valle del cauca

Cali: la trágica historia de la mujer que encontraron muerta, amarrada de manos y pies en Siloé

La mujer fue identificada como Patricia Walles, de 66 años de edad.


Un nuevo hecho de violencia tiene consternada a la comunidad caleña. Se trata del reciente asesinato de una mujer de 66 años de edad, identificada como Patricia Walles, quien el pasado martes 5 de julio, en horas de la mañana, fue encontrada sin vida en su propia vivienda, según sus familiares, amarrada de manos y pies con signos de violencia.

El trágico hecho ocurrió en la calle 3 oeste con carrera 49, en Siloé, sector El Castillo, donde le habrían quitado la vida a Patricia, aparentemente, por medio de asfixia.

“Mucha gente está especulando que la mataron por robarle un dinero que ella se había ganado, pero eso es falso. Estamos esperando que Medicina Legal nos entregue el cuerpo y el dictamen, además de los resultados de la investigación que ya se encuentra adelantando la Policía”, le dijo a SEMANA una de las nueras de Patricia.

La mujer también contó que la señora Walles era comerciante; en su propia vivienda trabajaba como independiente haciendo toldillos y ropa para bebés. “Las máquinas con las que ella trabajaba están en su casa, no se las robaron. Ella era una persona muy alegre, rumbera, carismática y se hablaba con todo el mundo”, dijo la esposa de uno de los hijos de Patricia; precisamente el que encontró la escabrosa escena.

“Ella venía a diario donde nosotros porque vivimos muy cerca. El domingo la llamamos y no contestaba el celular, igualmente el lunes que intentamos comunicarnos con ella para almorzar. Entonces mi esposo fue a buscarla ayer a la casa y fue quien la encontró”, relató la mujer.

De otro lado, el segundo hijo de Patricia dijo que la última vez que habló con su madre fue el pasado sábado, 2 de julio. “Perdimos contacto el domingo. Suponemos que ella todavía estaba celebrando porque era una persona muy alegre, compartía con mucha gente, era una buena persona. Entonces era puente festivo y pensamos que estaba festejando, como a ella le gustaba”, contó.

Sin embargo, como narró su nuera, el hombre dijo que empezaron a tener sospechas sobre su bienestar porque ella nunca pasaba tanto tiempo sin contestar el celular.

“Le dije a mi hermano que fuera a la casa porque ya era imposible que tanto tiempo mi mamá estuviera con el celular apagado, pensé que algo pasaba. Efectivamente, fue a la vivienda donde vivía mi madre, encontró un candado con la llave quebrada y le tocó volar las chapas, en ese momento él me llamó, me comentó lo que estaba pasando; ahí dije: ‘Algo malo sucedió'”, manifestó.

Según relató el hombre, su hermano subió hasta el segundo piso de la casa y se encontró con la escena más escalofriante que haya podido ver en su vida, la vio amordazada.

“Me cuenta mi hermano que ella estaba con una especie de cobija enrollada en el cuello. Además, la amarraron de manos y pies. Cuando me informó yo estaba en Candelaria (Valle del Cauca), me vine de inmediato. Cuando llegué, vi la casa llena de policías, no me dejaron verla”, contó.

El ciudadano también dijo que en el lugar había poca sangre y, al parecer, hubo forcejeo. “Mi mamá como que luchó por su vida porque tumbaron un muro y en las manos tenía el cabello de una mujer. Me imagino que eso servirá como prueba”, dijo.

Aunque este caso ya está en manos de las autoridades, el hijo de la señora Patricia Walles contó que ella había ayudado a una pareja, al parecer, de nacionalidad extranjera, que se estaban aprovechando de ese apoyo.

“El caso es que mi mamá aceptó a estas personas en la casa, les sirvió porque no tenían nada, como dice el cuento, una mano atrás y otra adelante. Mi mamá les prestó una cama y una colchoneta. La mujer había llegado embarazada; cuando tuvo el bebé, mi mamá les dio un toldillo, les regaló un corral y para rematar, nunca le pagaron los arriendos, le debían dos meses”, señaló.

Por el momento, la Policía Metropolitana de Cali se encuentra investigando el terrible caso.