mundo

Ejército de Ucrania confirma retirada de sus tropas en ciudad clave del oriente del país

El Estado Mayor de las fuerzas armadas dijo que la decisión se tomó para “preservar las vidas”.


El ejército ucraniano confirmó el domingo su retirada de Lysychansk, una ciudad clave en el este de Ucrania cuya conquista había sido anunciada poco antes por Moscú, que afirma controlar toda la provincia de Lugansk.

“Para preservar las vidas de los defensores ucranianos, se tomó la decisión de retirarse” de la ciudad, indicó el Estado Mayor de las fuerzas armadas ucranianas en un comunicado.

Dadas “las condiciones de superioridad múltiple de las tropas rusas en artillería, fuerzas aéreas, lanzadores de misiles, municiones y personal, continuar la defensa de la ciudad hubiera tenido consecuencias fatales”, añade el documento.

En la mañana, el Ministerio ruso de Defensa, citado por las agencias de prensa rusas, anunció que el ejército y sus aliados separatistas habían tomado “el control total de Lysychansk y otras localidades cercanas, entre las que destacan Belogorovka, Novodroujesk, Maloriazantsevo y Belaya Gora”.

El ministro de Defensa ruso “Serguéi Shoigu informó al comandante en jefe de las fuerzas armadas rusas, Vladimir Putin, de la liberación de la República Popular de Lugansk”, tras la toma de Lysychansk, indicó un comunicado.

Luego de semanas de combates, la conquista de Lysychansk, que antes de la guerra tenía 95.000 habitantes, permite a las tropas rusas avanzar hacia Sloviansk y Kramatorsk, más al oeste, asegurándose prácticamente el control de la región del Donbás, parcialmente en manos de separatistas prorrusos desde 2014.

Ambas ciudades fueron alcanzadas por cohetes. En Sloviansk, causaron “seis muertos y quince heridos”, informó su alcalde, Vadim Liakh. La línea del frente de batalla está a pocos kilómetros de esta ciudad.

El domingo por la mañana, el gobernador de la región de Lugansk, Serguéi Gaidai, había indicado, refiriéndose a Lysychansk, que “la ciudad está en llamas”. Según él, el asalto ruso fue mucho más violento que el realizado contra la ciudad de Severodonetsk, separada de Lysychansk por el río Donets y los rusos controlan desde fines de junio.

El sábado, el representante del ejército separatista en Lugansk, Andrei Marochko, publicó un video en Telegram que mostraba presuntamente a la alcaldía de Lysychansk en manos de los rusos.

El ejército ruso también afirmó haber derribado, de madrugada, tres misiles ucranianos lanzados contra la ciudad de Belgorod, cerca de la frontera con Ucrania, donde un funcionario local había anunciado la muerte de al menos tres personas tras explosiones.

Desde el inicio de la ofensiva rusa en Ucrania, el 24 de febrero, el gobierno ruso ha acusado reiteradamente a las fuerzas ucranianas de llevar a cabo ataques en suelo ruso, especialmente en la región de Belgorod.

Siversk, a unos 20 kilómetros al oeste de Lysychansk, podría ser el centro de la próxima batalla entre rusos y ucranianos.

Las fuerzas ucranianas parecen querer contar con una línea de defensa entre esta ciudad y Bakhmut para proteger Sloviansk y Kramatorsk, que revisten un alto valor simbólico.

Siversk fue bombardeada durante la noche, según dijeron el domingo a la AFP residentes y un funcionario local. “Fue intenso y se disparó desde todos los lados”, dijo a la AFP una mujer refugiada en un sótano.

“Desde hace una semana, los bombardeos contra la ciudad se han intensificado, sobre todo en los últimos días, con artillería pesada”, dijo a la AFP Ruslan Bondarevskiy, teniente alcalde, mientras, en el Ayuntamiento, se distribuían cajas de ayuda humanitaria de la Cruz Roja a los residentes.

En Kramatorsk, centro administrativo del Donbás, controlada por Ucrania, un cohete Smertch impactó en una zona residencial sin causar heridos, según el alcalde, Oleksandr Goncharenko.

En Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, en el noreste, los habitantes volvieron a despertarse a las 4:00 a. m. “por ataques de cohetes rusos”, según el gobernador de la región, Oleg Sinegubov.

En el frente sur, el mando operativo regional ucraniano dijo que, en 24 horas, el ejército ruso había llevado a cabo “nueve ataques aéreos con helicópteros de combate K-52 y dos bombardeos en la isla de las Serpientes”, reconquistada el miércoles por las fuerzas de Kiev en el mar Negro.

En Melitópol, ciudad ocupada por las fuerzas de Moscú, el ejército ucraniano “desmanteló” una base militar rusa, según su alcalde, Ivan Fedorov (en el exilio). En una entrevista con la televisión alemana ARD, el canciller Olaf Scholz dijo que una “capitulación incondicional [por parte de Ucrania, como exige Putin] o una paz impuesta no eran aceptables”.

“Cuando hablo con Putin, siempre le digo: tenga en cuenta que las sanciones que nosotros [la Unión Europea] estamos imponiendo a Rusia en este momento se mantendrán”, añadió. “La idea de una paz que se impondría es absurda, debería más bien concentrar sus esfuerzos en alcanzar un acuerdo justo con Ucrania”, advirtió.

El sábado por la noche, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, dijo que “2.610″ ciudades y pueblos están “bajo ocupación rusa” pero que el ejército ucraniano “ha logrado liberar 1.027″ desde que empezó el conflicto.

Zelenski se reunió en Kiev con el primer ministro de Australia, Anthony Albanese, que declaró que iba a entregar ayuda militar adiciocal a Ucrania por un valor de “100 millones de dólares”. El responsable no precisó si se refería a 100 millones de dólares australianos o estadounidenses.

*Con información de AFP.