Las dragas destinadas para realizar este trabajo son extranjeras. Sin embargo, en muchos casos, los contratos no se han ejecutado en su totalidad.
Las dragas destinadas para realizar este trabajo son extranjeras. Sin embargo, en muchos casos, los contratos no se han ejecutado en su totalidad. - Foto: Cortesía Cormagdalena

nación

Histórico: Barranquilla tendrá draga propia y será de servicio público

Draga propia para el canal de acceso al puerto de Barranquilla podría ser posible en tres años y medio.

El problema en el canal de acceso en el Puerto de Barranquilla por la alta sedimentación del río Magdalena y las millonarias contrataciones de dragas internacionales podrían ser solucionados de manera definitiva con la adquisición de una draga expresamente para la realización de esos trabajos.

El coronel (RA) Germán Puentes Aguilar, director ejecutivo (e) de Cormagdalena, habló sobre el tema y dijo que seguir invirtiendo en contrataciones de esta maquinaria ya no era viable para la nueva mesa que precisamente se eligió el pasado martes 29 de noviembre.

Según Puentes Aguilar, el plan es la adquisición de una draga propia y que incluso sea fabricada en Colombia y en seis meses se adelantaran los estudios y los diseños de la misma, asegurando que podría ser posible finalmente en tres años y medio.

La idea de la compra de una draga para las labores en el Puerto de Barranquilla nacieron apenas en el mes de junio de este año después de un llamado desesperado del alcalde de la ciudad, Jaime Pumarejo al entonces Gobierno de Iván Duque, en medio de una crisis.

En ese momento la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) confirmó que la adjudicación del proyecto propuesto como solución al tema que fue llamado ‘la nueva APP del Río Magdalena’ fue declarada desierta; porque ninguna de las 40 empresas que estaban interesadas en invertir se presentó, y allí entonces intervino el gobierno.

En palabras de Duque, se trataría de una draga que “realice de manera permanente las actividades de excavación en el canal de acceso al Puerto de Barranquilla, para así mantener las condiciones de profundidad requeridas para el tránsito de embarcaciones y el arribo a la zona portuaria. En el entretanto se garantizará el dragado necesario”, desde entonces quedó abierta la posibilidad que hoy contempla el nuevo gobierno de Gustavo Petro.

Contratos tras contratos

Solo entre 2020, 2021 y 2022 el costo de contrataciones con dragas extranjeras ha sido aproximadamente de 100.000 millones de pesos.

En junio de 2019 fue seleccionada la firma belga European Dredging Company sucursal Colombia para realizar tareas de dragado y mantenimiento del canal navegable en el río Magdalena, exactamente en el hoy llamado “punto crítico” del sector de Bocas de Ceniza, con la draga Francis Beaufort.

Dicho contrato de obra tuvo un valor de 2.992.504.864 pesos y una duración de un mes para la remoción aproximada de 226.895 metros cúbicos de sedimentos. La interventoría estuvo a cargo de la firma Consorcio Dragado Bocas y el costo de este último contrato fue de 86.912.840 pesos. Para el mes siguiente, en julio del mismo año, la draga ya era otra, una llamada Lelystad, operada por la empresa Van Oord International Dredging And Offshore Contractor, y con la que esperaban remover un volumen aproximado de 226.895 metros cúbicos de sedimentos.

Pero en septiembre del mismo año llegó a la zona para las mismas obras la embarcación de bandera China Hang Jun 5001, con fecha de terminación del 31 de diciembre de 2021. En febrero de 2021 arribó a Barranquilla la draga Bartolomeu Dias, de la empresa European Dredging Company, la misma que prestó los servicios en 2019, pero esta vez con un contrato adjudicado por Findeter por un valor de 13.418 millones de pesos y un plazo de tres meses.

Cinco meses después, en julio, cuando el calado del canal de acceso del puerto llegó a 6,7 metros, y fueron paralizadas las operaciones del sector portuario, llegó la draga Taccola, de la compañía Jan de Nul, desde Jamaica. Y justo en ese momento crucial para el sector portuario, en agosto, la draga sufrió una falla técnica, una avería eléctrica que la hizo detener las labores por varios días.

En ese momento, y ante el requerimiento de Cormagdalena al contratista, fue solicitada nuevamente la Bartolomeu Dias para reemplazar la Taccola, y tras cerca de día y medio de navegación desde Curazao llegó al puerto.