nación

Cierran empresa de ambulancias involucrada en accidente en Cali que dejó una mujer muerta

Se trata del Grupo Empresarial Alianza RGA SAS. El alcalde Ospina también instauró denuncias penales.


Tras el accidente de dos ambulancias en el barrio El Lido de Cali, que dejó una paramédica muerta y cuatro personas heridas este martes, las autoridades locales cerraron temporalmente una de las empresas operadoras involucradas. Se trata del Grupo Empresarial Alianza RGA SAS, cuya oficina fue sellada en la mañana de este miércoles.

El cierre fue efectuado por el alcalde Jorge Iván Ospina, quien instauró denuncias penales por el reciente accidente, y Miyerlandi Torres, secretaria de Salud de la capital del Valle del Cauca. Según Torres, la empresa RGA no permitió la revisión de los requisitos mínimos para prestar el servicio de las ambulancias.

“Este cierre es en consonancia de que (la empresa) está obstaculizando la visita y la validación de los estándares y la verificación del cumplimiento del marco normativo para la prestación del servicio”, dijo la funcionaria.

Resaltó, además, que apenas el lunes a dicha empresa le suspendieron el funcionamiento de una ambulancia que no tenía insumos y medicamentos exigidos para prestar el operar.

SEMANA conoció que el Grupo Empresarial Alianza RGA SAS tenía a su cargo la ambulancia que iba en contravía y en aparente exceso de velocidad, al parecer a más de 90 km/h. Cabe destacar que los dos vehículos accidentados registran infracciones de tránsito.

Sumado este cierre temporal, Ospina denunció este martes ante la Fiscalía General de la Nación a los representantes legales de las empresas operadoras de las ambulancias y a los conductores de estos vehículos.

“Se han convertido en potenciales homicidas (...) llegó el momento de que este tema de las ambulancias lo resolvamos con la ley”, aseguró el mandatario. Y agregó: “Creo que hay dos irregularidades muy grandes. Una es que quien asume la conducción de una ambulancia debe ser una persona responsable, respetuosa de las señales de tránsito y no debe asumir una circunstancia violenta en el volante; y la otra es que no pueden existir incentivos perversos de clínicas que estén pagando para que les lleven los pacientes”.

Además de las denuncias penales, el alcalde de Cali prometió que las autoridades embargarían los vehículos que no cumplan requisitos legales y que deben entre diez y quince infracciones de tránsito.

“Esas son estrategias adicionales para reducir esta guerra que hoy ocurre en Cali por los pacientes que han sufrido accidentes de tránsito. Esto no debería ocurrir, quien se asume como paramédico o conductor debería convertirse en un salvador de vidas, no alguien que pone en peligro la vida”, reflexionó el mandatario. Añadió que las ambulancias están tratando a los pacientes “como mercancía, como si se tratase de individuos que valen por la posibilidad del dinero”.

La secretaria de Salud de Cali, Miyerlandi Torres, confirmó que las ambulancias involucradas se dirigían a atender un accidente reportado por chats de WhatsApp. “Hago un llamado a que la comunidad reporte los casos en las plataformas formales, a través de la línea 123″, insistió Torres.

La víctima fatal del accidente es una paramédica identificada como Leidy Johana Reina. “Tres personas siguen hospitalizadas en condiciones críticas. Tenemos un joven de 23 años con trauma craneoencefálico y trauma de tórax, entre la vida y la muerte; otra persona con trauma de tórax, de 33 años, evolucionando; y una señora que cruzaba como peatón por la vía y que infortunadamente también está en una unidad de cuidados intensivos por un trauma craneoencefálico”, dijo la secretaria de Salud de Cali. SEMANA conoció que la cuarta persona herida, una mujer, se negó a ser hospitalizada, razón por la que no aparece en el balance entregado por la funcionaria.