Home

Cali

Artículo

Irene Salome Burbano, la mujer que denunció abuso sexual por parte de un directivo de Univalle.
Irene Salomé Burbano, la mujer que denunció abuso sexual por parte de un directivo de Univalle. - Foto: Foto: tomada de Instagram @burbano.salome

nación

Profesor de Univalle señalado de abusar sexualmente de una investigadora de la Universidad Nacional se defendió

Salomé Burbano Delgadillo afirma que el docente abusó de ella, después del lanzamiento de un libro.

En un video difundido en sus redes sociales, Salomé Burbano Delgadillo, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia, denunció haber sido abusada sexualmente por un reconocido profesor de la Universidad del Valle, en Cali.

Relata detalladamente que la agresión ocurrió el 14 de octubre, cuando se desplazó a la capital del Valle del Cauca para asistir al lanzamiento de un libro del cual es coautora. Este evento, asegura, fue organizado por su presunto violador, el directivo y profesor Luis Alberto Pérez Bonfante.

Pese a la gravedad de la acusación, el profesor Pérez solo se pronunció hasta hoy. A través de un comunicado, dijo que “en atención al relato de la Sra. Irene Salome Burbano Delgadillo, en el que me señala de la comisión de gravísimos delitos, y ante la violentísima reacción que ha puesto en franco riesgo mi vida, me permito comunicar a la opinión pública que los hechos en los que me acusa jamás ocurrieron”, aseguró.

También indicó que su inocencia quedará demostrada en las instancias legales pertinentes y que Salomé Burbano “tendrá que hacerse responsable de las consecuencias penales y civiles del caso”, dijo.

También señaló que en razón a las amenazas que ha recibido, hace responsable a Burbano Delgadillo por los eventuales atentados contra su vida derivados de su declaración.

“Dado que la Sra. Irene Salomé Burbano Delgadillo me acusa de la comisión de gravísimos delitos, tengo la absoluta convicción de que el escenario para dirimir este asunto son los estrados judiciales y no las redes sociales ni los medios de comunicación. Ante las autoridades pertinentes presentaré las pruebas que demuestran mi inocencia y, a la vez, la comisión de varios delitos, entre ellos injuria y calumnia”, cometidos, según él, por Salomé Burbano.

Continuó su mensaje manifestando que condena “enérgicamente” los pronunciamientos “con especial ahínco los provenientes de autoridades institucionales, a través de los cuales se ha prejuzgado y violentado el debido proceso, la presunción de mi inocencia y el derecho a mi buen nombre. Esto además constituye una presión indebida sobre los operadores de justicia”, señaló.

También se atrevió a exhortar a la sociedad colombiana “a actuar con prudencia, considerando que hasta este momento solo han contado con el relato de Irene Salomé Burbano para evaluar ‘los hechos’ que, insisto, jamás ocurrieron”, insistió.

“Intentó abusarme despierta”, el duro relato de Salomé Burbano

El día que para Salomé Burbano, una investigadora académica de 31 años, sería una oportunidad para compartir con sus colegas y celebrar un logro más en su vida profesional, terminó siendo el comienzo de una terrible pesadilla, tras ser víctima de un presunto abuso sexual por parte de uno de sus compañeros y, quien además, es profesor y directivo en la Universidad del Valle, ubicada en Cali.

El plan era compartir en un restaurante y festejar el lanzamiento de un libro que había realizado Burbano como coautora con varias personas de esa universidad y otros planteles educativos. Con todos había sostenido una relación profesional debido a la escritura del libro, que fue posible gracias al trabajo virtual.

Una vez terminado el festejo, Burbano se quedaría en casa de unos familiares en Cali, pues reside en Bogotá.

Salomé asegura que solo recuerda que llegó al sitio con la idea de departir y tomar un par de tragos. Después de eso, dice que despertó en una habitación extraña, desnuda y sin saber lo que había ocurrido.

“Yo soy investigadora de la Universidad Nacional de Colombia y pertenezco a un grupo de investigación, y a ese mismo grupo pertenece mi agresor. Yo a él no lo conocía personalmente, solo a través de reuniones virtuales grupales. Él decidió organizar un evento de lanzamiento de una publicación y por eso algunos coautores del libro viajamos hasta allá... Al día siguiente me levanté angustiada, no tenía mi vestido, únicamente tenía mis pantis y tampoco tenía mi celular conmigo”, inició contando Irene Salomé en el video compartido en redes.

Con un malestar físico que no pudo describir, desubicada y perdida, se encontró sola en la cama y junto a ella su vestido de flores amarillas y azules que se puso rápidamente, pensando, según en ella, en miles de cosas, pero a la vez con la mente en blanco.

“Entró a la habitación y ahí supe dónde estaba... me dijo que como había estado tan mal habían decidido, no sé quiénes, que me quedaba en su casa y me dijo que yo había vomitado; algo que no pude comprobar nunca porque en mi vestido no había un rastro de vómito, que por eso me lo quitó y luego me dijo: es que tú dormiste desnuda”, dijo la mujer sobre la versión entregada por Luis Alberto Pérez Bonfante.

Después dice que él mismo le facilitó una camisa suya para que ella se cambiara su vestido y en ese momento ocurrió el abuso que ella sí dice recordar.

“Me pasó una camiseta suya y luego comenzó con tocamientos abusivos, me tocó las piernas, mis brazos y hasta llegó a mi torso debajo de mis senos. Me paré asustada y corrí al baño y la chapa de hecho no servía”, relató Salomé.

Cuando quiso bañarse, la mujer notó en su ropa interior un fluido que no era el suyo y estaba “completamente lleno su protector”. Salió de aquel lugar y ya en casa de sus familiares dijo seguir notando síntomas extraños en su cuerpo y reacciones diferentes. “Salió un olor extraño de mi vagina y era fétido”.

Con apoyo de sus padres y su hermana enfermera, decidió poner la denuncia ante la Fiscalía General de la Nación e incluso grabar un video y hacerlo público en hecho en redes sociales.

“Yo en principio no quería denunciar. Sin embargo, mis padres me instaron a hacerlo, y con el pasar de los días me di cuenta de que esto hacía parte del proceso y para prevenir a otras mujeres que pueden ser víctimas de él porque este señor está en una posición de poder, porque es profesor”, aseveró.

El proceso legal inició en la Fiscalía General de la Nación y el caso fue filtrado por reparto a una sede de la misma Fiscalía en la ciudad de Cali.