Tendencias

Home

Cali

Artículo

Básicamente, el senador trató de "corrupto" al alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.
Básicamente, el senador trató de "corrupto" al alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. - Foto: Archivo particular - Montaje SEMANA

cali

“Y para cuándo su renuncia”: senador Alexander López le pide al alcalde que también se vaya por escándalo de Emcali

El mandatario de los caleños no se quedó callado y respondió a las solicitudes del senador.

Tras la renuncia del gerente de Empresas Municipales de Cali (Emcali), Juan Diego Flórez, quien, al parecer, no pudo explicar el millonario contrato con sobrecostos con televisores de $ 47 millones de pesos, el senador Alexander López ahora pide que también renuncie el alcalde de esta ciudad.

Pues luego de que el mandatario de Cali, Jorge Iván Ospina Gómez, diera a conocer, a través de su cuenta de Twitter, esta decisión por el escándalo que se formó, Flórez le respondió el trino y básicamente lo trató de “corrupto”. Sin embargo, Ospina no se quedó callado y le refutó su solicitud.

“Alcalde @jorgeIvanOspina ¿y para cuándo su renuncia después de todo el daño que usted le ha hecho a la ciudad?”, escribió López a la publicación de la carta de renuncia que expuso el alcalde y como si fuera poco, también le hizo la siguiente pregunta: “¿Y para cuándo la renuncia de todos los gerentes de la empresa que hacen parte de este desastre de corrupción?”.

Finalmente, el senador hizo énfasis argumentando que el gerente de Emcali no renunció, sino al contrario, habría sentido la precesión de quienes lo denunciaron, “y no renunció, lo tumbamos todos los que denunciamos”, recalcó López.

Ante estas acusaciones, el mandatario de los caleños le respondió al representante del partido Polo Democrático las solicitudes que hizo y le recalcó que según él si da soluciones a los problemas que se presentan en la ciudad.

“Pues mi querido Senador. Si algo claro tengo es que no huyo a los problemas, a los graves temas que hemos vivido como sociedad (pandemia y estallido social) y siempre orientado a construir tomando decisiones desde la evidencia. A diferencia de usted no huyo”, le señaló Ospina a López.

El cuestionado contrato que Emcali adjudicó a la unión temporal AMI 2022 para poner en marcha unos medidores de energía inteligentes, no solo contempla la compra de televisores por casi 43 millones de pesos y sillas por más de 17 millones de pesos, sino que además establece un adelanto de 15.119.099.000 pesos.

SEMANA tuvo acceso al contrato y conoció que el compromiso fue firmado el 21 de julio de este año con total conocimiento del gerente de Emcali, Juan Diego Flórez, y del representante legal de la unión temporal AMI 2022, Juan Camilo Ossa Hoyos, por un valor total de 215.879.358.926 pesos.

El contrato empezó desde el momento en que las partes estamparon sus firmas y va hasta el 31 de diciembre de 2028. En el documento se establece que Emcali deberá desembolsar año a año unos montos fijos, hasta cancelar el valor total del contrato.

El primer pago quedó establecido para este año por un monto de 23.695.031.047 pesos, de los cuales 15.119.099.000 pesos se pagarían de manera anticipada y “reembolsable”, mientras que el resto (8.575.932.047 pesos) se cancelarían por concepto de “pago de vigencia”. “Los pagos se realizarán dentro de los veinte a treinta días calendario contados a partir de la aceptación de la factura”, asegura el contrato.

Tal parece que el jugoso adelanto que Emcali debe hacer a la unión temporal AMI 2022 todavía no se ha desembolsado, pese a que el contrato se firmó en julio y sigue vigente.

“Lo que tenemos entendido es que este anticipo de 15 mil millones de pesos todavía no se ha desembolsado, pero nos parece muy grave que sin haberse dado este anticipo ya se estén viendo, en el mismo contrato, sobrecostos en elementos muy sencillos como el material para organizar un puesto de control”, dijo a SEMANA Jhoni Trejos, dirigente Sindicato de las Empresas Municipales de Cali (Sintraemcali).

Además de compras por valores inflados de un televisor de 55 pulgadas Smart LED que fue cobrado por $42.897.987 millones de pesos, mientras que en el mercado se encuentra en al menos $6 millones de pesos; una silla ergonómica de uso intensivo 24/7 aparece en $17.968.474, una estación de trabajo tipo administrador $49.327.594, un teléfono IP para estaciones de trabajo en $1.368.519.