mundo

Video | Con salchichón amarrado a un dron, rescatan a perro atrapado en pantano

El animal tuvo que ser salvado de una manera poco ortodoxa.


Millie, una perra de rescate, se soltó del collar y desapareció el pasado jueves 13 de enero mientras paseaba por Hampshire, en el sur de Inglaterra. Después de recorrer una larga distancia, la perra quedó varada en un pantano que puede inundarse con la marea alta.

Los hechos se dieron en Denmead, Inglaterra, donde el animal tuvo que ser salvado de una manera poco ortodoxa, según el diario The Guardian.

Para su rescate, los primeros voluntarios se desplazaron a pie y en kayaks para tratar de acercarse a la indefensa Millie, la cual es una mezcla de Jack Russell Whippet. Además, la guardia costera, la Policía y los servicios de bomberos también intentaron ayudar a atraparla, indicó Stefani Dennis, voluntaria de DDSI de 20 años.

Sin embargo, Millie estaba tan asustada que en los esfuerzos por tratar de acercarse a ella corrían el riesgo de alejarla aún más y, por lo tanto, ponerla en más peligro.

El modelo Wingcopter 178 Heavy Lift cubre distancias hasta de 120 kilómetros, con un sistema de entrega en uno y dos sentidos. El dron cuenta con un mecanismo de cabrestante para bajar los paquetes con precisión, pero también puede aterrizar en un punto de destino y volver con una nueva carga útil. 

Wingcopter espera lanzar pronto la próxima generación de sus drones, con especificaciones técnicas novedosas.
Un grupo de usuarios de drones tuvo la idea de usar esa herramienta tecnológica para un buen fin. - Foto: Instagram-Wingcopter

Después de que los bomberos, los rescatistas y la Policía fracasaran en su intento de salvar al animal que estaba empantanado, un grupo de usuarios de drones tuvo la idea de usar esa herramienta tecnológica para un buen fin.

“Uno de los muchachos, llamado Dave, dijo, como último recurso: ¿por qué no intentamos atar una salchicha a un dron?”. Cabe resaltar que esta idea surgió el tercer día, Millie ya había estado allí en las marismas durante dos días seguidos.

“Uno de los residentes locales en la playa desde donde volábamos nos suministró los salchichones. Su mujer los cocinó para nosotros y los atamos con una cuerda”, detalló Chris Taylor, director del equipo de búsqueda de Denmead a The Guardian.

Además, este buen samaritano también proporcionó la cuerda, y el equipo de voluntarios se dispuso a atar las salchichas cocidas a varios zánganos, enviándolos en rotación.

“La cuerda estaba atada alrededor del cuerpo del dron y alrededor de la salchicha para que colgara unos dos o tres metros; era muy difícil medir qué tan cerca estabas del suelo, pero funcionó de alguna manera”, dijo.

Afortunadamente, el perro vio el anzuelo y siguió el salchichón tratando de atraparlo, mientras los operadores del dron la sacaban de la zona en la que había un alto riesgo de inundación.

“Tenía mucha hambre y la agarró en un momento y casi se lleva el dron con ella, consiguió alrededor de la mitad de una salchicha”, indicaron los rescatistas. Millie por su parte, siguió a la salchicha fuera de los pantanos hacia un terreno más seguro.

No obstante, su escapada no terminó ahí y siguió corriendo, acabando finalmente en un polígono industrial el lunes 17 de enero, donde se reencontró con su dueña. “Creo que todos lloramos, estaba tan agradecido de que ella llegara a casa y la forma en que la comunidad se unió salvó a Millie”, dijo Dennis.

Ante el éxito de la tarea, los rescatistas de esa región inglesa afirmaron que este método será considerado como el procedimiento estándar para rescatar a animales que se encuentren en zonas de difícil acceso.

“Cada perro y operación de búsqueda siempre será diferente, pero si alguna vez nos encontráramos en una situación similar nuevamente, emplearíamos los mismos métodos para atraer al perro”, añadió Taylor, en conversación con el diario Daily Mail.

Los dueños de Millie agradecieron enormemente a las autoridades y a los operadores de drones, quienes idearon en un tiempo récord la estrategia para que la tierna mascota volviera sana y salva.

“Me inundó el alivio. Fue absolutamente fantástico tenerlo en casa”, indicó a ese periódico Emma Oakes, la dueña del animal rescatado en Inglaterra.