valle del cauca

Así se prepara Cali ante la llegada de la viruela del mono al país

La secretaria de Salud de la capital del Valle, Miyerlandi Torres Agredo, dijo que no se han registrado casos sospechosos en el departamento.


Luego que el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud confirmara tres casos de la viruela del mono en Colombia; la secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres Agredo, se pronunció dando un parte de tranquilidad a los vallecaucanos indicando que no hay casos sospechosos en el departamento.

“No tenemos ningún caso identificado y ni siquiera sospechoso o en estudio. Desde la secretaría estamos implementando acciones como capacitaciones a los médicos de urgencias, auxiliares y enfermeros para que inmediatamente se puedan notificar, iniciar el proceso de aislamiento y el cerco epidemiológico que se hace en cual enfermedad infecciosa”, señaló.

La titular de esta dependencia también dijo a los ciudadanos tener en cuenta los síntomas de alerta, puesto que esta patología puede confundirse con la varicela.

Primeros síntomas de la viruela del mono:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Dolor de espalda.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Escalofríos.
  • Fatiga.

Luego de varios días pueden aparecer erupciones cutáneas (bien sea en la cara, las palmas de las manos, las plantas de los pies o en el resto de la piel en todo el cuerpo), además de lesiones, pústulas y costras.

Vale hacer la claridad de que sus síntomas suelen desaparecer al cabo de dos o tres semanas, que es el tiempo en que se estima termina la enfermedad. Esta patología fue identificada en humanos en 1970 es considerada menos peligrosa que la viruela, de la misma familia, erradicada en 1980.

El brote conocido como viruela del mono, o ortopoxvirus símico, se trata de una enfermedad rara provocada por un virus transmitido por animales infectados. Pero en lo que se conoce actualmente -es decir, en 2022-, la transmisión entre humanos se ha vuelto preponderante.

“Ante la presentación de alguno de estos síntomas y si estuvo en contacto con un caso sospechoso, llamar a su EPS o acudir al centro de salud más cercano”, mencionó Claudia Cuéllar, directora de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud en Colombia.

Asimismo, el Ministerio de Salud aseguró que, “en la mayoría de los casos, estos síntomas desaparecen en unas pocas semanas, pero advierten que en algunas personas pueden provocar complicaciones médicas e incluso la muerte”.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recientemente hizo un llamado a la vigilancia y la transparencia frente al inusual brote de viruela del mono en el mundo.

Frente a esta situación, la OMS reunió a expertos internacionales para determinar si la situación constituye o no una “emergencia de salud pública de alcance internacional”, como ocurre con la pandemia de la covid-19.

La viruela del mono está en Bogotá y Medellín

Este jueves, 23 de junio, el Ministerio de Salud confirmó tres casos de la viruela símica en Colombia, luego de analizar pruebas médicas.

Las autoridades invitan a la población a “no entrar en pánico y conocer las manifestaciones de esta enfermedad para que, en caso de presentarlas, se acuda a los servicios médicos de inmediato”.

De acuerdo con el boletín del ministerio, dos casos están registrados en Bogotá con antecedentes de viajes a Europa. El otro paciente se encuentra en Medellín, en donde un adulto joven también fue aislado y con rastreo de contactos finalizado, indicó la entidad.

Por su parte, Franklyn Prieto, director de vigilancia en salud pública del INS, aseguró que la entidad dio lineamientos a los servicios de salud y reforzó la vigilancia ante esta enfermedad.

Se mantiene la indicación de revisar signos de viruela símica en personas con nexo epidemiológico con un caso confirmado o probable, o con antecedente de desplazamiento a ciudades en donde se han confirmado brotes, como con antecedente de viaje a zonas endémicas (África)”, afirmó el funcionario.

Cabe mencionar que la viruela símica no se considera muy contagiosa, pues se requiere un contacto físico muy cercano para que se propague entre las personas.