bogotá

Autoridades identificaron 19 menores ejerciendo trabajo infantil en Corabastos

El operativo en la central de alimentos se da luego de la denuncia de un concejal sobre explotación de trabo infantil en la zona.


En un operativo liderado por la Secretaría Distrital de Integración Social, junto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la Personería de Bogotá, Secretaría de Seguridad y Policía de Infancia y Adolescencia, autoridades identificaron que 19 niños, niñas y adolescentes estaban en condición de trabajo infantil en la plaza de mercado Corabastos, ubicada en el sur de Bogotá.

Luego del abordaje territorial en dicha zona, de los 19 menores de edad encontrados, dos recibieron restablecimiento de derechos por el ICBF, cinco fueron referenciados al Centro Amar, un niño a jardín infantil nocturno, dos fueron afiliados al servicio de salud, uno fue vinculado al programa Crea de Idartes y dos niños, que estaban desescolarizados, empezaron el proceso de vinculación estudiantil.

El rango de edad de los menores identificados fue el siguiente: seis niños de 17 años; cinco de 16; cuatro niños de 15 años, dos de 14 años, uno de 13 años y uno de tres años.

De acuerdo con el subdirector para la Infancia de la Secretaría Distrital de Integración Social, Luis Hernando Parra, “los operativos consisten en verificar la asistencia de niñas y niños que se encuentren en trabajo infantil y, de esta manera, poder verificar las condiciones y hacer un trabajo articulado con la familia para poder vincular al menor en algunas de las ofertas institucionales académica, jardines infantiles, Centros Amar, incluso, en esta localidad de Kennedy tenemos el Centro Amar que funciona las 24 horas al día y es un servicio de Integración Social”.

Además, el funcionario aclaró que “todos los días se hacen operativos en la Secretaría de Integración Social, hay cinco grupos móviles que trabajan 24 horas al día haciendo operativos. Bogotá ha reducido, considerablemente la tasa de trabajo infantil. Ningún niño y niña, debe trabajar, hay suficiente oferta institucional para que no lo hagan”.

El operativo, que arrancó a las 3:00 a. m., contó con el apoyo de 15 profesionales de la estrategia Móvil de Integración Social, quienes continuamente realizan abordajes y búsquedas activas en Bogotá para encontrar niños, niñas y adolescentes en riesgo de trabajo infantil.

El grupo de profesionales que acompañan estos abordajes se encuentran psicólogos, trabajadores sociales, educadores y talleristas, quienes diseñan una propuesta de atención integral para enmarcar el modelo de atención que tienen la entidad y, de esta manera, contribuir a la prevención y erradicación progresiva del trabajo infantil.

La intervención de las autoridades distritales en Corabastos se da luego de la denuncia que hizo el concejal de Bogotá, Óscar Ramírez Vahos, sobre la explotación de trabajo infantil en la central de alimentos más grande del país.

Lo que logramos captar fue dramático: niños a las tres de la madrugada trabajando como vendedores de hortalizas y como cargadores de mercancías pesadas” dijo Ramírez.

Para el cabildante: “Los niños deberían estar durmiendo, descansando para luego ir al colegio, en realidad están trabajando en labores física y mentalmente exigentes, sin que las autoridades hagan absolutamente nada”.

En la investigación adelantada por el concejal se logró detectar la presencia de niños venezolanos que estarían siendo instrumentalizados para trabajar como cargadores o “coteros” en Corabastos.

“Las imágenes son escalofriantes. Rompe el corazón ver que hay niños de incluso 13 años cargando bultos de varias arrobas a cambio de unos cuantos miles de pesos; niños inocentes que no tienen ningún reparo en confesar ante cámaras que vienen de Venezuela y que esta es la forma cómo se ganan la vida. En Colombia, los derechos de los niños venezolanos deberían garantizarse. Ni un solo niño, sea de la nacionalidad que sea, debe ser instrumentalizado en suelo colombiano”, afirmó el concejal Ramírez Vahos.

Según el Observatorio Proyecto Migración Venezuela, cuatro de cada diez venezolanos en Colombia son menores de edad, factor que aumenta el riesgo de trabajo infantil en todas sus modalidades.