Home

Mundo

Artículo

La mayoría de mujeres reclutadas a la fuerza por bandas de trata de personas termina siendo forzada a ejercer la prostitución.
La mayoría de mujeres reclutadas a la fuerza por bandas de trata de personas termina siendo forzada a ejercer la prostitución. - Foto: EÓN DARÍO PELÁEZ - SEMANA

trata de personas

Desmantelan una amplia red de proxenetismo entre Francia, España y Colombia

Las jóvenes víctimas eran principalmente colombianas y venezolanas entre los 20 y los 40 años de edad.

Doce personas fueron detenidas en Francia, España y Colombia en una operación coordinada para desmantelar una amplia red de proxenetismo que explotaba al menos a medio centenar de mujeres latinoamericanas, informó este viernes a la AFP una fuente policial francesa.

Las víctimas, de entre 20 y 40 años, eran “principalmente colombianas y venezolanas, pero también de Perú y de Paraguay”, explicó a la AFP la comisaria Elvire Arrighi, jefa de la Oficina Central para la Represión de la Trata de Seres Humanos (OCRTEH).

“Se explotaba [a las mujeres] de una manera absolutamente industrial en Francia”, con hasta diez servicios por día, que permitía a la red obtener hasta 30 millones de euros (31,3 millones de dólares) anuales de beneficios, subrayó Arrighi.

La red, cuya organización era piramidal, la dirigía desde Colombia una pareja formada por un colombiano y una venezolana, que reclutaban a las víctimas con falsas promesas de un futuro mejor en Europa y cobraba los beneficios.

La operación permitió la detención de esta pareja en Colombia, de seis personas más -cuatro hombres y dos mujeres-, en España, y de dos hombres y dos mujeres en Francia, según la fuente policial, que confirmó una información de los medios France Inter y Le Parisien.

La justicia francesa abrió una investigación en septiembre de 2021 por proxenetismo, trata de seres humanos agravada, blanqueo en banda organizada y asociación de malhechores, indicó a la AFP una fuente judicial.

Los clientes de las víctimas contactaban con ellas mediante unos “centros de llamadas” instalados en España (en Málaga y Madrid) y en Francia, marcando un número publicado en anuncios de internet.

Las mujeres “no tenían ningún control sobre su horario y tenían que rendir cuentas por mensaje tras cada servicio”, explicó la jefa del OCRTEH.

Además, otras personas se ocupaban de la alimentación, el transporte y la seguridad de las víctimas para que estas se dedicaran “por completo” a los clientes, agregó.

La comisaria destacó la “cooperación internacional inédita” entre Francia, Colombia y España, que demuestra que “ante un crimen organizado sin fronteras, las fuerzas policiales pueden aliarse, incluso más allá de los océanos”.

De película: madre se infiltró en red de trata de personas para rescatar a su hija en Cundinamarca

Todo empezó en un bar ubicado en el norte de Bogotá, donde se encontraba una joven de 19 años tomándose unos tragos y bailando.

En medio del ambiente normal de un bar, un hombre se acercó y sacó a la joven a bailar. Se trataría de uno de los presuntos integrantes de la red de trata de personas.

En medio del baile, contó la mamá de la joven a Noticias Caracol, el individuo empezó a preguntarle cosas a su hija como a qué se dedicaba, con quién vivía, así como interrogar por sus padres.

De acuerdo con la progenitora de la joven, el hombre también la manifestó ese día en el bar que él podía hacer que ella obtuviera buen dinero, pues supuestamente trabajaba con su papá en una empresa de eventos y necesitaban personal. Por lo tanto, le propuso una cita para contarle a fondo cómo funcionaba todo.

La joven, al no encontrar trabajo, se comunicó con el hombre para decirle que le interesaba la cita, la cual era en un lugar ubicado en el municipio de Mosquera, Cundinamarca. Una vez allí, le dijeron que en realidad trabajaban con mujeres que servían como acompañantes para hombres.

Posteriormente, agregó la madre de la joven al noticiero citado anteriormente, a su hija la llevaron a otro lugar donde la obligaron a permanecer recluida de manera forzosa, luego de haber sido fotografiada desnuda y su perfil subido a una página en internet.

Además de ella, contó a Noticias Caracol, en el lugar también había retenidas varias menores de edad.

“Uno de esos hombres le dice que primero debe estar con ellos para que fuera mujer. Ella, ya metida en eso, se preguntaba qué podía hacer. Esos hombres eran muy cochinos, muy degenerados”, agregó la protagonista de la historia.

Como pudo, meses después de buscar a su hija, la madre de la joven se infiltró en la banda. Para ello los contactó y se mostró interesada en trabajar como dama de compañía.

Pero debía ganarse la confianza de los delincuentes. “Ella invita a estas personas a compartir en una fiesta familiar para lograr identificar a cada uno con videos y fotografías; después logra saber la ubicación exacta de su hija”, indicó una investigadora de la Dijín.

Luego, tras haber compartido en la fiesta con los delincuentes y extraerles información valiosa, fue hasta la Dijín de la Policía a denunciarlos y pedir ayuda.

“En un día tenía que acostarse hasta con 11 hombres”, reveló la coronel Olga Patricia Salazar, directora de la Dijín, en entrevista con Noticias Caracol.

La joven finalmente fue rescatada, pero además los investigadores confirmaron que la banda reclutaba a menores de la sabana de Bogotá que eran abordadas en lugares como colegios.

*Con información de AFP