aniversario

“Vivo en el limbo”: 16 años sin Kaleth Morales

Este 24 de agosto se conmemoró el aniversario numero 16 del cantautor de música vallenata Kaleth Morales, quien murió en un accidente de tránsito.


“¿Quieren una canción nueva? Esta canción es de mi autoría y va con mucho cariño para todos ustedes. Se llama ‘Vivo en el limbo’”. Esta inconfundible introducción le da inicio a una de esas canciones que prevalecen a través del tiempo.

El 23 de agosto de 2005 el rey de la nueva ola viajaba con su hermano menor, Keyner Morales, de Cartagena hacia Valledupar. Se dice que aquellos días había estado lloviendo, y cuando pasaba por Plato (Magdalena) la camioneta se topó con un hueco, dio vueltas y terminó en un barranco.

El accidente ocurrió alrededor de las 2:00 de la tarde y durante el traslado al hospital, se dice que el cantante perdió el conocimiento y el 24 de agosto, a las 8:00 de la mañana, fue declarado con muerte cerebral.

Por aquel entonces el cantautor, que con su propuesta musical se convirtió en el precursor de la Nueva Ola del vallenato, conquistaba cada escenario en el que se presentaba y conquistaba cientos de corazones con letras de canciones como “Ella es mi todo”, “Lo mejor para los dos”, entre otros grandes éxitos.

La melodiosa voz del oriundo de Valledupar comenzó a escucharse en Cartagena con la canción “El guante” a finales de 2004. Una hazaña que ocurría a escondidas, puesto que su padre el reconocido cantante Miguel Morales, no estaba de acuerdo con su carrera musical.

Sin embargo, el joven siguió cantando para poder cumplir su sueño de ser cantante hasta que “Vivo en el Limbo” lo catapultó a la cima de la música vallenata, convirtiéndolo en el soberano de la Nueva Ola del género musical.

Este sueño se volvió realidad cuando en 2005, en el concierto Nuestra Tierra de La Mega, un muchacho de ojos rasgados color café y una sonrisa contagiosa e imposible de ignorar se presentó ante los miles de asistentes que llegaron ese día al evento que tuvo lugar en el estadio El Campín de Bogotá.

Aquel simpático muchacho vestido con chaqueta negra, una ancha camisa Lotto de la Selección Colombia 2004, un jean azul claro y su acordeonero Juank Ricardo a su lado, enloqueció a la eufórica multitud que lo acompañaba entonando “Te veo y me siento como aquel que está muriendo de la dicha, porque tiene al lado a la mujer que ama”.

Hoy, 16 años después, los kalethistas, como se conoce a los seguidores del intérprete, de diferentes partes de Colombia y el mundo recuerdan su ausencia. El intérprete de tan sólo 22 años de edad, dejó un legado difícil de borrar.

Su primogénita Katrinalieth Morales Armenta de 21 años recuerda con emotiva nostalgia esta fecha y asegura que la memoria de su padre vive en cada Kathetista y en los seguidores de la música vallenata, que “hacen parte de esta gran familia y del legado musical que dejó mi papá”.

Y es que a pesar de su corta, pero exitosa carrera sus canciones traspasaron fronteras y aún son escuchadas tanto en Colombia como en países como México, Ecuador o Venezuela y es respaldado por clubes de fanáticos en diferentes partes del país.

Katrinalieth Morales, el 17 de diciembre de 2020 lanzó su primer álbum musical ‘Legado’. Con su estilo auténtico, acompañada de cuerdas y suaves melodías, interpretó 10 canciones inéditas, únicamente grabadas anteriormente en maqueta por Kaleth Morales.

La también conocida como ‘La Chacha de las mujeres’ recuerda con emoción el orgullo que siente por el legado musical de su padre. “para mi es un honor saber que mi papá sigue siendo pionero del vallenato y he tratado de hacer con su legado lo mejor para que lo sigan recordando y queden con lo mejor de Kaleth Morales”.

En vida el intérprete alcanzó únicamente a lanzar el álbum “La hora de la verdad”. Después de su muerte fue lanzado el álbum musical “Único”. Posteriormente se lanzó otro disco con sus canciones en versión acústica.

Kaleth Morales dejó su huella hace más de una década. Una huella que permanece intacta en las casi 100 canciones que escribió y las que tuvo la oportunidad de grabar que plasmaron su nombre en la historia de la música vallenata.