nación

Desaparece mayor de la Policía tras caer a un río luego de rescatar a una persona secuestrada

Se trata del oficial Julián David Gámez Amaya, quien coordinó el plan candado para dar con el paradero de un grupo de secuestradores que tenía en su poder a un ciudadano.


Las autoridades intensificaron la búsqueda en Pereira, Risaralda, de un mayor de la Policía Nacional que participaba en un operativo de rescate de una persona que era víctima de un secuestro.

Se trata del oficial Julián David Gámez Amaya, quien coordinó el Plan Candado para dar con el paradero de un grupo de secuestradores que tenía en su poder a un ciudadano.

La Policía fue alertada de la situación, por lo que se diseñó una estrategia para evitar que los delincuentes sacaran de la ciudad a la persona que fue plagiada y quien, de acuerdo con la información, era transportada en un vehículo.

Según el reporte, luego de ser detectado el automotor, el mayor Gámez Amaya hizo presencia en una ladera, donde dos de los secuestradores se lanzaron al río Otún. Uno de ellos murió y el otro resultó con heridas de gravedad.

Mientras el secuestrador que conducía el vehículo fue capturado, el ciudadano, que había sido secuestrado, recuperó su libertad.

Pese al exitoso operativo, a partir de ese momento no se volvió a tener noticias del oficial, quien ha sido buscado en las aguas del río Otún.

“Los particulares se movilizaban en un vehículo en la calle 19 con carrera 9, allí suben a una persona en contra de su voluntad, por lo que se da aviso a las patrullas de turno para que inicien el Plan Candado”, señaló el comandante de la Policía Metropolitana de Pereira, coronel Javier Raúl Gallego Duque.

Agregó que “el vehículo logra ser interceptado en la vía que conduce de Pereira a Combia, cuando los delincuentes, al ver a los uniformados, descienden y emprenden la huida por zona boscosa. En el vehículo quedan la víctima y el conductor que fue capturado”.

Al referirse al mayor Gámez Amaya, señaló que llevaba aproximadamente 10 meses en la Metropolitana de Pereira y se encargaba como subcomandante de la estación de Pereira”.

A través de Twitter, el oficial señaló que “continuamos con la búsqueda de nuestro compañero, el señor Mayor Julián Gamez, nuestros uniformados trabajan sin descanso para encontrarlo”.

Se recordó que el mayor Gámez Amaya es conocido en la región por su labor social y su disciplina, que le ha merecido 123 reconocimientos durante su carrera.

Los organismos de emergencias de Pereira, así como miembros de la Policía, han adelantado las labores de búsqueda, sin que hasta el momento se conozca su paradero.

“Han estado muy entregados, desde la madrugada, sin descanso y han estado pendientes, entregando todo con el fin de lograr ubicar a nuestro compañero”, añadió el coronel Gallego Duque.

El mayor Gámez Amaya es casado y tiene un hijo de dos años de edad.

Después de conocerse el hecho, el comandante del Cuerpo de Bomberos de Pereira, Alejandro Arango, relató las circunstancias en que se procedió a la búsqueda inicial de los dos presuntos secuestradores y posteriormente, la del uniformado.

“Nos hacen un llamado por una persecución policiaca, llegamos a la escena donde al parecer dos personas se lanzan al vacío tratando de huir de los policías, se hace la búsqueda sin encontrar nada, y nos hacen un segundo llamado, ya que un mayor de la Policía también cayó la vacío”, señaló.

Posterior al primer rastreo sin resultados positivos, se procedió a una segunda búsqueda en la que una persona fue rescatada con laceraciones y contusiones y el cuerpo sin vida de otra. Sin embargo, hasta el momento no se ha podido determinar el paradero del miembro de la Policía Nacional.

Por su parte, el director de Gestión del Riesgo en Pereira, Alexander Galindo, indicó que la búsqueda se ha adelantado con buzos.

“Hay un plan de trabajo establecido. Un proceso de inmersión, una actividad de buceo que haremos en un punto específico donde tenemos indicios que podría estar ahí. Estamos Policía, Ponalsar, Ejército, Bomberos y Cruz Roja nos han venido apoyado con labores de rastreo en la orilla del río Otún y no hemos encontrado nada, por eso iniciaremos el proceso de buceo para determinar si descartamos la zona y hacemos un paneo más abajo”, señaló.

Indicó que las labores se han complicado debido a que para llegar a la zona hay que descender por una montaña inclinada que tiene alrededor de 50 metros de altura y es de difícil acceso.

“Es una pendiente muy pronunciada, hay que ingresar mediante un sistema de trabajo en altura con poleas y un proceso de planeación. Una vez descartado este punto, habría que iniciar río abajo, pero si se presentan lluvias habría que suspender actividades de búsqueda”, puntualizó.