Home

Política

Artículo

La frialdad entre Iván Duque y Gustavo Petro.
Iván Duque y Gustavo Petro hicieron planteamientos opuestos en su primera intervención en la Asamblea General de la ONU. - Foto: Presidencia de la República

política

Duque vs. Petro en sus primeros discursos en la ONU: del “no aceptaremos la adicción” al “¿qué es más venenoso, la cocaína o el petróleo?”

El hoy jefe del Estado colombiano expresó que la lucha global contra las drogas fracasó.

El discurso del presidente Gustavo Petro en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) suscitó amores y odios. Aunque algunos lo felicitaron, como la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, hubo otros que lo ‘destrozaron’ con sus comentarios. Tal es el caso del expresidente de Colombia Andrés Pastrana.

Lo cierto es que quizá el tema más relevante de su intervención, lo que Petro define como el fracaso de la lucha contra las drogas, es el foco del debate público este martes 20 de septiembre.

Lo llamativo de la reflexión planteada por el presidente Petro es que dista totalmente del primer discurso de su antecesor, Iván Duque Márquez, en la ONU cuatro años atrás. El jefe del Estado en ese entonces enfatizó su apoyo a la lucha global contra las drogas.

Aquí, algunos apartados de lo dicho por el otrora máximo mandatario y por el hoy presidente de Colombia.

Duque: ‘No aceptaremos como destino la adicción’

En su primera intervención en la ONU, el 26 de septiembre de 2018, Iván Duque planteó que Colombia apoyaba la lucha contra las drogas e hizo referencia a las afecciones en salud de algunos jóvenes producto de la adicción.

“Luchar contra este fenómeno y al mismo tiempo promover una sociedad que rechace las drogas por sus efectos devastadores en la salud y la sociedad, es nuestro deber moral. Ya estamos tomando medidas. Hace dos días apoyamos el llamado global a la Acción contra el Problema de las Drogas, reconociendo que el trabajo es de todos y requiere que todos los países contribuyan, incluyendo aquellos donde el consumo crece o los que son fabricantes de precursores químicos”, dijo Duque en ese entonces.

Y agregó: “130 naciones con el liderazgo de Estados Unidos nos comprometimos a seguir esta lucha. No nos daremos por vencidos ni aceptaremos como destino la adicción de tantos jóvenes.

Petro: “¿Qué es más venenoso, la cocaína, el carbón o el petróleo?”

Gustavo Petro, en contraste con Iván Duque, le restó importancia al tema de la adicción o dependencia problemática por el consumo de drogas, sugiriendo que un problema mayor en cuanto a salud pública es el uso del carbón o el petróleo.

“¿Qué es más venenoso para el ser humano, la cocaína, el carbón o el petróleo? (...). El dictamen del poder ha ordenado que la cocaína es el veneno y debe ser perseguida, así ella solo cause mínimas muertes por sobredosis, y más por las mezclas que provoca su clandestinidad dictaminada, pero, en cambio, el carbón y el petróleo deben ser protegidos, así su uso pueda extinguir a toda la humanidad”, sustentó.

Duque y la ‘situación alarmante’ de los cultivos ilícitos

En su primer discurso ante los miembros de la ONU, Iván Duque se mostró preocupado por el aumento de cultivos ilícitos y dejó ver que eran depredadores del medioambiente, así como atractivo de estructuras armadas ilegales.

“En materia de cultivos ilícitos, hace pocas semanas recibimos una situación alarmante. La tendencia incremental de los últimos cinco años no puede continuar, ya que estas siembras se han convertido en el combustible y el aliciente para que surjan peligrosos grupos armados organizados”, dijo.

Luego, añadió: “Es cierto que debemos hacer más en materia de prevención y atención a los adictos desde un enfoque de salud pública. Esa es una verdad incontrovertible. Pero no es menos cierto que el narcotráfico en Colombia es un depredador del medioambiente, un destructor de instituciones, un corruptor social”.

Petro rechaza la ‘persecución de la coca’

Petro, contrario a Iván Duque, defendió el cultivo de la coca, en especial por lo que representa para las comunidades indígenas, y cuestionó el uso de glifosato para erradicarla, por ejemplo.

“Una de esas plantas que absorbe el CO2, entre millones de especies, es una de las más perseguidas de la tierra. A como dé lugar, se busca su destrucción: es una planta amazónica, es la planta de la coca, planta sagrada de los incas”, sentenció.

Luego, argumentó: “La selva que se intenta salvar es, al mismo tiempo, destruida. Para destruir la planta de coca arrojan venenos, glifosato en masa que corre por las aguas, detienen a sus cultivadores y los encarcelan. Por destruir o poseer la hoja de la coca mueren un millón de latinoamericanos asesinados y encarcelan a dos millones de afros en la América del Norte”, aseguró en su discurso.