nación

Cayó integrante del ELN que participó en secuestro de reconocido empresario de Santander

Por este hecho ya habían capturado a otro delincuente.


Un hombre identificado como Juan Carlos Patiño Ramírez fue capturado y judicializado por las autoridades en el departamento de Santander, luego de que se le vinculara con la presunta participación en el secuestro de un reconocido finquero del municipio de Sabana de Torres.

Patiño Ramírez, de 29 años, sería parte del frente Efraín Pabón Pabón de la guerrilla del ELN, específicamente con las redes de apoyo al terrorismo, según informó el Ejército.

“En un operativo realizado en Sabana de Torres, fue capturado un integrante del ELN responsable del planeamiento y ejecución del secuestro de un importante empresario santandereano en el año 2019. Con este individuo ya son dos los capturados por ese delito, ya que en 2020 se había capturado a alias El Mono, otro integrante del ELN”, explicó el coronel Siervo Tulio Roa, comandante de la Quinta Brigada del Ejército.

En medio del procedimiento judicial a Juan Carlos, según las autoridades, le fue hallada arma de fuego, un proveedor y cartuchos para la misma sin documentos legales para su porte. Así las cosas, este hombre fue dejado a disposición de la Fiscalía como presunto responsable de los delitos de secuestro extorsivo y agravado, extorsión grado tentativa y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas y municiones de fuego.

“Agradecemos todas las denuncias que la comunidad hace contra estos individuos que atentan contra esta región. Siempre vamos a necesitar de la comunidad y por eso, les pido el favor que cerremos filas en contra del delito y el crimen”, concluyó el comandante Roa.

Así fue el secuestro

El 2 de abril de 2019 Diego Andrés Patiño Rincón, un reconocido empresario del municipio de Sabana de Torres, vivió una de las peores experiencias de su vida, cuando un grupo de hombres armados apareció en su finca, ubicada en la vereda Puerto Limón, y se lo llevaron a la fuerza.

El secuestro de inmediato fue reportado ante el Gaula del Ejército y en seguida se inició una exhaustiva búsqueda para dar con el paradero de los secuestradores, quienes para ese momento se identificaron como miembros del ELN, y así poder rescatar al finquero.

Los días siguientes los delincuentes no se comunicaron con la familia de Diego Andrés, por lo cual la angustia incrementaba. Sin embargo, los investigadores del Gaula los tenían rastreados, pues en el hecho habrían cometido muchos errores.

El 5 de abril de ese año y luego de la presión ejercida por los militares, los secuestradores escaparon del lugar donde tenían retenido a Patiño Rincón, ya que no tenían forma de enfrentar a las autoridades. Tampoco alcanzaron a cumplir el propósito del plan, que era apoderarse de una millonaria suma de dinero mediante exigencias económicas.

Diego Patiño, que para ese entonces tenía 30 años, fue hallado en la vereda El Conchal del municipio de Lebrija.

En medio de las investigaciones se estableció que uno de los secuestradores era un familiar cercano a la víctima. Se trata de Juan Carlos Patiño Ramírez, quien precisamente fue capturado en el mismo municipio donde secuestró a su primo.