mundo

¿Entrará Bill Gates en la carrera espacial?

El informático, inversor para varias organizaciones enfocadas en la energía sostenible y las tecnologías, puede resultar en el mundo aeroespacial al ser parte de un nuevo proyecto que pretende mejorar la economía de un vuelo espacial.


La exploración del universo ha emergido de mejor forma con el actual aporte económico que magnates como Elon Musk y Jeff Bezos han hecho en áreas encargadas de estudiar el espacio exterior. Sin embargo, posiblemente, a esta lista de nombres se le puede sumar el del también multimillonario y creador de Microsoft, Bill Gates.

Elon Musk, de SpaceX, y Jeff Bezos, de Blue Origin, han sabido destacar y ser mencionados por el aporte de dinero que ha hecho posible analizar y hasta viajar al universo como si se tratase de un simple destino vacacional.

De acuerdo con el portal web enfocado en noticias del espacio, Space News, el fundador de Microsoft, Bill Gates, podría adherirse a la carrera espacial.

Por medio del Breakthrough Energy Ventures, organizaciones del magnate enfocadas en la energía sostenible y las tecnologías, Gates lideró la más actual inversión para la compañía Stoke Space, la cual ha dado a conocer su enfoque e interés para desarrollar cohetes reutilizables y con los que se podría impulsar la investigación sobre posibilidades de habitar Marte.

En efecto, fueron 65 millones de dólares recaudados y Breakthrough Energy Ventures sobresalió por encima de Global Founders Capital y Toyota Ventures.

¿Para qué invirtió Gates?

Según información suministrada por el citado portal, Stoke Space quiere que sus cohetes sean completamente reutilizables. Para la empresa, la primera etapa de desarrollo estará enfocada en la segunda fase de creación de un vehículo de lanzamiento que cumpla con todas las expectativas.

En ese sentido, la inversión que realizó el informático se utilizará para completar el prototipo inicial y, luego de esto, realizar su respectiva prueba de vuelo.

Por otro lado, la compañía, encargada de diseñar elementos aeroespaciales, también explicó que pretende realizar lanzamientos rápidos que representen un menor monto de dinero. Con ello se podrían solucionar algunos problemas relacionados con la carrera espacial, pues “son la escasa disponibilidad de lanzamientos y los elevados costos que pueden alcanzar” los verdaderos obstáculos para las investigaciones fuera del planeta Tierra, asegura Stoke Space.

Desde luego, Gates se asombró por las futuras acciones que desea llevar la compañía y por ello invirtió sin ningún reparo, esperando ver grandes resultados en el desarrollo de tecnologías sostenibles y económicas para el espacio.

“Nuestro objetivo para esta ronda era encontrar inversores que sean pensadores a largo plazo, que busquen tecnología de vanguardia y fabricación de ‘hardware’. Es nuestro objetivo fundamental utilizar el espacio para hacer que la vida en la Tierra sea mejor, más escalable y sustentable”, explicó Andy Lapsa, cofundador y CEO de Stoke Spaces.

Con la innovación y el aporte económico, temas como el de la carrera espacial pueden tomar relevancia para el magnate, de 66 años; además, esto significa un nuevo paso para la contribución al desarrollo sostenible y disminución del impacto contaminante que se genera en el ámbito aeroespacial y deteriora el medioambiente.

Con residuos plásticos crean y prueban con éxito un motor de cohete en Inglaterra

La empresa Pulsar Fusion puso a prueba en Inglaterra un motor de cohete híbrido. Para efectuar el experimento y propulsar este elemento volador se utilizó dióxido de nitrógeno y polietileno de alta densidad (PAD) obtenido de la basura plástica.

El prototipo se prendió en la localidad de Gstaad, Suiza. De acuerdo con la información suministrada por el portal web Spacewatch.global, la prueba se realizó el pasado 25 de noviembre y por medio de un registro audiovisual Pulsar Fusion mostró el experimento.

Los desarrolladores del Pulsar Fusion comparten que uno de los resultados y hallazgos que se dieron al utilizar la combustión obtenida de la basura plástica fue que el motor expulsa primordialmente vapor de agua no tóxico, por lo que tiene una huella de carbono baja. Así, se aporta positivamente al aire y medioambiente.