Home

Nación

Artículo

Un niño menor de 5 años resultó quemado con pólvora en Ansermanuevo, Valle.
En las llamadas ciudades dormitorio, vecinas a Bogotá, se incrementa el uso de pólvora durante las festividades navideñas. - Foto: Cortesía Autor Anónimo

nación

Cundinamarca da ejemplo: cero quemados con pólvora durante la noche de velitas

Las autoridades locales y el Cuerpo Departamental de Bomberos destacaron el buen comportamiento en todos los municipios pero pidieron mantener la guardia arriba para evitar incidentes, especialmente con fogatas y quemas en este jueves festivo.

A diferencia de 2021, cuando las autoridades de salud, con la ayuda de la Policía y los bomberos, tuvieron que atender 46 casos en todo el departamento, en este año el comportamiento de los cundinamarqueses fue ejemplar.

Gracias a una intensa labor de pedagogía en cada uno de los 116 municipios del departamento, en la que se hizo un fuerte énfasis en la protección especialmente de los menores de edad, no hubo ni uno solo quemado por pólvora, pese a que, como es tradicional, hubo venta de diversos objetos pirotécnicos en casi todas las regiones.

En ese sentido, las autoridades reiteraron el llamado a quienes viven, visitan o transitan por Cundinamarca para que se sumen a la cruzada y mantengan la guardia arriba, eviten comprar, transportar o usar pólvora, especialmente en sitios como Soacha, donde tradicionalmente hay una venta clandestina para surtir la demanda en Bogotá.

“Desde la Delegación Departamental de Bomberos, estamos en un trabajo articulado con el Centro Regulador de Urgencias, con la Unidad Departamental de Gestión de Riesgo, realizando monitoreo, acompañamiento, a los 116 Consejos Municipales de Gestión de Riesgo y realizando campañas preventivas para evitar que estas cifras puedan cambiar y continuamos teniendo unas festividades en paz, sin tener situaciones lamentables”, confirmó el capitán Álvaro Farfán, delgado departamental de Bomberos de Cundinamarca.

De la misma manera, los bomberos reportaron que atendieron cerca de 100 episodios de quemas y fogatas, producto de episodios leves y aislados que fueron controlados sin mayor novedad; sin embargo, insistieron en la necesidad de que quienes hoy están planeando hacer paseos familiares, o los denominados paseos de olla enciendan fuego con sumos cuidado, recojan los desechos, y no dejen en cercanías de ríos o de zonas con abundante vegetación materiales que podrían provocar incendios forestales.

En ese sentido, recordaron que objetos como las botellas de vidrio tienen un efecto de lupa que puede desatar fuego en cuestión de minutos, de igual forma, hicieron hincapié en que los restos de pólvora deben recogerse y desecharse en los lugares dispuestos para ello.

Por otro lado, el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, reiteró que las autoridades siguen en máxima alerta, adelantando operativos en todas las vías del departamento para evitar el transporte de pólvora a bordo de automóviles, como parte del amplio operativo desplegado para garantizar la seguridad durante la festividad.

En ese sentido, hizo un llamado para que los padres y cuidadores de menores eviten que los pequeños usen pólvora, y les recordó a quienes vienen de regreso a Bogotá, luego de la noche de velitas, y a quienes circulan por las carreteras, que hay que tener más cuidado que nunca, pues a pesar de que el clima ha dado una tregua durante algunos días, la temporada invernal sigue azotando con fuerza diversos sectores de Cundinamarca.

“Transitar por nuestras carreteras con precaución, mantener a nuestros niños alejados de la pólvora, queremos una jornada con cero quemados; adicionalmente, recuerden que tenemos 83 municipios con afectaciones por la emergencia invernal, la más grande hoy en la vía entre Zipaquirá y Pacho”, aseguró el gobernador.

Por otra parte, las autoridades confirmaron que están incrementando las campañas pedagógicas para evitar el uso de pólvora, adicionalmente, por la grave afectación que significa para las mascotas. Los dueños de decenas de animales, especialmente perros, reportaron durante la noche de velitas que los caninos presentaron episodios graves de pánico por cuenta de las detonaciones de pólvora en las principales ciudades del departamento.

El reporte actualizado del Instituto Nacional de Salud indica que en lo que va corrido de diciembre, 57 personas han resultado quemadas con pólvora, entre ellas 22 niños. Antioquia con 15 casos, Valle del Cauca con cinco y Córdoba con tres, encabezan el listado de departamentos con más casos de personas afectadas.