mundo

Mujer fue devorada por caimanes tras caer a un estanque en un campo de golf

La mujer tenía 80 años de edad.


Una mujer identificada como Rose Wiegand falleció el pasado sábado tras caer, al parecer accidentalmente, a un estanque de un campo de golf ubicado en la localidad de Englewood, en la costa suroeste de Florida, Estados Unidos, y ser devorada por dos caimanes.

Medios locales aseguran que el estanque estaba ubicado a pocos metros de la vivienda de la mujer, una adulta mayor de 80 años que fue declarada como fallecida en el lugar de los hechos, debido a las gravedad de las heridas que sufrió tras las mordeduras de los animales.

Afirman que tras la muerte de la mujer, la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida (FWC, en inglés) halló en el estanque a dos caimanes; uno, de al menos 2,4 metros, y otro, de alrededor 2 metros, los cuales fueron capturados y sacrificados, según informaron este lunes medios locales.

Testigos que presenciaron lo ocurrido indicaron que, una vez la mujer cayó al estanque, trató de mantenerse a flote, pero inmediatamente fue atrapada por los caimanes que la sumergieron en el agua y luego la devoraron.

Desde 1948 se han registrado más de 20 casos documentados de muerte de personas a causa de ataques de esos reptiles en Florida, según datos de la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida.

A propósito del caso anterior, a comienzos de este año, en enero, medios locales de Zimbabue informaron sobre la insólita suerte de un hombre que trató de escaparse de un centro médico y fue presa de un cocodrilo en medio de su huida.

Al parecer, el paciente identificado como Courage Mutsaru habría escapado este 22 de enero del Hospital Ngomahuru, ubicado en la provincia de Masvingo, considerado como uno de los más grandes de este país.

Según informaron las autoridades en ese entonces, tras lograr escapar del centro médico, Mutsaru fue atacado por un cocodrilo mientras cruzaba el río Tugwi. Indicaron que en la escena de los hechos solo habían encontrado las prendas que este hombre traía del hospital, por lo que se estaría buscando su cuerpo entre el afluente.

“El 22 de enero, aproximadamente a las 6:00 p. m., dos pacientes mentales se escaparon del centro psiquiátrico de Ngomahuru. Al cabo de unos 10 minutos, cuando era hora de administrarles su medicación, el personal se dio cuenta de que los dos habían desaparecido”, fueron las palabras de Kudakwashe Dhewa, portavoz de la Policía local de la provincia de Masvingo, resaltando que la víctima mortal no habría sido el único en escapar del hospital, sino que iría acompañado de otro paciente identificado como Kudakwashe Gomwe.

Tras la desaparición de los pacientes, el hospital psiquiátrico informó a las autoridades, que se habrían puesto a buscar a los desaparecidos en la zona aledaña del centro médico; sin embargo, minutos después de comenzar la investigación, habrían recibido información de testigos que afirmaban haber visto a un hombre con uniforme que había sido atacado por un cocodrilo en el río citado.

“La Policía asistió a la escena y encontró el uniforme de Ngomahuru. Las investigaciones están en marcha”, continuó agregando el portavoz de la policía (Dhewa), quien agregó que el otro hombre que se había escapado con Mutsaru no había sido encontrado hasta el momento. No obstante, informes preliminares informaron que este hombre habría logrado llegar hasta su casa familiar en Harare, la capital del país africano.

Con respecto a lo que le habría sucedido a la víctima, el portavoz policial recalcó que los habitantes del sector habían visto cómo el hombre pedía ayuda mientras era atacado, pero el animal lo habría arrastrado hasta las profundidades del río Tugwi.