Tendencias
Gustavo Bolívar se fue en contra de Álvaro Uribe, a pesar de su encuentro con Petro.
Gustavo Bolívar se fue en contra de Álvaro Uribe, a pesar de su encuentro con Petro. - Foto: SEMANA

política

Gustavo Bolívar se va contra Álvaro Uribe y le dice “mucho cafre”. ¿Qué pasó, si Petro y Uribe están en buenos términos?

El Centro Democrático presentó un informe del conflicto en el país distinto al de la Comisión de la Verdad. Allí el expresidente cuestionó los falsos positivos ocurridos en su Gobierno.

El senador Gustavo Bolívar se fue en contra del expresidente Álvaro Uribe luego de que el líder del Centro Democrático cuestionara los falsos positivos. “Sigo pensando que el perdón social es el camino a la reconciliación, pero este sujeto no ayuda. Cómo se atreve a decir que los ‘Falsos Positivos parecieron estrategia para deshonrar la seguridad democrática’. Mucho cafre con las familias de 6.402 víctimas de este monstruoso genocidio”, aseguró Bolívar.

La frase que molestó al senador del Pacto Histórico se dio en medio de unas declaraciones sobre los falsos positivos ocurridos en medio de su gobierno. El pasado domingo se buscaba presentar el informe ‘¿Cuál verdad?’, una cartilla que organizó el Centro Democrático y que iba a ser compartida este domingo en el Hotel Tequendama. Sin embargo, el evento tuvo que ser pospuesto por problemas de conexión con la videollamada del expresidente.

A pesar de eso, el exmandatario alcanzó a dar algunas declaraciones en las que defendió su gobierno y cuestionó los falsos positivos, señalando que pudo haberse tratado de una estrategia para afectar su imagen. Además, se conoció lo que plasmó en el texto de ese informe.

“Y me pregunto con rabia, ¿a quién se le ocurrió asesinar inocentes? Los falsos positivos parecieron una estrategia para deshonrar la Seguridad Democrática y afectar a un gobierno que había conquistado cariño popular”, fue la frase de Uribe en el informe que molestó a Bolívar.

Y agregó: “Incluso el nombre daría la impresión de haber sido concebido por las mentes maliciosas de quienes debieron gozar con la tragedia que desacreditaba a nuestro gobierno y a nuestras Fuerzas Armadas”.

En el documento, Uribe también hizo referencia al informe que presentó hace unos meses la Comisión de la Verdad y cuestionó fuertemente lo planteado por el padre Francisco de Roux diciendo que “falta a la verdad”.

Uribe dijo que ese documento que presentaron no tiene la intención de que se convierta en una verdad absoluta, pero que sí es importante tener varias visiones. “Este escrito, con teclas cansadas, no tiene pretensiones de verdad absoluta, que no existe. Los dogmas de fe son absolutos, la verdad es relativa que aumenta sus grados de aproximación a través del debate. A este queremos contribuir”, aseguró el expresidente en el informe.

El líder del Centro Democrático mencionó que tuvo la “osadía” de escribir sobre el tema porque el informe de la Comisión de la Verdad falta a ella en muchos casos. Cuestionó que esa institución, nacida de los acuerdos de La Habana, tendrían un origen “antidemocrático”, ya que el ‘no’ ganó el plebiscito de 2016.

“Este estropicio a la democracia fue avalado por la Corte Constitucional, que aceptó que un veredicto del pueblo fuera desconocido de esa manera. El Gobierno hábilmente introdujo en la norma constitucional, con aprobación express, que de perderse el plebiscito podría enmendarse con un procedimiento democrático y entonces escogieron la proposición del Congreso”, expresó Uribe en el contrainforme.

El líder del Centro Democrático cuestionó que en ese entonces conversaron con el expresidente Juan Manuel Santos, pero que sus quejas fueron “inútiles” porque se prefirió complacer a “las Farc, Cuba y Venezuela”.

Una de las quejas es que los excomandantes de las Farc llegaron al Congreso sin ningún tipo de pena. “Por ejemplo, propusimos que los responsables de delitos atroces no deberían participar en el Congreso, sino hasta después de cumplir la sanción alternativa”, cuestionó Uribe.

El exmandatario recalcó que luego de más de cinco años en el Congreso, los miembros de las Farc no han pagado ningún tipo de pena ni reparado a sus víctimas.

Cuestionó a los miembros de la Comisión de la Verdad por tener una inclinación ideológica notoria, a excepción del mayor (r) Carlos Ospina, quien renunció por esos motivos a esa institución y posteriormente también presentó un contrainforme con sus investigaciones.

“Esta omisión no es de extrañar, la Comisión de la Verdad, que por su misión debería registrar los acontecimientos al margen de las inclinaciones políticas, procedió, en cambio, como órgano al servicio de fortalecer el Acuerdo con las Farc”, dijo el expresidente.