Home

Salud

Artículo

Carolina Corcho ministra de Salud  en la Comisión Séptima del Senado 2022
Bogota agosto 16 del 2022
Foto Guillermo Torres Reina / Semana
La ministra Carolina Corcho también tiene programado asistir a un debate de control político en la plenaria del Senado. - Foto: Guillermo Torres /Semana

salud

“Lo mejor que les puede pasar es que la gente esté enferma”: ministra de Salud se despachó contra las EPS en el Congreso

La jefa de la cartera de salud, Carolina Corcho, defendió la reforma que se presentará el próximo año y aseguró que no es sostenible seguir liquidando EPS.

Este 29 de noviembre, la ministra de Salud, Carolina Corcho, asistió a un debate de control político en la Comisión Séptima del Senado.

Allí invitó a la EPS a hacer parte de la transformación que está proponiendo para el sistema de salud, pero también les lanzó fuertes pullas por el papel que han cumplido tras la aprobación de la Ley 100.

Para empezar su intervención, aseguró que el dinero que les van a girar a las EPS en 2023 para atender a los colombianos, conocido como Unidad de Pago por Capitación (UPC), se efectuará en diciembre próximo.

Aseguró que había desinformación en su contra, pues era un rubro que aún estaba pendiente por definirse.

Sin embargo, las críticas que le han hecho se refiere a unas proyecciones presupuestales que había presentado en el pasado y que fueron la puerta de entrada a una larga novela de cuestionamientos de la oposición y férreas respuestas del Gobierno.

Pero, para resumirlo, la pelea se dio porque el Ministerio de Salud pasado había propuesto un incremento presupuestal de la UPC del 14,9 %. Corcho advirtió que no confiaba en ese cálculo, así que dijo que lo fijarían en el 12 %.

Las EPS y varios expertos en salud criticaron la propuesta, pues advirtieron que uno de los grandes problemas del sistema es, precisamente, que la UPC en ocasiones no alcanza a cubrir todo lo que cuesta asegurar a los pacientes anualmente.

Si bien la ministra Corcho insistió en que aún está en conversaciones con el Ministerio de Hacienda y que el 12 % que había dicho en septiembre era apenas una proyección, sí ha esbozado su postura frente a la UPC.

Durante el debate de control político, explicó que las bases de datos que se usan para calcular la UPC provienen de las frecuencias de uso de los servicios de salud. Es decir, de las veces que los ciudadanos son atendidos por el sistema.

“Aquí también hay una perversidad. Donde menos procedimientos y tratamientos hay porque el paciente no alcanza a llegar, en Guainía, en Guaviare, en Vaupés, menor es la UPC”, indicó Corcho.

Advirtió que estos cálculos se dan por medio de “autoreportes” de las EPS. Y argumentó que desea hacer una auditoría para verificar si se está haciendo un cálculo correcto de esos recursos. Pero admitió que como el Gobierno lleva apenas tres meses, ese será un trabajo que no alcanzará a hacer este año.

“Nunca hay insuficiencia de la UPC, porque se calcula con los propios reportes de las EPS”, advirtió Corcho, contradiciendo las premisas de varios expertos en salud pública y de las propias EPS.

Importante cambio a presupuestos máximos

La ministra también anunció que quiere impulsar los presupuestos máximos. ¿A qué se refiere? En Colombia, las EPS financian todo lo que está dentro del Plan de Beneficios en Salud (PBS). Son una serie de procedimientos, medicamentos y tratamientos que se consideran necesarios para que la salud de los colombianos esté en óptimas condiciones.

Una cirugía estética, por ejemplo, no estaría incluida en el PBS, pero un tratamiento para infección respiratoria sí. No obstante, en ocasiones las EPS deben asumir tratamientos importantes que no están en el PBS y, por lo tanto, no se financian con los recursos que normalmente les gira el Estado.

Para esto, se habilitaron los presupuestos máximos, que sirven para pagar todo lo que se le escapaba al PBS. “La aspiración era que esto iba a ser temporal y que se iba a volver una sola UPC”, indicó la ministra y dijo que su idea es, precisamente, materializar esa idea.

Corcho defendió la reforma a la salud

“Lo mejor que le puede pasar a una EAPB (Entidad Administradora de Planes de Beneficios de Salud) es que la gente esté enferma”, fue una de las frases más polémicas que lanzó durante su intervención en el debate de control político. Y dijo que las EPS no requieren hacer trabajos de prevención, porque pueden facturar contra el Estado. “Es una fórmula perversa”, advirtió.

Solo siete EPS cumplen indicadores financieros”, aseguró. Y señaló que de esas siete no todas cumplen con los criterios de la Suerintendencia de Salud sobre atención adecuada a los pacientes.

Aprovechó para defender su reforma a la salud, pues consideró que las EPS no se pueden seguir liquidando para seguir trasladando a los pacientes a las EPS que sí funcionan, pero que presentan problemas financieros y logísticos para atender a los nuevos afiliados.

“Tenemos dos opciones: mirar para otro lado, que todo el mundo haga lo que le da la gana, que las EPS incumplan y sigamos metiendo plata y plata sin controlar eso o asumimos la transformación”, advirtió Corcho. Advirtió que ya ha hablado del tema con varios presidentes de distintas EPS, a quienes les ha señalado que esas empresas tienen “demasiadas funciones para un solo actor del sistema”.

Concluyó diciendo que está buscando un fondo de salvamento para los hospitales públicos, que seguirá habiendo problemas históricos en el presupuesto que aún no se han resuelto, y que, sin embargo, en 2023 el dinero para la salud será el más alto de la historia.

EPS, preocupadas por falta de plata

Durante el debate de control político, el gremio de las EPS también pudo hacer su propia intervención. Allí intervino Carmen Eugenia Dávila, directora de Gestarsalud, que agremia a las EPS del régimen subsidiado.

Dávila indicó que, por ejemplo, en el tema de presupuestos máximos hay un giro pendiente por más de un billón de pesos.

“Frente a la metodología del próximo año tenemos la necesidad de saber cómo se va a abordar y cómo se puede establecer un diálogo técnico que ha primado siempre en este sector”, indicó Dávila.

Y agregó que, según sus cálculos, la porción del Presupuesto General de la Nación que les corresponderá a las EPS no es suficiente. “El cierre no va a dar”, puntualizó Dávila.