antioquia

Un muerto dejó deslizamiento de tierra en Anorí, Antioquia

Las fuertes precipitaciones han frenado la participación de los electores en la segunda vuelta presidencial.


La jornada electoral en Antioquia ha estado marcada por las fuertes precipitaciones que han generado inundaciones y deslizamientos en varias subregiones del departamento. Hacia el mediodía, los organismos de socorro hallaron el cadáver de un hombre tras una emergencia en el municipio de Anorí.

La víctima mortal, identificada como Mauricio Arango Taborda de 28 años, estaba en su residencia cuando lo sorprendió un desprendimiento de tierra en la mañana de este domingo en el corregimiento de Liberia Charcón.

Él no pudo salir de la casa y quedó sepultado por los escombros y el material vegetal que se arrastró por las torrenciales lluvias que se han registrado durante todo el fin de semana en esta localidad del nordeste de Antioquia.

El consejo municipal de gestión del riesgo también reportó más movimientos en masa que están frenando el tránsito de las personas para ejercer el derecho al voto, prueba de ello es la notable disminución en el flujo de electores.

“La temporada de lluvias ha dificultado la llegada de algunos ciudadanos a los puestos de votación. Un problema que teníamos con la creciente del río de Puntas de Ocaidó ya se solucionó. Pero en todos los demás puntos de votación se está desarrollando la jornada normal”, señaló el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa.

Además, la Registraduría reveló que más de 500 mil personas han depositado el voto en Antioquia. Sin embargo, frente a las estadísticas de la primera vuelta presidencial, hay una reducción en los electores que, reiteró la Gobernación, responde a las lluvias.

Así las cosas, en lo corrido de la temporada de lluvias de este año han muerto 41 personas producto de las emergencias naturales. Entre las víctimas hay menores de edad y adultos mayores: 14 por avenida torrencial, 14 por movimiento en masa, una por inundación, una por tormenta eléctrica, cinco por crecientes súbitas y seis por vendavales en las subregiones de Occidente, Oriente, Suroeste, Magdalena Medio, Valle de Aburrá y Urabá.

Además, al menos 170 mil personas y 4 mil viviendas han resultado afectadas por eventos asociados a las lluvias; algunas familias han tenido que evacuar sus residencias de manera definitiva y reemplazar por completo sus enseres.

El director del Dagran, Jaime Enrique Gómez, señaló que Antioquia está entre los tres departamentos del país más afectados por la temporada y advirtió que el agua no parará en las próximas semanas.

“Las afectaciones no son solo en Antioquia. 29 de los 32 departamentos del país tienen afectaciones. Las alarmas están activas porque las lluvias continúan. Se espera que el segundo semestre se puedan presentar más emergencias porque desde el año pasado no ha parado de llover, los terrenos están saturados y las quebradas y ríos con niveles altos”, mencionó el funcionario.

Si bien los organismos de socorro han adelantado acciones para disminuir la vulnerabilidad, reconocieron que las comunidades deben acatar las recomendaciones para mitigar el riesgo y la exposición ante las amenazas.

“Redoblaremos los esfuerzos para trabajar unidos en acciones que protejan la vida. Las alertas se emiten para las personas que viven en alta pendiente y en las orillas de ríos y quebradas”, dijo Gómez Zapata.

En las últimas horas, se presentaron emergencias en Medellín, Urrao, Caldas, Santa Rosa de Osos, Sabanalarga, Salgar, Zaragoza, Cañasgordas y Santa Fe de Antioquia. Por ejemplo, en la capital de Antioquia las quebradas están en alerta roja por el incremento de los caudales.

Por ejemplo, la administración de Guarne se declaró en calamidad pública y urgencia manifiesta por los estragos que causó un torrencial aguacero en la zona urbana y rural. La evaluación preliminar da cuenta de represamiento de agua en un almacén de cadena y en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria.