Home

Salud

Artículo

La ONU calcula que a finales de 2021 había 38,4 millones de personas que vivían con el VIH (imagen de referencia).
La ONU calcula que a finales de 2021 había 38,4 millones de personas que vivían con el VIH (imagen de referencia). - Foto: Getty Images / Autor: Peter Dazeley (izquierda), Ted Horowitz (derecha)

salud

¿Esperanza contra el VIH? Esto prueba una vacuna experimental, mientras la ONU advierte por desigualdad global

De acuerdo con ‘Science’, anualmente se registra un millón de nuevas infecciones por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

A propósito del Día Mundial de la Lucha contra el SIDA (conmemorado el jueves pasado), la revista científica Science publicó los resultados de un estudio experimental que podría representar una esperanza frente al VIH, el virus que produce esa enfermedad.

Se trata de una vacuna que, de continuar por el mismo camino, podría conducir a un avance para contrarrestarlo.

En la primera etapa de los ensayos clínicos, el análisis dio cuenta de que se produjeron anticuerpos en un estudio que tuvo a 36 participantes. Cada voluntario recibió dos inmunizaciones de placebo, vacunación con dosis inferior o superior con una diferencia de dos meses, tiempo después del cual se evidenció un nivel alto de seguridad.

Tras evaluar los resultados, se comprobó que el 97 % de los participantes, es decir 35 de 36, registraron las respuestas esperadas. Sin embargo, Science aclara que el análisis se encuentra en sus primeras etapas y se espera que incluya un rango mayor de población para determinar si puede convertirse en una eventual vacuna.

La revista informa que estos resultados fijan una prueba inicial en el “enfoque” de un nuevo biológico “reduccionista”; así mismo, propicia la ruta hacia otros refuerzos para inducir los Anticuerpos Ampliamente Neutralizantes, más conocidos en la jerga médica como bnAbs.

Desafíos para enfrentar el VIH/SIDA

En cuanto a los principales desafíos para hacerle frente al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), SEMANA consultó con el especialista Otto Sussmann sobre el panorama en América Latina y Colombia.

El experto destaca en una línea roja el diagnóstico a tiempo que, a su vez, abarca un número mayor de pruebas y educación en la comunidad para que se haga tests y acceda a medicamentos.

“Las brechas de la enfermedad son muy grandes, como el número de personas diagnosticadas; por ejemplo, en Colombia (según los datos de Cuenta de Alto Costo) tenemos cerca de 145.000 pacientes; sin embargo, se asume que hay 140.000 pacientes que no hemos diagnosticado, aunque esa cifra puede ser mucho mayor”, dijo Sussmann.

Los obstáculos abarcan desde el momento en que se detecta la infección “hasta cuando la persona acude a un servicio de atención para quienes viven con VIH, y su acceso a tratamiento. (...) También hay una brecha en educación formal para profesionales de la salud en la que, definitivamente, tenemos una brecha”, agrega.

Para el analista, un punto que ha agudizado el VIH está ligado con la pandemia del nuevo coronavirus y sus efectos. El menor número de casos se generó por el “miedo” de mucha gente a acudir a centros hospitalarios y por los periodos de confinamiento. Sussmann explica que la entrega de medicamentos también se vio afectada porque “los pacientes no podían desplazarse”.

Muchos de ellos perdieron tratamientos o se pudieron quedar sin ellos. “Otro problema que tendríamos nosotros es el tema de campañas de prevención, el acceso y continuidad de tratamientos” —dijo—, la uniformidad en la data, así como la lucha contra el estigma y discriminación.

Desigualdad contra el VIH

De acuerdo con ONUSIDA, la desigualdad de género impedirá que el planeta alcance sus objetivos globales, salvo una estrategia para que las naciones retomen la ruta “correcta”. “El mundo no podrá derrotar (la enfermedad) mientras se refuerce el patriarcado”, señaló la directora ejecutiva del organismo, Winnie Byanyima.

“El único camino eficaz para acabar con el Sida, alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y garantizar la salud, los derechos y la prosperidad compartida, es una hoja de ruta feminista. Las organizaciones y los movimientos por los derechos de las mujeres ya están en primera línea realizando esta audaz labor. Los líderes deben apoyarlos y aprender de ellos”, aseguró la funcionaria, de acuerdo con lo recogido por Europa Press.

En un informe publicado por esa oficina de Naciones Unidas, se destaca que las mujeres víctimas de violencia doméstica tienen hasta un 50 % más de riesgos de contraer el virus. Entre 2015 y 2021, solo el 41 % de quienes estaban casadas entre los 15 y 24 años (en 33 países) podía tomar sus propias decisiones sobre salud sexual, según esa agencia de noticias.