nación

¿Dónde será velado el cuerpo de Darío Gómez? Esto es lo que se sabe

En la capital antioqueña falleció el ‘Rey del Despecho’.


Familiares, amigos y seguidores se preparan para darle el último adiós al llamado ‘Rey del Despecho’, Darío Gómez, quien falleció en la últimas horas en la ciudad de Medellín (Antioquia), tras presentar problemas de salud.

Gómez, quien era considerado como uno de los pioneros de la música popular, falleció en la noche de este martes 26 de julio en la Clínica de las Américas de la capital antioqueña, en donde fue ingresado en estado de inconsciencia, según informó el centro médico.

El interprete de Daniela llegó al centro asistencial sin signos vitales y fue llevado a sala de reanimación, “en donde se le realizaron maniobras avanzadas de resucitación cardiopulmonar sin que dieran resultados y finalmente se declara su muerte a las 7:31 p. m.”.

Tras conocerse el fallecimiento, familias, colegas y todo un país ha lamentado la inesperada partida del artista, cuyo cuerpo será llevado este miércoles, 27 de julio, al Coliseo Iván de Bedout en la Unidad Deportiva Atanasio Girardot.

Hacia las 9:00 a. m., según conoció SEMANA, iniciará la velación y el cuerpo de Gómez permanecerá en cámara ardiente hasta el viernes al mediodía. Sin embargo, antes del traslado, decenas de fanáticos arribaron a la sede de Medicina Legal, buscando darle el último adiós.

Una fiesta, al buen estilo antioqueño con pólvora y trago, se convirtió el espacio a las afueras del sitio forense, y allí fueron entonadas canciones como Por las calles de un amor y Aquí sobro yo, éxitos de más de siete años lanzados por el cantante.

“Aquí me encuentro bien y pienso emborracharme, por la mujer que conmovió mis sentimientos...” “Sufriré cuando este ausente al ver que todo acabó, pero tengo que ser fuerte, aquí estoy sobrando yo...” entonaron los seguidores.

Así fue la vida y carrera musical del ‘Rey del Despecho’

Lejos de cualquier palacio que responda a su apelativo de ‘rey’, Darío Gómez llegó al mundo el 6 de febrero de 1951, en San Jerónimo, Antioquia, en un humilde hogar campesino.

Como joven de campo debió crecer entre la naturaleza y apoyar a su familia en las labores de agricultura.

Sin embargo, muy joven descubrió que su cantar, literalmente, era otro talento, y empezó a componer versos a los 14 años. La casita vieja fue la primera canción que salió de su inspiración mientras estaba en el colegio.

Trabajó como mecánico mientras conseguía apoyo para incursionar en la música. Tenía 12 hermanos, por eso era tan difícil decirles a sus padres que se iría de la vereda Los Cedros para cantar.

Sin embargo, su abuelo materno le regaló un tiple y se aventuró con su voz, sus composiciones de joven y su amor a la música a buscar oportunidades en Medellín, Armenia y hasta en Venezuela.

De tanto probar suerte, un día la vida lo llevó hasta la puerta de Codiscos a finales de la década de los 70. En la disquera vieron en su talento un diamante por pulir y le dieron la oportunidad de grabar con su hermano Heriberto Gómez a dúo, bajo el nombre de Los Legendarios. Empezó a tocar el cielo del éxito cuando le dedicó a su hermana Rosángela Ángel perdido, quien había fallecido, y en medio del dolor logró vender más de medio millón de copias.

Desde 1977 y hasta 1982 se mantuvo en la agrupación. Se convirtió en director artístico de la disquera y con autoridad quiso probar suerte con la música parrandera y el grupo que llamó Los Viejitos Verdes. En 1985 debutó como solista.

Codiscos fue su trampolín. Se atrevió a irse de una de las más importantes empresas musicales de Colombia y fundar su propia productora, Discos Dago. Ahí se convirtió en el rey de los despechados, cantándole al desamor y la traición.