Home

Política

Artículo

El senador Gustavo Bolívar en Vicky en Semana
“Falsario”: ¿cómo era el negocio que Gustavo Bolívar tenía con el hijo de Bruno Díaz? - Foto: SEMANA

política

“Falsario”: ¿cómo era el negocio que Gustavo Bolívar tenía con el hijo de Bruno Díaz?

Diego Andrés Díaz construyó dos estructuras de energía solar fotovoltaica para el hotel Paraíso Studios, propiedad del senador. Lea acá el contrato.

La denuncia del actor y político Bruno Díaz sobre Gustavo Bolívar, bautizado ‘el Falsario’ por él, quien alguna vez fue su amigo y copartidario, se basa en el relato de una supuesta estafa que habría cometido el senador en contra de Diego Andrés Díaz, su hijo difunto.

“Este sujeto me contó de su interés por instalar energía solar en un hotel de su propiedad (...) Le hablé de mi hijo y de su emprendimiento”, explica el actor en el video titulado Sin ética no hay paraíso, cuando recuerda que fue él quien presentó a su hijo con el senador de la Lista de la Decencia.

Posteriormente, Bruno y Diego viajaron hasta el hotel Paraíso Studios en Ricaurte, municipio de Cundinamarca, para concretar el acuerdo, que después se formalizó en un contrato.

De acuerdo con el artista, Bolívar contrató a la empresa Guianza y Alianza por la Tierra, el Aire y el Agua (GAIAG), emprendimiento de Diego Andrés, para la construcción de dos estructuras de energía solar fotovoltaica en su hotel.

Según la denuncia ante la opinión pública, Bolívar le pagó la cuota inicial del contrato a su hijo por el 10 por ciento del contrato. El joven, para tener cómo completar semejante obra, se endeudó con un banco, al cual le solicitó un préstamo por cerca de 200 millones de pesos. Este dinero lo necesitaba para pagarle al personal que ejecutaría el pedido del congresista, la alimentación, el transporte y, por supuesto, la importación de los paneles solares.

Entre tanto, en redes sociales se conocieron imágenes del contrato firmado entre las partes. Manuel Salazar, director de La Movida en Emisora Minuto de Dios 107.9 FM., reveló a través de su cuenta de Twitter (@manolitosalazar) algunos fragmentos del contenido del que sería el contrato celebrado entre Bolívar y Díaz.

Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)
Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar) - Foto: Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)
Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)
Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar) - Foto: Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)
Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)
Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar) - Foto: Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)
Contrato Gustavo Bolívar
Contrato Gustavo Bolívar - Foto: Imágenes tomadas de Twitter (@manolitosalazar)

Los detalles del negocio

“El trabajo de mi hijo y sus colaboradores fue impecable y el resultado, inmejorable. La obra fue entregada a satisfacción y el Falsario empezó a disfrutar de inmediato los beneficios, como se observa en la factura del mes siguiente: el consumo de energía se redujo en un 50 por ciento”, explica Díaz, agregando que el acuerdo señalaba que ese ahorro sería abonado mes a mes al pago de la deuda, hasta cubrir el monto total de la obra.

El actor dice que el sistema se conoce como pago por ahorros y es un estímulo a la implementación de energías limpias, porque el contratante no debe desembolsar todo el dinero por anticipado.

De acuerdo con él, Bolívar no realizó los abonos prometidos y le ocasionó graves perjuicios económicos a Diego Andrés Díaz y su empresa, pues fue reportado a DataCrédito y le cerraron las puertas para solicitar otros créditos. Para Díaz, es inconcebible, sobre todo viniendo de una persona que describe como “un millonario”.

SEMANA se comunicó con el senador Gustavo Bolívar para consultarle su respuesta a las denuncias de Bruno Díaz y la supuesta estafa a su hijo. A pesar de que el contrato firmado es de 2018 y que, por eso, pasaron más de 20 meses antes de que llegara el coronavirus y el sector hotelero se viera afectado, el congresista aseguró que la razón para el no pago del contrato fue esa.

“El hotel hizo un contrato de la instalación de unos paneles solares y en ese momento tenía un operador, entonces hicimos un contrato que decía que yo me encargaba de la cuota inicial y el hotel se encargaba de pagarle a él unas cuotas mensuales como de tres millones y medio. Yo le pagué la cuota inicial del trabajo, que fueron como 40 millones, más unos 20 millones que se hicieron en abonos y el hotel, cuando empezó la pandemia, se quebró y dejó de hacer los pagos; entró en cesación, no solamente con ellos, sino con muchos proveedores”, respondió Bolívar.

De hecho, el congresista aseguró que eso es lo único que ha pasado y que no solamente le adeuda dinero a él, sino a otras personas, a quienes no les ha podido terminar de pagar. Según Bolívar, aunque el hotel ya abrió sus puertas, en las redes sociales hay una campaña en contra del lugar y por eso también han bajado las ventas.

En abril de este año falleció Diego Andrés Díaz, sin haber cerrado su obligación con el banco y sin que Gustavo Bolívar le hubiera pagado el dinero que le debía, según denuncia Bruno Díaz. No obstante, el senador le dijo a SEMANA que desde el 8 de julio intentó comunicarse y reunirse con el actor para acordar un plan de pago, pero que este le dijo que no estaba interesado ya.

El actor considera que Bolívar sólo lo buscó, cuando supo que este estaba planeando una denuncia pública, pero no por algún interés real en llegar a un acuerdo o porque realmente lamentara la partida de su hijo.

Para Bruno Díaz, según contó en conversación con este medio, el llamado que hace con su video es de tipo ético. Él sabe que el senador de la Lista por la Decencia tiene que responder por el dinero que adeuda, pero más allá de eso, siente rabia y tristeza porque quien fuera su amigo, compañero y a quien acercó a su hijo, resultó, de acuerdo con su denuncia, traicionando su confianza.

Bolívar se defiende en redes sociales diciendo que se trata de una campaña del uribismo en su contra, pero la versión del padre que perdió a su hijo es completamente diferente. Por lo anterior, lo retó a someterse a la prueba del polígrafo, para que se demuestre quién dice la verdad en este caso.