gente

Novia de Mateo Carvajal lo hizo quedar mal al revelar detalle íntimo

Stephanie Ruiz, actual pareja del ‘influencer’, no dudó en revelar esta penosa situación a través de redes sociales.


Mateo Carvajal se ubicó en el centro de cientos de noticias en los medios nacionales, luego de convertirse en el ganador de la temporada 2017 del Desafío. Su paso por este formato lo llevó a conquistar a miles de personas en las plataformas digitales, donde luego fue centro de comentarios por la relación sentimental que sostuvo con Melina Ramírez.

El paisa se despidió de esta unión, de la cual nació su pequeño hijo Salvador Carvajal, y decidió darse una nueva oportunidad en el amor con otra mujer. El deportista no dudó en mantener este acercamiento en secreto, pero poco a poco compartió con sus fieles seguidores de redes sociales lo emocionado que estaba con esta relación.

Una vez el paisa reveló que se trataba de Stephanie Ruiz, las miradas de los curiosos se posaron en saber más de la empresaria y creadora de contenido, quien comparte el sentido del humor del influencer. Ambos suelen hacerse bromas, realizar videos juntos y plasmar los momentos que disfrutan en su faceta privada.

Recientemente, luego de proponer una divertida dinámica para contar “verdades” del otro, Carvajal terminó como víctima de su propio invento. El colombiano intentó arrancar con la actividad, defendiéndose de las posibles acusaciones de su pareja por revisarle el celular; además de mencionar que ella le prestaba el carro sin gasolina para que él lo llenara cuando lo usara.

“Hoy vamos a hacer una actividad que se llama ‘Verdades de la flaca’ o ‘Verdades de mi novia’, para que no suene tan duro y ella no se vaya a subir de revoluciones. Conocerla mejor desde mis perspectivas”, dice el creador de contenido en el inicio de este post.

“Verdades de la flaca. Ella es muy amable con su carro y me dice: Cógelo cuando lo necesites. Cuando es insistente en prestármelo es porque no tiene gasolina y necesita que yo se la tanquee”, relató el deportista.

Una vez Ruiz tomó la palabra a través de sus cuentas personales de Instagram, la paisa no dudó en lanzar fuertes revelaciones, como por ejemplo que Mateo, sin explicación alguna, aparecía sin ropa interior.

Una de las verdades de Mateo es que a veces, de la nada, aparece sin calzoncillos. No se pone calzoncillos”, comenta la empresaria en las historias de su perfil, dándole paso a otra revelación mucho más graciosa.

Detalle que hizo quedar mal a Mateo Carvajal

Stephanie Ruiz publicó un inesperado video, como parte de esta dinámica, contando que, aunque su novio se ve muy lindo, hay un detalle que pocos saben de su intimidad.

Ustedes lo ven muy lindo ahí, pero hay una cosa que no saben de Mateo”, dijo la creadora de contenido antes de compartir un clip en el que se ve la ropa interior de Carvajal tendida sobre la cama.

En la siguiente historia, la mujer mete la mano dentro de los bóxers y revela que están rotos en la parte de atrás, por lo que suelta un comentario gracioso: “Y eso que no tiene casi cola”.

Ante esta “verdad” que subió Ruiz, Mateo Carvajal reaccionó y afirmó que eso era una traición, ya que tenía una explicación lógica para eso. El deportista subió un clip donde sostiene una conversación con su novia y ella le recomienda, como solución, que le pida a alguien que se los pueda coser.

Ella me los rompió para hacerlos reír, ja, ja, ja”, escribió en el post, para luego compartir otro contenido en el que afirmaba que su pareja “era muy mala” y que ella había sido quien rompió los bóxers de aposta.

Historias de Mateo Carvajal - Captura de pantalla tomada de Instagram @mateoc17
Historias de Mateo Carvajal - Captura de pantalla tomada de Instagram @mateoc17 - Foto: Captura de pantalla tomada de Instagram @mateoc17

Al finalizar estas publicaciones, la pareja fue a una tienda de ropa para comprar nuevas prendas interiores y así soltar una carcajada por las ocurrencias de ambos en estos escenarios digitales.

Las personas en Instagram, exactamente en una cuenta de chismes, aprovecharon para comentar y dar visiones graciosas de lo ocurrido, llegando al punto de hallarle el lado divertido a la situación.