Tendencias
La segura le respondió a sus críticos y explicó por qué decidió contar sus males de salud. Instagram @rechismes
La segura le respondió a sus críticos y explicó por qué decidió contar sus males de salud. Instagram @rechismes - Foto: Instagram @rechismes

gente

Entre lágrimas, la Segura respondió a críticas por su estado de salud

La influenciadora se desahogó de nuevo en sus historias de Instagram y respondió a quienes señalan que todo lo que ha publicado se trata de un ‘show.’

A través de redes sociales, la influenciadora paisa Natalia Segura, más conocida como la Segura, decidió desahogarse y mostrar el sufrimiento que padece desde hace unos años por las secuelas que le quedaron tras ser víctima de dos impactos de bala.

En su cuenta de Instagram, la joven les ha ido contando a sus seguidores cómo va su recuperación, pues según lo que ella misma narró llevaba cinco días en cama por culpa de un dolor muy intenso en uno de sus talones, al punto de que no lo podía apoyar y se le inflamó de manera inusual.

“Yo pensé que tomando reposo y tomándome la medicina se me iba a calmar el dolor en la columna y todo iba a estar bien, pero no (...) básicamente me tocó bañarme sentada en una silla. Yo llevo batallando con estos dolores hace casi 9 años y no sé en este momento por qué se me fue hasta el límite. Siento que de pronto estaba muy inflamada y me masajearon mucho las plantas de los pies y siento que eso fue peor”, dijo la influenciadora.

Luego de haber publicado algunas historias en las que se notaba triste contando su historia, algunos usuarios de la red social no dudaron en señalarla y asegurar que todo esto se trataba de un show y que no debería contar esto solo para seguir ganando seguidores.

Estos comentarios molestaron mucho a la paisa, al punto de querer contestarles a quienes la señalaban de “mentirosa” o “muy dramática”, pues a pesar de que ha contado su historia de una manera que parece bastante honesta, los críticos salieron al acecho.

“Sí he podido ver en este caso por el que estoy pasando, que definitivamente hay gente que no tiene empatía en su corazón, no tiene amor en su alma y no tiene nada bueno, se los juro”, señaló.

También dijo que no entiende cómo hay personas que son capaces de juzgar desde su perspectiva y de juzgar a pesar de que pueden ver el dolor por el que ella está pasando. “Me aterra cómo hay gente que es capaz de hacer comentarios con tanta crueldad (…) malo si salgo en una historia diciendo cómo estoy, o si no salgo, malo si mi mamá también sale, entonces dicen que “está haciendo show”. Y yo digo: ojalá les pudiera dar gusto a esas personas, pero gracias a Dios nadie puede decir ni sentir el dolor que estoy sintiendo hace una semana”.

También dijo que lo que más le molestaba era haberse encontrado con tanta gente tan cruel en el mundo “sin nada en el corazón, nadie más que mi familia y los médicos pueden entenderlo. De aquí a 24 horas yo veré si le cuento a la gente que me quiere cómo estoy; si estoy bien, voy a mostrarle; si estoy mal, se los voy a mostrar, y a quien no le guste verme o piense que lo hago por otra cosa, no me siga y ya, eso es todo” concluyó la Segura.

Cabe mencionar que en 2013, la joven, cuando ni siquiera había incursionado en el mundo digital, resultó gravemente herida en medio de una balacera en Cali. Dos impactos de bala afectaron su columna y su sistema nervioso.

En ese sentido, la Segura explicó que sigue haciendo su vida normal: “Yo trabajo, yo salgo, yo viajo, pero les puedo asegurar que ustedes no tienen ni idea porque yo no les cuento, prácticamente me estaría quejando todo el tiempo. Yo convivo con dolores día a día y secuelas que me dejó el suceso de recibir dos impactos de bala y que impactara mi columna”, les contó a sus seguidores.

La mujer manifestó que entre las secuelas que le dejó este lamentable hecho está el ardor de los pies, algo que, a su juicio, le produce mucho dolor. “¿Por qué me duelen y me arden las plantas de los pies? Porque tengo el sistema nervioso alterado por haberme internado dos días en mi casa a hacer oficio como un ser humano normal. A ustedes les puede doler la espalda o los pies después de hacer oficio, pero lo mío no es un dolor normal, lo mío es con ardor, como si me estuvieran quemando en llamas”, manifestó.

En su confesión también expresó que en la columna donde tiene las cicatrices por el impacto de bala también tiene la misma sensación de un fuerte ardor.