La mandataria aseguró que ya está listo el prototipo de lo que será el comedor, los kioscos, cocinas y una zona de arborización frente al mar.
La mandataria aseguró que ya está listo el prototipo de lo que será el comedor, los kioscos, cocinas y una zona de arborización frente al mar. - Foto: Gobernación de Atlántico

nación

Para diciembre esperan terminar ordenamientos de playas en Atlántico

El proyecto de infraestructura turística contempla una intervención urbana y paisajística en dos playas del departamento del Atlántico.

Este martes 30 de agosto la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, inspeccionó las obras de ordenamiento de las playas que se adelantan en el municipio de Puerto Colombia, tras un recorrido la mandataria de los atlanticenses aseguró que los trabajos estarán terminados para el próximo mes de diciembre.

Los trabajos impulsados por las autoridades gubernamentales se realizan en las playas del Country y Sabanilla II, hasta ese sitio llegó la mandataria para verificar el mobiliario que tendrán, con el fin de que puedan entrar en funcionamiento en el tiempo previsto.

“Estamos en las playas de Country y Sabanilla, como vemos ya nos hicieron el prototipo de lo que va a ser el comedor, cómodos kioscos instalados con mucha sombra; atrás vamos a tener las cocinas y adelante tendremos una zona de arborización, con palmeras, unos kioscos que llegan a la arena y una serie de carpas, para que la gente pueda disfrutar cerca al mar un día de sol”, destacó la gobernadora.

De acuerdo con lo manifestado por la mandataria, con las obras de ordenamiento, habrá espacio para todas las posibilidades de entretenimiento y para la práctica de deportes de playa.

“Además, brindará tranquilidad a las familias porque estarán en unas playas seguras, limpias, con lugares de esparcimiento y una variedad de opciones para el disfrute. Serán un referente local y nacional, ya que tendremos las mejores playas de entretenimiento del país”, resaltó Noguera.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Económico del departamento del Atlántico, Luis Humberto Martínez, señaló que se está trabajando para poder dotar a las playas Country y Sabanilla II de la mejor infraestructura posible, con el propósito de posicionar al Atlántico como un destino vacacional de sol y playa en el Caribe colombiano.

“Este trabajo de ordenamiento de playas e infraestructura turística en Puerto Colombia es modelo a nivel nacional, sin precedentes en el Atlántico y en el país. Esta intervención va a permitir el disfrute de los turistas locales, nacionales e internacionales en unas playas organizadas, con una oferta acorde a sus necesidades y, por eso, la administración departamental se ha empeñado en ejecutar estas importantes obras, que van a seguir impulsando y reactivando el turismo en el departamento”, indicó Martínez.

Según las autoridades, la inversión en infraestructura turística, es la gran apuesta para aumentar la competitividad en el departamento del Atlántico en el escenario nacional e internacional.

“Además, para generar un desarrollo de vanguardia y sostenibilidad en los espacios turísticos, también se apuesta por ofrecer condiciones de disfrute y accesibilidad universal”, señalaron las autoridades.

Polémica en playas de Cartagena

En menos de una semana, turistas denunciaron cobros excesivos en las diferentes playas de Barú, zona insular de la ciudad de Cartagena. Esta vez, es el caso de unos visitantes ecuatorianos que deseaban comer un almuerzo típico de la región.

Para su sorpresa, al llegar la cuenta el total indicaba que eran 600 dólares estadounidenses, es decir, lo equivalente a 2.636.358 pesos colombianos, por dos mojarras y cuatro cervezas. Los hechos ocurrieron en Playa Tranquila.

Los turistas al ver que era alto el costo, preguntaron a una familia que se encontraba por la zona si el cobro era justo y les respondieron que no y que efectivamente estaban siendo robados. Los afectados y la ciudadanía que se encontraba cerca decidieron reclamarle al restaurante.

Hechos como estos han sido recurrentes en los días y el último caso fue el de un influenciador que aseguró que le cobraron 600 mil pesos por un masaje.