nación

Al menos tres personas resultaron heridas tras fuertes disturbios en Bosa, sur de Bogotá

Este lunes reportaron la muerte de Daniel Alejandro Zapata, presunta víctima de violencia policial en protestas en Bogotá.


Los fuertes enfrentamientos entre civiles e integrantes de la fuerza pública en varias regiones del país no cesan desde el pasado 28 de abril, día en que empezaron las protestas en contra de la reforma tributaria que finalmente fue retirada del Congreso de la República, tal como lo ordenó el presidente Iván Duque.

Y es que en la noche de lunes algunos sectores del barrio Chicalá, en la localidad de Bosa, sur de Bogotá, se convirtieron en un campo de batalla tras enfrentamientos entre manifestantes y uniformados del Esmad; hechos que dejaron al menos tres personas heridas, dos buses del SITP destruidos y un restaurante saqueado.

Entre los heridos se encuentra un periodista de la agencia de noticias Colombia Informa, según reportó ese medio de comunicación. El incidente se presentó en momentos en que el comunicador cubría la manifestación, muy cerca al portal de Las Américas.

El mismo portal de noticias también aseguró que al menos cuatro personas fueron capturadas en medio de los desmanes.

Desde tempranas horas de este lunes se llevó a cabo una jornada de manifestación en el portal Américas en el suroccidente de Bogotá. Se trató de un plantón liderado por varios estudiantes y grupos sociales que aseguraron que estarían en forma pacífica, y durante varias horas lo cumplieron, por lo menos hasta que, según los propios reportes de quienes participaban del plantón, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) decidiera moverlos mediante el uso de la fuerza.

Algunos manifestantes aseguraron que a las ocho de la noche y cuando estaban por terminar el plantón, llegó el Esmad para disipar la manifestación y lo hicieron usando bombas aturdidoras y gases lacrimógenos. “Estábamos en el Portal Américas, los pelados resistiendo (…) la primera línea está acá resistiendo”, se escucha en los reportes que hicieron y que compartieron en sus redes sociales.

El plantón que estaba dispuesto en el Portal de las Américas formaba parte de otras manifestaciones públicas y en apoyo al paro nacional que estaban programadas al inicio de esta semana, y que eran de conocimiento de las autoridades distritales; sin embargo, fue en este punto donde aparentemente el asunto se salió de control y fue necesaria la intervención de la fuerza pública para evitar el bloqueo de algunas vías, de acuerdo con lo que manifestaron otros ciudadanos que se encontraban en el sitio y en el momento en el que ocurrió el enfrentamiento con el Esmad.

A propósito de la tensa situación que se empieza a presentar en Bogotá en medio de las movilizaciones, la ONG Lazos de Dignidad informó este lunes que murió Daniel Alejandro Zapata, quien sería, según la denuncia, víctima de la violencia policial y la primera mortal en la capital del país.

La concejala de Bogotá Heidy Sánchez denunció que aparentemente el joven “fue impactado en la cabeza por un artefacto que disparó el Esmad en Banderas, Kennedy”, y exigió que no haya más muertos por el reclamo de sus derechos.

En total, habría cuatro anomalías en el reporte del caso de Daniel Alejandro, según la alcaldesa Claudia López, quien dijo que la Alcaldía de Bogotá recibió el informe sobre el joven este lunes, a pesar de que llevaba desde el 1 de mayo hospitalizado, según la ONG.

Además, aseguró que ni siquiera tenía registro de que hubiera ingresado a un centro de salud por una lesión, entre los 288 ciudadanos heridos en protestas de los que tiene conocimiento el Distrito.

En el cruce que yo misma hice con las organizaciones de derechos humanos la semana pasada no teníamos ese reporte. Les hemos pedido a todos los hospitales que nos reporten cualquier lesionado que haya podido entrar por protestas, así sea simplemente sospecha; tampoco lo había reportado el hospital donde estuvo”, señaló la mandataria.

Según López, el joven tampoco llegó por ambulancia y, aunque el 5 de mayo la clínica Eusalud Mandalay solicitó una unidad de cuidados intensivos no covid-19, no informó que el caso estuviera relacionado con las protestas.