Home

Nación

Artículo

El expresidente Iván Duque estuvo en la COP27, celebrada en Egipto, como embajador de la campaña global por la conservación. - Foto: AFP

entrevista

Iván Duque: “El mundo no puede vivir hoy sin petróleo”; la sentencia del expresidente que se contrapone a la idea de Gustavo Petro

El expresidente Iván Duque fue uno de los invitados especiales a la COP27, en Egipto, dado su papel activo en la discusión global sobre el cambio climático.

SEMANA: Expresidente, lo vimos participando activamente en la COP27...

IVÁN DUQUE: Hago parte del comité de seguimiento y promoción del mercado africano de bonos de carbono y lanzamos el primer reporte de la iniciativa. También dimos un paso importante con la creación de créditos de biodiversidad, que permiten llevar recursos a las comunidades más vulnerables del mundo mientras protegen el medioambiente. En la COP27 estuve en calidad de miembro y embajador de la campaña global por la conservación. Estamos promoviendo que más países declaren el 30 por ciento de sus territorios como áreas protegidas de aquí a 2030. Y, en la cumbre, compartí reflexiones de mi libro Camino a cero.

SEMANA: Lo hemos visto muy activo en estos temas, como expresidente.

I.D.: En el Gobierno lideramos la transición energética, declaramos más del 30 por ciento del territorio como área protegida, sacamos adelante la Taxonomía Verde y pusimos en marcha los primeros bonos verdes que emitió Colombia. Pero no solo eso. También impulsamos una estrategia de economía circular, los programas de recuperación de corales, los bonos de carbono azul, la protección de los manglares, entre otras. Es decir, tuvimos una gran agenda ambiental. Como senador saqué adelante la ley de movilidad limpia, llevo más de 20 años dedicado al tema ambiental y no solamente a escribir y analizar, sino a liderar temas, a seguir buscando soluciones efectivas para llevar recursos a la protección de la Amazonía.

SEMANA: El presidente Petro dijo en la COP27 que hay que buscar un mundo “sin petróleo y sin carbón”. ¿Está de acuerdo?

I.D.: En estas cumbres hay discursos técnicos y otros más políticos y dedicados a generar polémica. Aquí hay que entender una cosa: el mundo está en una transición energética, pero no puede vivir hoy sin petróleo, no está en capacidad de dar ese paso, los mismos países productores son conscientes de esa necesidad. El caso de Colombia es particular: no utiliza el petróleo y el gas para la generación de energía, prácticamente la cifra es irrisoria, pues más del 75 por ciento de la energía que consumimos viene generada por fuentes hídricas. En nuestro Gobierno pasamos de 0,2 por ciento de capacidad instalada de renovables no convencionales al 15 por ciento y, muy seguramente, el año entrante estaremos en el 20 por ciento. Colombia exporta casi el 50 por ciento del petróleo que produce y, gracias a eso, entran ingresos e impuestos fundamentales en nuestro país.

SEMANA: Es decir, no se puede acabar con esa industria...

I.D.: Desde el punto de vista ambiental, frente al petróleo, no estamos hablando de algo que nos cause un gran daño. Pero decir que se va a acabar con el petróleo sí envía un mensaje negativo. Los mercados hacen un cálculo y dicen “Esta gente, al cabo de unos años, no va a tener con qué pagarnos”, y empiezan a reaccionar con pánico. Y eso se ve reflejado en un aumento en las tasas de interés y una gran devaluación del peso.

SEMANA: ¿Colombia debe suscribir nuevos contratos de exploración y explotación petrolera?

I.D.: Los contratos de exploración no generan detrimento. Recibí reservas a cinco años, y las extendimos a ocho. La exploración se hace para mantener vivas las reservas y tener fuentes de ingresos. Los hidrocarburos han servido para que Colombia utilice la riqueza del subsuelo para enfrentar la pobreza del suelo. Si se mata ese sector, sencillamente vamos a matar la principal fuente de ingresos. Colombia no tiene ninguna agenda para sustituirlos.

SEMANA: ¿Qué puede ocurrir si seguimos por ese camino?

I.D.: Miremos a Canadá: tiene petróleo y gas, pero al mismo tiempo es una potencia en energías renovables no convencionales. Tiene minería responsable, pero es una potencia en materia de conservación. Además, tiene una de las mejores agendas ambientales. Aquí hay que dejar de ver a los sectores como enemigos ideológicos. La principal empresa petrolera de Colombia es del Estado, y si matan a la gallina de los huevos de oro, matan a Ecopetrol, y si matan a Ecopetrol, están matando a una empresa que es de las que más contribuye con impuestos. La seguridad energética no es ideológica, tiene que haber un balance entre energía y medioambiente.

SEMANA: ¿Cuál es su llamado al presidente Petro?

I.D.: La Ley de Acción Climática que promovió mi Gobierno fue aprobada por unanimidad en el Congreso. La votaron todos los partidos. En asuntos climáticos, no podemos estar con diferencias de carácter ideológico. Nosotros, como país, hemos puesto por delante la ciencia y la necesidad de tener una transición. Colombia, en este sentido, debe mantener ese sentido de unidad.