nación

Aquí está la clara amenaza del grupo criminal de Iván Márquez contra varios medios de comunicación y la libertad de prensa

La amenaza del grupo criminal contra los medios pone a los comunicadores en serio riesgo y va en contra de la democracia.


Desde Venezuela, donde se encuentran protegidos por el régimen de Nicolás Maduro, los integrantes del grupo criminal de Iván Márquez no solo aseguran que su jefe está vivo, tras el “atentado” que le hicieron, sino que, además, lanzan una clara amenaza contra varios medios de comunicación, convirtiéndose en una amenaza a la libertad de prensa en el país.

Para empezar, los señala de ser aliados del “nefasto” Gobierno Duque. “Sus fieles aliados, los medios de comunicación: Caracol Radio, Caracol TV, RCN Radio, RCN TV, El Tiempo, El Espectador y Semana. Estas agencias informativas son mercenarios de la información. Satanizan a quienes piensan diferente y endiosan a sus amos”, dicen los narcotraficantes, y agregan de manera cínica y peligrosa: “No habrá paz y reconciliación, mientras los medios de información estén al servicio de los ricos y las maquinarias de guerra, son ellos los encargados de exacerbar los odios y la guerra entre colombianos”.

La amenaza del grupo criminal contra los medios pone a los comunicadores en serio riesgo y va en contra de la democracia. Lo más grave es que desde Venezuela intenten amedrentar a los periodistas y dictar cátedra con fusiles al hombro y toneladas de coca listas para enviar a EE. UU y Europa. ¿Qué pretenden ahora?, ¿declarar a los medios objetivo de sus actos terroristas? Los periodistas quedan notificados.

¿Iván Márquez está vivo?

Integrantes de la denominada Segunda Marquetalia hicieron llegar este domingo, 10 de julio, un comunicado a varios medios de comunicación para informar que “Iván Márquez está vivo”, aunque reconocen que sufrió un atentado el pasado 30 de junio.

En el texto, aseguran que el líder guerrillero tiene buen estado de salud y que se recupera del atentado que ocurrió hace dos semanas.

“Nos dirigimos al pueblo colombiano y a la comunidad internacional para informar que: el día 30 de junio del 2022, el comandante Iván Márquez, un hombre comprometido con la paz de Colombia, fue víctima de un atentado criminal dirigido desde los cuarteles del ejército y los comandos de Policía”, dice el texto.

Agregan que “por fortuna salió ileso, solo sufrió pequeñas afectaciones y está gozando de buena salud. Desde su trinchera de combate continuará la lucha de las ideas por una nueva Colombia”.

Llama la atención que en dicho comunicado culpan al presidente Iván Duque, a la CIA y a la DEA de lo que ocurrió, pero sin argumento alguno. Sin embargo, dicen que el atentado contra Márquez tuvo el “mismo modus operandi que utilizaron para asesinar al paisa Oscar, Edilson Romaña, Gentil Duarte y Jesús Santrich, desde diferentes guarniciones militares y comandos de policía”.

Así las cosas, el grupo ilegal lanzó acusaciones sin prueba alguna, pero una vez más confirmando que los líderes de esa disidencia han ido muriendo poco a poco.

En ese sentido, aunque el comunicado dice que Iván Márquez está vivo, lo cierto es que -de momento- no hay alguna evidencia de que eso sea cierto. De igual manera, por ahora, el líder guerrillero no ha salido en videos o fotografías de la Segunda Marquetalia.

Este grupo de disidencias tiene un interés en negociar con el gobierno del presidente electo, Gustavo Petro, pero para ese fin es fundamental Iván Márquez. Justamente, el senador Iván Cepeda, le confirmó a SEMANA que la política de paz total de Petro incluiría un capítulo de reincorporación al Acuerdo de Paz para quienes se fueron a la disidencia, bajo el argumento de que no se implementó lo pactado.

Con poderosas armas, Iván Márquez, Jesús Santrich y alias el Paisa anunciaron el nacimiento de la Segunda Marquetalia. Hoy Márquez está escondido y temeroso, los otros dos fueron asesinados. - Foto: fuerzas armadas revolucionarias de colombia
Iván Márquez decidió regresar a las armas y, en su momento, reapareció en un video junto a otros líderes guerrilleros, como El Paisa y Jesús Santrich, quienes ya fueron abatidos. - Foto: FARC

El regreso a la ilegalidad de Iván Márquez, luego de firmar el Acuerdo de Paz

Iván Márquez, actualmente, es requerido por la justicia por los delitos de reclutamiento ilícito, homicidio en persona protegida, desaparición forzada agravada, reclutamiento ilícito y homicidio en persona protegida. En tal virtud, de confirmarse su supervivencia, seguiría en la mira de las autoridades.

Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, nació en 1955 en Florencia, Caquetá. A muy temprana edad, cumplidos los 22 años, entró a formar parte de las Juventudes Comunistas (JUCO) e incluso realizó estudios de Derecho en la Unión Soviética.

Luego de la muerte de Jacobo Arenas, en 1990, terminó siendo parte del Secretariado Farc, llegando incluso a asumir la vocería política de la organización guerrillera.

En 2021, SEMANA dio a conocer que los prófugos Iván Márquez, Jesús Santrich, El Paisa y Romaña ―quienes abandonaron el acuerdo de La Habana firmado entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos― se escondían en Venezuela.

El Gobierno colombiano informó para ese entonces que tenía información exacta de sus movimientos y de los campamentos en que se ubican estos disidentes, desde donde operan rutas del narcotráfico y planean acciones terroristas contra el país.

Es importante mencionar que el 20 de julio de 2018 Iván Márquez (jefe de la denominada Nueva Marquetalia), no se presentó a la posesión del nuevo Congreso de la República, en donde tenía una curul por cuenta del Acuerdo de Paz.

Tras no presentar ningún tipo de justificación por su inasistencia a la posesión, dejó de atender las llamadas y mensajes. Incluso, los integrantes del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) no sabían nada del paradero del excomandante guerrillero, hoy líder de la ‘Segunda Marquetalia’

Márquez reapareció tiempo después, en un video con tono desafiante, anunciando el rearme en lo que bautizó como la Nueva Marquetalia, acompañado por El Paisa y otros disidentes que ya fueron abatidos.