nación

Ataque a estación de Policía de Belmira, Antioquia, deja una mujer y dos niños heridos

En total, se han registrado cuatro ataques a la fuerza pública en menos de 72 horas.


El sábado 25 de junio, en horas de la tarde, se registró otro ataque a la fuerza pública en el departamento de Antioquia. Los hechos ocurrieron en el municipio de Belmira, donde resultaron heridos una mujer y dos menores de edad.

Autoridades reportaron que un artefacto explosivo fue lanzado contra las instalaciones de la estación de Policía, pero no hubo uniformados heridos. Sin embargo, la única víctima mortal fue la mascota de los patrulleros, un perro que vivía en la sede policial.

Por otro lado, el personero municipal, Iván Darío Tobón, dio a conocer que los menores heridos, una niña de 12 años y un bebé de pocos días de nacido, fueron intervenidos médicamente para extraer las esquirlas. Se desconoce el estado de la mujer.

Este hecho se suma a una serie de ataques perpetrados contra la fuerza pública de Antioquia en la última semana. El día de ayer, hacia el mediodía, un nuevo atentado se registró en el casco urbano del municipio de Carepa, Urabá antioqueño, donde dos uniformados resultaron gravemente heridos.

Se conoció que este hecho se originó justamente cuando cuatro uniformados del Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes adelantaban labores de patrullaje, es ahí cuando fueron abordados por cuatro delincuentes y en el intercambio de disparos quedaron lesionados dos policías, cuya identidad aún se desconoce.

“Hemos conformado una cápsula con policía judicial, personal de inteligencia y el Modelo Nacional para investigar estos hechos. Vamos a encontrar y dar captura a los responsables de este cobarde ataque”, señaló el coronel Óscar Hernán Cortes Dueñas, comandante del Departamento de Policía de Urabá.

Tras este atentado, SEMANA consultó al alcalde del municipio de Carepa, Jonnan Alexis Cerquera, quien lamentó lo ocurrió y mencionó que los policías que resultaron heridos están siendo atendidos en un centro asistencial de la región y espera la pronta recuperación.

Rechazamos estos atentados contra nuestra fuerza pública, ya que son los hombres y mujeres que nos ayudan con la seguridad de todos los ciudadanos de nuestro territorio antioqueño”, expresó el mandatario.

Otro de los hechos que azotan la seguridad del departamento se dio el pasado jueves 23 de junio, cuando la Policía Nacional fue víctima de un nuevo atentado en Santa Fe de Antioquia, dejando a una patrullera muerta y a otro uniformado lesionado.

Los hechos ocurrieron en la zona urbana del municipio de Santa Fe de Antioquia, cuando los policías estaban adelantando labores de vigilancia en la noche del miércoles.

Al parecer, una vez llegaron al barrio Llano de Bolívar fueron recibidos a disparos por un grupo de sicarios que estarían enfilados en la subestructura del Clan del Golfo que actúa fuertemente en esa zona del departamento.

De acuerdo con la información preliminar, los miembros de la institución se estaban desplazando en una motocicleta por las inmediaciones del coliseo municipal y, ante la emboscada, respondieron con su armamento de dotación para hacerles contrapeso a los ilegales.

Sin embargo, la ubicación de los sujetos les habría dado la ventaja sobre los uniformados que quedaron gravemente heridos tras los impactos de los proyectiles.

Una vez se escucharon los estruendos, fueron remitidos a centros asistenciales donde murió Andry Vanessa Merlano Amaya de 25 años, quien llevaba cinco años de servicio en la institución. Por otro lado, el compañero que iba con ella avanza en su recuperación.

El gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, rechazó el homicidio y anticipó que toda la fuerza judicial debe estar enfocada en la judicialización de las personas que perpetraron este atentado.

“Asesinato de la patrullera Andry Vanessa Merlano Amaya, en Santa Fe de Antioquia, nos llena de dolor. Solidaridad con su familia y con toda nuestra fuerza pública. La captura de los responsables debe ser el principal objetivo”, mencionó el funcionario.

El comando de Policía del departamento señaló que un grupo de investigación se desplazó hacia la zona para adelantar las labores urgentes y, tal como lo anunció la Gobernación, identificar a los sicarios con el apoyo de una recompensa de 100 millones de pesos.