mundo

Atención: se reporta tiroteo en un colegio de Alemania; una mujer está gravemente herida

Desde enero no se presentaba un hecho así en territorio alemán.


Una persona resultó herida de bala el jueves por la mañana en una escuela secundaria de Bremerhaven, en el norte de Alemania, y el sospechoso del ataque fue detenido, anunció una portavoz de la policía.

El incidente se produjo en Lloyd Gymnasium, una escuela en el centro de Bremerhaven. “La persona armada fue detenida y está actualmente bajo custodia policial”, indicó la policía en un comunicado. El herido, que fue llevado al hospital, no es un estudiante, agregó la misma fuente, sin dar más detalles sobre su identidad.

“Los estudiantes se hallan en sus clases con sus profesores. La policía tiene la situación bajo control”, se añadió en el comunicado.

Según el diario electrónico alemán Nord24, la persona herida es una mujer que trabajaba en la escuela. La policía acudió a la escuela tras recibir una llamada de un estudiante, que dijo oír disparos, según la prensa local.

La policía de Bremerhaven dijo en Twitter que un amplio operativo estaba en curso y pidió a la población que evitara la zona cercana al lugar donde se encuentra la escuela secundaria.

En otro incidente diferente, la policía de la ciudad oriental de Leipzig detuvo a un estudiante de 21 años, aún en escuela secundaria, tras haber colgado en las redes sociales fotos de sí mismo con armas y profiriendo amenazas no precisadas.

Plataformas de redes sociales estadounidenses alertaron a las autoridades alemanas, lo que condujo a la policía de Leipzig a actuar. Un portavoz de la policía dijo que el joven de 21 años no presentaba una amenaza, pues posee únicamente una pistola de aire comprimido.

Los tiroteos en las escuelas son poco comunes en Alemania, uno de los países de Europa con las leyes más estrictas en materia de posesión de armas. En enero, una estudiante murió y tres otros resultaron heridos en un hecho que se registró al interior de una universidad del suroeste del país. El atacante, de 18 años de edad, se suicidó.

Esta situación, además, recordó lo ocurrido el pasado fin de semana en Estados Unidos, en una tienda del estado de Nueva York. Allí un hombre armado mató a diez personas, todas afrodescendientes. Situación similar ocurrió en California, en donde una persona murió y cuatro más resultaron gravemente heridas en una iglesia cercana a Los Ángeles.

En el primero, todas las víctimas resultaron ser de origen taiwanés, porque varios de los afectados eran procedentes de esta zona del mundo, así lo afirmó en Taipéi el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán.

“La oficina de nuestra representación en Los Ángeles verificó inmediatamente con la policía local y otras autoridades que un muerto y cinco heridos son todos de origen taiwanés”, indicó el comunicado ministerial.

“Ese grupo de feligreses mostró un excepcional heroísmo y coraje”, destacó Hallock. “Ellos sin duda evitaron heridos y muertes adicionales”, agregó.

Los investigadores aún buscan el móvil de este ataque, dijo el subcomisario, agregando que el presunto atacante, que no resultó herido en el incidente, sería un adulto asiático de unos 60 años. “Una persona fue confirmada muerta en el lugar”, dijo Hallock. “Otras cuatro víctimas resultaron heridas de gravedad y una más tuvo heridas leves”. Todos adultos. Las autoridades dijeron que recibieron una llamada de urgencia de la iglesia presbiteriana Geneva y todavía estaban determinando los detalles de lo ocurrido con aproximadamente 30 a 40 testigos.

En el segundo, los feligreses asistían a un banquete tras el servicio religioso matutino cuando el tirador empezó su ataque en una iglesia del condado de Orange, ubicado a unos 70 km de Los Ángeles, según las autoridades.

Los asistentes detuvieron al atacante, “ataron sus piernas con un cable y le quitaron al menos dos armas”, antes de que los oficiales de policía llegaran para arrestarlo, relató en una rueda de prensa el subcomisario del condado de Orange, Jeff Hallock. Por su parte, la oficina del gobernador de California, Gavin Newsom, dijo más temprano estar trabajando con las autoridades locales para supervisar la situación. “Nadie debería tener miedo de ir a su punto de culto. Nuestros pensamientos están con las víctimas”, tuiteó la oficina.

*Con información de AFP.