Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Dmitri Medvédev
El expresidente ruso y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de este país, Dmitri Medvédev, lanzó fuerte advertencia al gobierno ucraniano ante la posibilidad de que decida atacar Crimea, anexa a Rusia desde 2014. - Foto: Getty Images

ucrania

Rusia asegura que si Ucrania ataca Crimea, “el juicio final” será inminente

Luego de que aliados occidentales reforzaran la ayuda militar a Ucrania, Rusia lanzó dura advertencia ante posible invasión a Crimea.

El expresidente ruso y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de este país, Dmitri Medvédev, lanzó fuerte advertencia al Gobierno ucraniano ante la posibilidad de que decida atacar Crimea, anexa a Rusia desde 2014.

Medvédev aseguró que las consecuencias ante esto son “obvias” y que si algo así pasa enseguida llegará “el juicio final” y que sería además algo “rápido y muy duro”.

Además, aseguró que los objetivos de la campaña militar rusa, que iniciaron en febrero, se van a cumplir a cabalidad.

Entre tanto, en un video difundido por un canal ruso, el “nuevo” comandante de la policía de Limán, ciudad del este de Ucrania ocupada desde fines de mayo por tropas rusas, explica exultante que la población los acoge con vítores: “¡Por fin Rusia está aquí, gracias!”.

En Kramatorsk, 42 km al sur, el anterior jefe de policía de Limán, el ucraniano Igor Ugnivenko, mira las imágenes y exclama: “No sé quién es este tipo”.

“¡Pero mírenlo, está sentado en mi despacho, en la silla que me regaló mi mujer!”, luego se fija en la insignia de su uniforme que tiene la sigla de la extinta URSS.

“¡La URSS, esto es una locura!”, vuelve a exclamar Ugnivenko, de 37 años, que sigue considerándose como el comandante de la policía de la ciudad, de la cual tuvo que irse el 23 de mayo, después de semanas de bombardeos y de una ofensiva feroz de las fuerzas rusas.

Hoy está en Kramatorsk, el centro administrativo de la región de Donetsk que Rusia busca controlar.

Igor Ugnivenko sigue en contacto con algunas personas en Limán y acepta contar su visión “subjetiva”, insiste, en esa palabra, de la situación en esta ciudad ucraniana, arrasada y ocupada.

Las afirmaciones de Ugnivenko no han podido ser verificadas de forma independiente por la AFP.

Empresas confiscadas

“Es duro para la población civil. No hay ni electricidad, ni gas, ni agua. ¿Cómo se entrega la ayuda humanitaria?, eso no lo sé”, cuenta el policía, que todavía luce su uniforme negro, con una estrella de ocho puntas plateada en el pecho.

En la ciudad quedan cerca de 8.000 personas, frente a las 25.000 que había antes de la guerra.

En 2014, Limán sufrió los combates cuando los separatistas prorrusos apoyados por Moscú conquistaron parte de la región.

Ugnivenko reconoce que muchos civiles “esperaban la llegada de los rusos”.

“Hoy dicen que todo va bien, que la Unión Soviética está de vuelta”, dice sorprendido este funcionario que tenía cuatro años cuando colapsó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

“No soy de la generación de la Unión Soviética. Apenas la conocí. Fui a una escuela y a una universidad ucranianas, hablo perfectamente ucraniano, no tengo problemas en el oeste del país”, en un país donde muchos habitantes del Donbás, región del este, guardan un resentimiento, ya que se sienten abandonados y olvidados por las autoridades de la capital, Kiev.

“Parece una locura, pero lo que pasa en Limán, es realmente un retorno al pasado. Y es un camino que no lleva a ninguna parte”, suspira.

Según el funcionario, las propiedades y las empresas privadas confiscadas serán “nacionalizadas” por la autoproclamada República Popular de Donetsk, cuyas tropas combaten codo a codo junto a los rusos.

El “mundo ruso”

Limán es una ciudad obrera, como muchas de las localidades de la cuenca del Donbás, que siempre han vivido en torno de la actividad que genera el ferrocarril, que emplea cerca de la mitad de la población.

“Muchos obreros que se quedaron en Limán, pensaban que iban a poder seguir trabajando”, pero los rusos requisaron los equipamientos y transfirieron el material a Debáltsevo, una zona bajo el control de los separatistas, a unos 140 km al sur, afirma el policía.

El agente cuenta que se siente decepcionado de que la gente no entendiera lo que les esperaba.

“Algunos soñaron durante años con ‘el mundo ruso’ y ahora están desilusionados”, señala, negando con la cabeza. “¿Cuál es su futuro? ¡Ninguno!”, afirma.

“Éramos quizás ciudad pequeña, pero teníamos el ferrocarril y también el centro regional de traumatología”, inaugurado en 2015 y al que se sumaron los mejores especialistas, que llegaron a Limán tras la caída de Donetsk a manos de los separatistas en 2014, lamenta Igor Ugnivenko, que agrega que las instalaciones están parcialmente destruidas y los médicos se fueron.

Según Ugnivenko, aún es posible salir de la ciudad, pero solamente en dirección de Rusia o los territorios separatistas.

*Con información de AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.