política

¿Hora de restablecer las relaciones con Venezuela? Lo que está en juego

El cambio de gobierno en Colombia podría traer un reajuste en las relaciones diplomáticas con Nicolás Maduro.


El complejo panorama que vive el mundo por la guerra entre Ucrania y Rusia ha trastocado a todos los países, y Colombia no ha sido la excepción. América Latina juega un rol importante y Colombia y Venezuela son dos referentes. Mientras nuestro país está con la Otan, Estados Unidos y las naciones europeas que cuestionan el comportamiento de Vladimir Putin, Nicolás Maduro es aliado del presidente ruso.

Ese ajedrez geopolítico se ha metido de lleno en las elecciones presidenciales y algunos hablan de supuestos planes de injerencia indebida de Venezuela y Rusia en la etapa electoral que se avecina en Colombia.

En ese contexto, es relevante saber lo que piensan los candidatos sobre Venezuela y si restablecerían las relaciones con el régimen de Maduro.

Esto teniendo en cuenta que el presidente Iván Duque apostó por no conversar con Maduro y, por el contrario, estableció un cerco diplomático internacional para tratar de presionarlo a abandonar el poder.

Los candidatos se han pronunciado sobre qué harían si llegan a la Casa de Nariño. Aunque todos han cuestionado a Maduro, ha habido unos más duros que otros. Varios han coincidido en que buscarían solucionar las diferencias.

Federico Gutiérrez dice que no reconocería el régimen de Maduro y que, al igual que el presidente Duque, seguiría buscando acciones internacionales que lleven a que el dictador deje el poder. En medio de sus declaraciones relacionó a Petro con Putin.

“El Putin colombiano es Petro. Aquí cuando uno mira todo el contexto de lo que está pasando y cómo se pone en riesgo las democracias y las libertades como está ocurriendo en Ucrania, vemos nosotros cuál es el riesgo que tenemos con un país como Venezuela. Yo no restablecería relaciones con Maduro. Es más, a Maduro lo que hay que hacer es seguirlo denunciando internacionalmente”, señaló Fico.

Aclaró que en cambio buscaría ayudar a los venezolanos que han sido víctimas de las medidas del Gobierno venezolano.

Otro de los que se ha mostrado en contra de ese propósito es Óscar Iván Zuluaga, porque considera que es una “dictadura que se ha transformado en un Estado mafioso”. “No se puede tener relaciones diplomáticas. La estrategia de Colombia es lograr una transición para que se den elecciones libres y regrese la democracia”.

Sin embargo, el aspirante del Centro Democrático está de acuerdo en reabrir las fronteras. De hecho, en diciembre, le pidió al presidente Duque, junto a otros líderes del Centro Democrático, que abriera el paso por el Puente Internacional Tienditas con el objetivo de tener mayor control al comercio y beneficiar a esas comunidades.

Pero prácticamente el resto de candidatos pide que haya un cambio de estrategia con respecto a las relaciones con Venezuela.

El ingeniero Rodolfo Hernández, por ejemplo, ha dicho que las restablecería.

Lo mismo dijo Álex Char, en una entrevista con Noticias RCN, donde aseguró que si es presidente a los 15 minutos pediría la extradición de Aida Merlano, lo que se entiende que reconocería a Maduro. A pesar de esas declaraciones, Char ha dicho que Merlano sirve a los intereses de esa dictadura y que las declaraciones de la excongresista en su contra forman parte de un complot para favorecer a la izquierda.

Del Equipo por Colombia, el candidato Enrique Peñalosa, de La U, también se mostró a favor de restablecer las relaciones con Venezuela. “Por supuesto”, dijo en medio del debate organizado por SEMANA y ‘El Tiempo’.

“Cuando se tienen relaciones diplomáticas no es porque uno sea amigo, sino porque hay que buscar desactivar al máximo las tensiones y garantizarle a Venezuela, por ejemplo, que nosotros no vamos a intervenir”, aseguró el exalcalde de Bogotá.

Gustavo Petro, por su parte, se ha mostrado a favor de conversar con Maduro. Ha dicho en varias ocasiones que, si llega a la Presidencia, desde el primer día buscaría ese propósito y ha dicho que es necesario volver a tender puentes. “No sé si Maduro sea presidente para esa época. Pero con el Estado venezolano hay que recuperar relaciones, porque lo que está causando es sangre y muertos. Le han entregado la frontera a la mafia”, aseguró.

Petro ha criticado sutilmente a Maduro con menor contundencia que los demás adversarios. “Es un tipo que no ha sido capaz de desligar a Venezuela del petróleo, es una persona que está dentro de las dirigencias de la política de la muerte”, ha dicho.

Esas palabras han generado el rechazo del dictador venezolano, quien recientemente se fue contra varios líderes de izquierda en la región, a quienes calificó de “cobardes”.

En el caso de los aspirantes de la Centro Esperanza, todos se han alineado en que restablecerían las relaciones con Venezuela si alguno de ellos llega al poder. En medio de un recorrido que hicieron hace unos meses en Cúcuta así lo anunciaron. “Nos comprometemos a renunciar a la diplomacia de micrófono y restablecer los canales de comunicación entre Bogotá y Caracas, en especial para atender asuntos binacionales urgentes como la pandemia, la migración y la seguridad”, dijeron de forma conjunta.

Alejandro Gaviria fue más allá y en entrevista con SEMANA aseguró que se tomaría un tinto con Maduro.

“Yo me tomaría un tinto con Nicolás Maduro diciéndole las verdades, tratando de tener una conversación honesta. No sería el ‘mejor amigo’ o el ‘nuevo mejor amigo’ de Nicolás Maduro, pero si Colombia fue capaz de conversar con las Farc, si la reconciliación ha hecho parte de la historia que queremos construir los colombianos para el futuro de nuestro país y si Venezuela es nuestro vecino y Nicolás Maduro es una realidad política de ese país, una conversación quizá pensando en esa transición democrática, yo creo que sería un acto de responsabilidad con el futuro de ambos países”, afirmó Gaviria.

Desde Venezuela están expectantes de lo que pueda pasar en las elecciones en Colombia. El ojo está puesto en quién pueda llegar a ser el presidente, ya que sin duda eso podría significar un cambio en las relaciones que se tienen con ese país.