nación

Profesora es denunciada por asesinar a un perro frente a sus estudiantes

El caso ya fue puesto en conocimiento de las autoridades y de la Secretaría de Educación de Jericó, Antioquia.


Un nuevo caso de maltrato animal se registró en Colombia, esta vez en la vereda Palenque, en Jericó, departamento de Antioquia, donde los estudiantes del Colegio San Francisco de Asís reportaron el acto salvaje que tuvo una de sus profesoras con un perro que frecuentaba las instalaciones. De acuerdo con los educandos, la docente no tuvo reparo en dar algunos puntapiés al indefenso animal, el cual murió debido a la gravedad de las heridas.

La denuncia de este caso fue realizada por medio de la cuenta de Twitter de Conexión Animal, en la que lamentaron el triste fallecimiento de Tony, como lo conocían los trabajadores, estudiantes y visitantes de la institución.

“En el municipio de Jericó, una docente de la escuela de la vereda Palenque asesinó a golpes (puntapiés) frente a sus alumnos, a Tony, un perro que frecuentaba los salones de la escuela. Quienes lo conocían dicen que era amigable con los niños, juguetón, cariñoso y noble”, escribió la organización animalista en la red social.

Asimismo, explicó que el caso ya fue denunciado a las autoridades competentes para que sean estas quien hagan justicia frente a la muerte del perro. “También la Secretaría de Educación iniciará proceso interno contra la docente”, añade la información.

Por último, Conexión Animal comunicó que la comunidad del sector, así como padres de familia, estudiantes, demás trabajadores del colegio y grupos animalistas que conocieron los hechos, “harán un plantón para exigir justicia por Tony”. La actividad iniciará a las 3:00 p. m. del próximo domingo 27 de febrero.

“Cuál es el nombre de esa malp%&/#$”; “Me encantaría tanto saber dónde vive esa maldita” y “Dizque docente. Deberían encarcelarla. ¿Qué ejemplo les da a sus alumnos? Estas vainas me dan rabia, impotencia”, son algunos de los comentarios de rechazo e indignación que dejaron los internautas en redes sociales.

Hombre propinó 18 machetazos a una yegua en Cundinamarca

Este acto de barbarie se suma a otro registrado el pasado 21 de febrero, cuando un hombre conocido como Miguel Rubio, propietario del criadero San Miguel, en el municipio de Vianí, Cundinamarca, denunció a uno de sus vecinos, identificado como Yéferson Humberto González Quiroga, quien, al parecer, habría ingresado a uno de sus establos con el único fin de herir a una de las yeguas que dormía en el criadero.

“Le metió 18 machetazos en la costilla y en el anca. El hombre no sé por qué haría un acto como este, si yo no tengo enemigos, no tengo problemas con absolutamente nadie”, dijo Rubio en un video compartido en redes sociales.

Aunque el animal sobrevivió a los vejámenes causados por su victimario, según su dueño, el dolor que pasó el animal fue excesivo, ya que además de las heridas dejadas por los machetazos, también tuvieron que cogerle “180 puntos” que, por supuesto, representaron una mayor tortura para la yegua.

En entrevista con SEMANA estuvo Alexandra Ramírez, familiar de Rubio, quien relató la forma en la que el hombre, sin dudarlo dos veces, ingresó a los establos del criadero para ejecutar el malévolo plan contra el animal.

“Se trata de una persona que con un machete y de manera cobarde hiere a una yegua (…). Llegó entre la noche del sábado 19 y la madrugada del domingo 20 de febrero con otra persona en una moto. Sacaron dos machetes. Él (González) en específico ingresó a la propiedad del criadero agrediendo a la yegua”, explicó Ramírez.

Luego indicó que todo había sido preparado con anticipación, pues, según relatos de algunos testigos, González Quiroga llegó a un “tomadero” de la zona para avisar que iba a lastimar a la yegua con el objetivo de hacer sufrir al dueño del animal.

“Luego de hacer esta barbarie, llegó nuevamente al lugar con los machetes llenos de sangre y hay varias personas que dan testimonio de ello”, añadió Ramírez.

Por último, agregó: “Me parece que esto no se debe permitir (el maltrato animal). Esto debe tener trascendencia y debe tener un pago (judicial) porque esto es un crimen. Pensémoslo: si fuera un niño, ¿qué pasaría? Esta persona, así como agrede un animal, perfectamente puede agredir a una persona. Y eso no tiene por qué ser tolerable y no tiene por qué quedar impune. Esta persona tiene que pagar”.