Tendencias

Home

Medellín

Artículo

Concejo de Medellín.
Concejo de Medellín. - Foto: Cortesía: Alcaldía de Medellín.

antioquia

Agarrón en las gradas del Concejo de Medellín: los asistentes casi se van a las manos, la Policía tuvo que intervenir | ¿Qué pasó?

Los asistentes, quienes al parecer, apoyan al alcalde Daniel Quintero, se agarraron con los de oposición.

El Concejo de Medellín ha sido noticia en los últimos días, no solo por las decisiones de la venta de las acciones de EPM en UNE, las denuncias en los contratos de chatarrización, entre otros, sino por la polarización que se presenta entre los que apoyan las propuestas de los concejales cercanos al alcalde Daniel Quintero y los de oposición.

Esta vez, los asistentes de oposición y los que apoyan el gobierno de Quintero se agarraron a discutir en medio de un debate. Por este suceso la Policía tuvo que intervenir de inmediato.

En medio de la pelea, el presidente del Concejo de Medellín, Lucas Cañas, tuvo que anunciar lo siguiente: “Sin problemas buscamos el mecanismo, porque yo respeto todas las voces. Última vez que digo, si no se calman, cancelamos esto”, precisó el corporado.

Estas palabras no cayeron bien en algunos concejales del Centro Democrático, quienes afirmaron que cuando las personas que apoyan al alcalde Daniel Quintero realizan arengas, él las permitía.

Toda la problemática comenzó cuando el concejal que se ausentó ayer en medio de las denuncias por el contrato de chatarrización, Luis Carlos Hernández, denunció que algunos concejales, es el caso de Daniel Duque, Alfredo Ramos y Sebastián López realizaron fuertes afirmaciones en su contra cuando se ausentó del recinto.

“Las críticas que me han hecho han manchado mi buen nombre. Fui atacado por algunos compañeros en este recinto”, señaló. Además, dijo que mantendrá su voto negativo en caso de que nuevamente se haga la votación y pidió a los tres concejales rectificar lo que dijeron.

¿Qué pasó ayer?

De nuevo una fuerte discusión y descontrol se vivió en el Concejo de Medellín, después de la decisión del concejal del Movimiento Independiente, Carlos Romero, que pidió de un momento a otro la aprobación de la apelación de la venta de las acciones de EPM en UNE, la cual ha sido negada en cuatro ocasiones por los concejales habilitados para votar en su decisión de venta.

Todo comenzó cuando el concejal del partido de La U Luis Carlos Hernández se ausentó en medio de un debate sobre un contrato de la chatarrización de 50.000 vehículos, en el que presuntamente la Alcaldía podría incurrir en un detrimento patrimonial por 33.000 millones de pesos. Al parecer, su ausencia fue por conveniencia. Sin embargo, concejales de la oposición, como Daniel Duque, anunciaron en su cuenta de Twitter lo siguiente:

“Tomamos la decisión de romper el quorum, hasta que no esté todo el Concejo en pleno y hasta que no esté toda la ciudadanía consciente de cuándo se va a tomar la decisión de la apelación del proyecto en UNE no se puede realizar el debate en el Concejo de Medellín. Esto es un triunfo de la ciudadanía y vamos a seguir defendiendo el patrimonio público de la ciudad”, dijo el concejal Duque.

Esta “jugada” política enfureció a los concejales de oposición, debido a que el proyecto se iba a llevar a la Comisión Segunda, en la que el gobierno del alcalde Quintero tiene al menos cuatro votos a favor y la oposición cuenta con tres.

Sin embargo, con la ausencia del concejal Hernández, el corporado Carlos Romero aprovechó ese momento para que el proyecto quedara aprobado en primer debate, para llegar de nuevo a la plenaria. Pero todo este desorden quedó cancelado, porque los concejales de oposición abandonaron el recinto con el argumento de que debían estar todos los concejales presentes para la votación.

Cabe recordar que el pasado 29 de septiembre se vivió otro acalorado debate en el Concejo, donde por cuarta vez hundieron el proyecto, que a capa y espada, el alcalde de Medellín ha insistido en vender las acciones que tiene EPM en UNE. Sin embargo, el concejal Sebastián López reiteró su negativa al millonario negocio que puso a tambalear a la alcaldía de Quintero.