Tendencias
Algunos congresistas tienen la costumbre de asistir para marcar asistencia pero luego se ausentan de los debates.
Algunos congresistas tienen la costumbre de asistir para marcar asistencia pero luego se ausentan de los debates. - Foto: Twitter: @PalomaValenciaL

política

“¿Dónde están los congresistas?”, vuelve y juega: denuncian ausentismo durante un debate en el Congreso

La senadora uribista Paloma Valencia puso en evidencia que apenas 26 de los 108 senadores se quedaron hasta el final del debate.

Mientras que los colombianos esperan soluciones prontas para controlar la inflación -que se encuentra por las nubes-, el desempleo y la inseguridad, los congresistas, que fueron electos para aportar propuestas en favor del país, siguen sumando desplantes a quienes los eligieron.

Desde hace tiempo se volvieron costumbre las denuncias por ausentismo de los parlamentarios en los debates, lo que ha llevado en varias ocasiones a levantar las sesiones.

El caso más reciente, según denunció la senadora por el Centro Democrático Paloma Valencia, se dio este martes en la Plenaria del Senado, que citó a un debate de control político con el propósito de revisar las emergencias ocasionadas por las inundaciones en la subregión de La Mojana.

De acuerdo con la senadora, la mayoría de parlamentarios fue al Capitolio para registrar su asistencia, pero durante el debate fueron abandonando el recinto del Senado, a tal punto que hacia final de la sesión eran muy pocos los que permanecían en la discusión.

Según una imagen publicada por Valencia, apenas 26 de los 108 senadores se quedaron hasta el final del debate de control político, algo recurrente en este tipo de citaciones.

“El debate sobre la emergencia en la Mojana y otra vez la pregunta de la noche es ¿dónde están los congresistas? Miren a la izquierda todos los que faltan”, apuntó la senadora desde su cuenta de Twitter.

Esta no es la primera vez que ocurre un episodio de este tipo en el Senado. Hace apenas tres semanas, en el mismo recinto de la Plenaria, ocurrió lo mismo: los senadores acudieron a responder asistencia y luego se fueron.

De los 108 senadores que tiene el país, apenas 14 permanecieron durante en el debate de control político realizado a la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, quien fue citada para explicar las medidas que tomará el Gobierno en esta materia.

Así lo dejó en evidencia el senador por la coalición Centro Esperanza-Alianza Verde Jota Pe Hernández, quien señaló que “94 senadores se fueron a dormir, dejando sus pantallas prendidas para aparentar asistencia”.

Por su parte, el senador Ariel Ávila, de la misma fuerza política que Hernández, aseguró que este ausentismo es “un desastre, como si no importaran las regiones, la gente que aguanta hambre”.

Más delicado aún resultó lo ocurrido hace 15 días en la Comisión de Ética del Congreso, que tuvo que aplazar su sesión debido a que los congresistas no llegaron.

“¡Qué vergüenza! El día de ayer nos citan a sesión en la comisión de ética y la levantan porque no se conformó el quorum. Hoy nos citan a las 7:30 y nuevamente no hay quorum porque solo llegamos dos senadores. Lastima la platica que se gastan en esta comisión”, fue la denuncia que hizo el mismo senador Hernández.

Luego, el congresista e influencer añadió: “Finalmente, una hora más tarde, llegaron cuatro senadores más, manteniéndose ausentes la mitad de los miembros de la Comisión. ¿Y el cambio? ¡Senadores de la Comisión de Ética! Tengan ética y asistan al trabajo que para eso se les paga y se les paga bastante. ¿A qué se meten a esta comisión si no van a asistir? ¿A buscar favores cuando tengan algún lío de suspensión?”.

Un caso similar se dio la semana pasada cuando la Comisión Primera de la Cámara estaba citada para debatir el proyecto para reglamentar la eutanasia, pero al momento de la votación para aprobar el orden del día solo había 16 representantes presentes, de los 39 que componen esta célula legislativa.

Esto llevó a tener que levantar la sesión, pues las normas del Congreso indican que para que se apruebe el orden del día debe estar presente la mitad más uno de los miembros.

En la práctica política del Congreso, por más de que sea un acto reprochable, es normal que los parlamentarios, cuando quieren enredar un proyecto, acudan a desbaratar el quórum. Y en los casos de los debates de control político es muy escasa la sesión en la que las mayorías se quedan hasta el final.

Sin sanciones

Ante esta situación, SEMANA se comunicó con fuentes de la Secretaría del Senado para determinar qué tipo de sanción les cabría a los parlamentarios que se ausentan de las discusiones.

Según le explicaron desde la Secretaría del Senado a esta revista, más allá de la indignación social, esta ausencia no tiene mayor repercusión para los congresistas, por dos razones: la primera es que muchos contestan el llamado a lista al inicio de la sesión, lo que indica que asistieron, aunque luego abandonaron el recinto, y la segunda razón es que la ley no prevé sanción en estos casos.

De acuerdo con el artículo 183 de la Constitución Política, que hace referencia a las causales de pérdida de investidura para los congresistas, podrán perder su curul cuando falten, “en un mismo período de sesiones, a seis reuniones plenarias en las que se voten proyectos de acto legislativo, de ley o mociones de censura”.

Como queda en evidencia en esta norma, que también está incluida en el reglamento del Congreso, la ausencia en los debates de control político no está dentro de las causales para pérdida de investidura.

Lo mismo ocurre con las ausencias en las comisiones constitucionales, que no se tiene en cuenta a la hora de decretar una pérdida de investidura.