secretaría de Comunicaciones para poner trabas en la entrega de información.

“Esta indagación se desarrollará con respeto estricto de la garantía del debido proceso, de tal manera que, si con las pruebas recaudadas se identifica la existencia de un reproche disciplinario, se procederá con la apertura formal de investigación disciplinaria y de ser el caso, la formulación de pliegos”, concluyó el personero de la ciudad, William Yeffer Vivas Lloreda.