atlántico

Con llamadas de falsos policías, así es la nueva modalidad de extorsión en Barranquilla

Los delincuentes piden altas sumas de dinero amenazando con supuestos reportes policiales.


Mediante un audio revelado se dio a conocer la nueva modalidad de extorsión. El método corresponde a una llamada telefónica en la que un sujeto suplantaría la identidad de la Policía, indicándole a la víctima que un familiar tuvo un accidente, además que golpeó a otra persona y este debe asumir por los gastos y supuestos hechos ocurridos.

Durante la llamada, el sujeto procede a amenazar con realizar un reporte policial a supuestos superiores del mando policial, y de esta manera intentar intimidar a la persona que está extorsionando, para obtener el dinero.

“Primero que entienda la magnitud del problema que tiene su mamá. Ella me tiene con lágrimas en sus ojos diciéndome para que por favor le colabore, yo le digo que si tiene una persona a quien podamos llamar y así procedo para colaborarle”, se escucha en el audio conocido por SEMANA.

El presunto extorsionista comparte a la víctima los datos de la persona, con el propósito de persuadirlo y de esta manera realice el pago a una cuenta de ahorros según para los gastos médicos de la persona afectada en el falso accidente.

Precisamente, hace una semana el Gaula de la Policía advirtió otra modalidad de extorsión que se estaría ejecutando, en la cual los delincuentes fingen ser clientes que requieren cierto servicio de domicilio, citando a sus víctimas en direcciones lejanas, aprovechando para extorsionarlos con altas sumas de dinero a las empresas y familiares de los empleados que son secuestrados tras la prestación de dicho servicio.

Desde las cárceles del país, los extorsionistas realizan las llamadas solicitando desde servicios de salud, transporte, mantenimiento de aires acondicionados, hasta decoración de fiestas u otros servicios de domicilio.

Las víctimas se desplazan al lugar pactado para realizar la entrega, pero resultan ser zonas peligrosas y remontadas. Una vez en el sitio, reciben nuevamente una llamada indicándoles que hay francotiradores observándoles, por lo que no podrán huir hasta que su familia pague una millonaria suma de dinero para su rescate.

De esta nueva modalidad fue víctima un arquitecto de Barranquilla, quien habría sido contactado para la supuesta construcción de viviendas en el municipio de Malambo y se desplazó junto a un trabajador hacia una trocha donde permanecieron en su vehículo durante seis horas.

“Me llamaron y me dijeron: somos del Bloque Norte del ELN. Su esposo se metió por una trocha donde no debía, nos interrumpió una reunión de la organización, así que vamos a tenerlo secuestrado”, le contó Andrea Pinto, esposa del arquitecto, a Blu Radio.

“Me dio toda la información de nosotros, nuestras cédulas, cuántos hijos teníamos, la edad de los niños y cómo se llaman… Luego me pidió 25 millones de pesos y empezó toda una tortura psicológica diciéndome que, si no le doy la plata, iban a matar a mi esposo y yo lo iba a encontrar con tres tiros en la cabeza”, añadió.

Las víctimas lograron ser rescatadas por el Gaula de la Policía ante la denuncia de sus familiares.

Las autoridades afirmaron que en lo que va del año varias personas han sido extorsionadas por esta modalidad en Barranquilla y su área metropolitana, quienes por temor a denunciar han pagado las altas sumas de dinero para rescate.

El Gaula aconseja desconfiar de llamadas y mensajes de números no registrados o desconocidos, igualmente no proporcionar información personal ni confirmar datos o incentivos.

Ante estos casos, la ciudadanía puede denunciar de manera inmediata el delito en la línea de emergencia 165.