Home

Empresas

Artículo

Día de las velitas
El 7 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María o Día de las Velitas en Colombia. - Foto: Archivo

empresas

Buen balance de velitas: más de 400 millones de unidades vendidas en el arranque de diciembre

Tras la escasez de parafina del año pasado, fabricantes y comercializadores de velas agrupados por Coopfanalvelas estima que este mercado moverá $ 280.000 millones en 2022.

De acuerdo con las estimaciones de la Cooperativa Multiactiva Nacional de Fabricantes de Velas (Coopfanalvelas), durante el mes de diciembre se encenderán más de 400 millones de velas, de las cuales muchas ya se utilizaron el miércoles pasado en el marco de la celebración del Día de las Velitas, o la conmemoración a la inmaculada concepción.

La cooperativa estima, además, que las ventas de este mes equivalen al 25 % de la facturación total anual. Aunque este año el panorama económico no ha sido el mejor, para los fabricantes de velas las cosas el panorama ha sido más alentador.

Después de un 2021 en que las festividades se vieron opacadas por la escasez de parafina, el insumo principal para la elaboración de las velas, la situación volvió a la normalidad. En ese momento, el problema estuvo en que la planta de parafinas de Ecopetrol, el único proveedor nacional de la materia prima, entró en mantenimiento. A esto se sumó el alto precio del flete de contenedores de China, que impidió que los productores pudieran importar parafina, explica Yohanna Ávila, gerente de Coopfanalvelas.

Se estima que el desabastecimiento alcanzó incluso 40 %, lo que impulsó no solo la escasez de velas, sino que disparó el precio de las que ya estaban en el mercado.

Tan grave fue el escenario que su valor se duplicó, pues una vela estándar que en 2020 valía $ 1.000 en 2021 pasó a $ 2.000. “Este año lo planeamos todo con más calma. Ecopetrol hizo una buena tarea, por lo que hay una abundancia de parafina. Además, el impacto de lo que sucedió el año pasado ha hecho que la gente quiera comprar más velitas y, además, adquirirlas a tiempo”, afirma Ávila

De hecho, de acuerdo con información publicada por la prensa en 2021, cada noche del 7 de diciembre los colombianos consumen aproximadamente 150 millones de velas en medio de la celebración. Pero, el año pasado solo hubo disponibles 40 millones de velas. Es decir, menos de la mitad de la demanda.

Sin embargo, todo parece indicar que la luz volvió a brillar, pues la disponibilidad de parafina es plena y el inicio de las celebraciones navideñas ha impulsado nuevamente las ventas. Por ejemplo, GM Uniplast, fabricante colombiana de velas, duplicó sus ventas con respecto a 2021 y otras compañías como Velas Don Pedro y Espermas y Veladoras Cinco Estrellas la siguieron con crecimientos de 45% y 40% respectivamente.

Difícilmente empresas de otros sectores pueden reportar esas cifras de crecimiento, así como pocas se animan a hacer estimaciones de crecimiento en ventas por encima del 50% en 2023, como es el caso de Espermas y Veladoras Cinco Estrellas, que espera vender el doble el año entrante, y Velas Don Pedro incluso, incluso prevé un incremento del 500 %.

A pesar de la abundancia de parafina y al incremento de ventas, el precio de las velas se mantiene muy por encima de los niveles de 2020, debido a que el precio de esta materia prima no ha bajado y hoy está 80 % por encima del nivel que tenía en 2020, jalonado por los altos precios del petróleo, “y porque la devaluación del peso frente al dólar aumenta los costos de producción”, explica Sergio Antonio Gómez, gerente de GM Uniplast.

Esta dependencia de los precios de la parafina no es exclusiva de las empresas colombianas, sino que afecta al mercado a nivel global. En 2020, el comercio mundial de velas alcanzó un valor de US $3.380 millones, según el Observatorio de Complejidad Económica. Los principales exportadores son Polonia, China -que también exporta parafina hacia Colombia- Vietnam, Estados Unidos y Países Bajos.

Para Juan Carlos Giraldo, gerente de Velas Don Pedro, esta no es una variación de precios transitoria, sino que se estabilizará el próximo año. “Simplemente nos interesa el precio justo; si sube la parafina, estamos obligados a subir los precios. Pero si baja, los reducimos”, dice.

La gerente de Coopfanalvelas es optimista frente a 2023, debido a que la demanda de este producto es inelástica. “Pero el próximo año va a ser uno de los mejores para nosotros porque los consumidores ya se van a acostumbrar a los nuevos precios. La meta es que ningún hogar se quede sin prender velitas en estas celebraciones”, reiteró.