Home

Política

Artículo

.
. - Foto: Defensa Civil

risaralda

Doloroso: hermanito de un año de la niña aferrada al cadáver de su madre también falleció en tragedia del bus

Una tragedia ocurrida luego de que un alud de tierra sepultara un bus. La pequeña ya está con su padre.

No paran las noticias desgarradoras luego de la tragedia ocurrida en Risaralda, donde un deslizamiento de tierra en una carretera entre los municipios de Pueblo Rico y Santa Cecilia, exactamente en la vereda La Cabaña, sepultó el bus que cubría la ruta Cali (Valle) - Condoto (Chocó), dejando enterrados a sus ocupantes.

El reporte entregado por las autoridades en la mañana del lunes es de 12 personas muertas. Otras 20 personas quedaron atrapadas por el alud, pero durante la madrugada fueron rescatadas y los heridos trasladados al Hospital San Jorge, de Pereira.

El medio de la tragedia se conoció el caso de una menor, a quien encontraron viva abrazada a su madre fallecida.

Con base en el reporte preliminar del incidente, la niña tardó en ser rescatada dado que el vehículo estaba cubierto con piedras de grandes magnitudes. Los organismos de socorro maniobraron para evacuarla de la zona donde se encontraba y, finalmente, pudieron sacarla con vida en horas de la tarde. El gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo, le confirmó a SEMANA que la pequeña se encuentra en el municipio de Pueblo Rico y que está fuera de peligro.

Hasta la noche de este domingo, la menor tenía a su hermanito de un año desaparecido, de quien no se había confirmado si viajaba también en el bus.

Sin embargo, según le dijo el mandatario regional a este medio, en los últimos minutos se confirmó que el niño, de poco más de un año, sí estaba en el automotor y falleció.

“Hemos estado pendientes de las personas que tenemos en el hospital, como el caso muy triste de la niña que logramos rescatar con vida del interior del bus, quien estaba aferrada a los brazos de su madre, desafortunadamente también murió un niño de poco más de un año, hermanito de la niña”, relató Tamayo.

Según los informes conocidos por SEMANA, la familia salió de la ciudad de Cali con destino al departamento de Chocó en la madrugada de este domingo 4 de diciembre; esto al igual que los otros 26 ocupantes que tomaron el servicio terrestre por las carreteras de Risaralda. Sin embargo, fue frenado por el desprendimiento de tierra.

Se conocieron vídeos de como de a pocos la tierra empezó a ceder de a pocos y los ciudadanos pedía ayuda de las autoridades, ya que se veía que en cualquier momento podría ocurrir una tragedia. “Vea... Eso se va a venir por todos lados. ¡Mire! Y esas dos busetas ahí en medio de todo ese derrumbe”, dice con preocupación la mujer que está grabando con su celular.

“Se estaba derrumbando una parte y el bus estaba un poco atrás. El señor del bus iba retrocediendo, cuando iba retrocediendo, se vino todo encima del bus”, relató un sobreviviente del derrumbe, que está siendo atendido en una clínica de la ciudad de Pereira.

La lluvia de material rocoso impactó contra el bus y otros carros que se movilizaban entre los municipios de Pueblo Rico y Santa Cecilia en la mañana de este domingo pasado. Se pudo observar que las personas que lograron evadir el derrumbe, pedían a gritos la presencia de las autoridades y de organismos de rescate para poder auxiliar a los ciudadanos que quedaron sepultados bajos las rocas.

“Necesitamos que por favor nos colaboren en Pueblo Rico con equipos de reanimación. Hay personas que las han logrado sacar del derrumbe y en el camino se han muerto porque no hay equipos de reanimación. Un SOS a todas las entidades de socorro del departamento. Aún hay gente atrapada. Hay muy poca presencia de los equipos de socorro departamental, es la misma gente de la comunidad la que está ayudando”, manifestó en sus redes sociales un ciudadano que estaba en el lugar de los hechos.

De momento, las autoridades que están en la zona informaron que nueve personas han sido evacuadas con éxito. Todos fueron remitidos en ambulancias a la cabecera municipal de Pueblo Rico. Debido a la gravedad de las lesiones, algunos se transportaron hacia la ciudad de Pereira.