Tarifas de energía, navegabilidad del río y tren del Caribe: peticiones del alcalde Pumarejo ante el Senado
El alcalde aseguró que las tarifas altas han traído pobreza a los caribeños - Foto: cortesía de la alcaldía de Barranquilla

nación

“Merecemos respeto y equidad. El problema de energía en el Caribe debe ser compartido a nivel nacional”: alcalde de Barranquilla sobre tarifas en la región

El mandatario dijo que los problemas con las tarifas de energía traían como consecuencia la pobreza monetaria y la inequidad.

El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, se volvió a pronunciar este lunes 5 de diciembre sobre las tarifas de energía en la ciudad de Barranquilla y la región Caribe, asegurando que están generando pobreza, inequidad y falta de competitividad en el territorio.

Por lo anterior, el alcalde distrital y quien ha abanderado el tema con la aprobación de sus homólogos hizo una nueva petición al Gobierno nacional.

Según dijo Pumarejo, es necesario que el tema ”se debata y se corrija rápidamente. El Congreso debe apoyarnos mediante el presupuesto; exigiendo y generando las partidas que puedan hacer que este problema sea compartido a nivel nacional. Somos todos ciudadanos de Colombia y estamos pagando, en promedio, entre 30 y 40 % más que el resto de los colombianos”, precisó el mandatario.

El alcalde indicó que los ciudadanos de estrato 1 en Barranquilla y el Caribe no pueden seguir pagando alrededor de 250.000 pesos de consumo eléctrico, cuando saben que eso no es lo que han consumido.

“Nosotros merecemos respeto y equidad, así que merecemos que este tema se debata y se corrija rápidamente. Sabemos que el Ministerio de Minas y Energía está trabajando en un procedimiento para generar eso, y esperamos que llegue rápido porque cada día que pasa estamos empobreciendo más a una región y estamos generando inequidad”, aseguró el alcalde.

Además, calificó como injusto e incriminatorio que en otras regiones del país aseguren que en la región Caribe “nos merecemos nuestra suerte porque no pagamos nuestro servicio. Eso es mentira, además es irrespetuoso y la única frase que les podríamos lanzar frente a ese improperio es decirles: mandan cáscara, porque nosotros bastante que hemos financiado los errores de otras regiones, o es que acaso no estamos pagando las grandes obras del interior del país con nuestros impuestos también”.

Investigan presunto envenenamiento en Barranquilla

Un lamentable y extraño caso está en manos de las autoridades de Policía y Fiscalía General de la nación en la capital de Atlántico, tras conocerse la muerte de un menor de edad y el grave estado de su hermano luego de ingerir una bebida gaseosa proporcionada por su padrastro, que los dejó con síntomas de intoxicación y terminó arrebatándole la vida a uno de ellos.

El hecho ocurrió en el barrio Nueva Esperanza, en el municipio de Soledad, en el Área Metropolitana de Barranquilla el pasado viernes 2 de diciembre, según dijeron los familiares de las víctimas, los menores se tomaron una bebida que les había regalado su padrastro, con quienes estaban de visita junto a la madre por ser su temporada de vacaciones por Navidad.

En el momento en el que se presentó la emergencia por síntomas de aparente intoxicación, convulsión, entre otros, ambos niños fueron trasladados al Hospital La Misericordia, ubicado en el barrio La Central del municipio, y posteriormente uno de ellos, de siete años, con más complicaciones fue remitido a la clínica Adelita de Char del mismo municipio, donde finalmente se registró su deceso.

En la Clínica Adelita de Char, se produce el deceso de Adolfo Venera Gutiérrez, siete años, trasladado a la Clínica La Misericordia y remitido a la Clínica Adelita de Char, donde se produce su deceso. Hechos ocurridos en la transversal 6, barrio Nueva Esperanza, donde manifiesta la madre del menor, que este se encontraba consumiendo bebidas gaseosas y galletas, presentando síntomas de intoxicación, de este mismo hecho resultó intoxicado el menor cinco años”, señaló la Policía Metropolitana, mientras que funcionarios del CTI de la Fiscalía tomaron pruebas de la bebida.

Otro de los niños de tan solo cinco años continúa bajo revisión médica en el hospital La Misericordia, desde el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar seccional Atlántico, dijeron a SEMANA que ya tiene conocimiento del caso, pero que por el estado de salud del menor y las pruebas de Medicina Legal aún no pueden intervenir.

Se asignó una defensoría de familia para la atención del caso y se está a la espera de la evolución médica del otro niño, hasta ahora es lo que podemos decir, pues porque el niño que falleció Medicina Legal está siendo los exámenes y son quienes determinaran el tema y con el otro niño debemos esperar que se recupere”, dijo una fuente desde el instituto seccional Atlántico.