Home

Pereira

Artículo

Menor fue rescatada en emergencia de Risaralda.
Menor fue rescatada en emergencia de Risaralda. - Foto: qradiochocó

nación

De manera favorable evoluciona la niña que sobrevivió al accidente del bus en Risaralda

Los familiares de la pequeña afirman que nadie de la Empresa Arauca los ha contactado, y pueden comer gracias a la asistencia que les brindan en el Hospital San Jorge.

Un milagro permitió que la pequeña Davianni Saray Mosquera sobreviviera al terrible accidente del bus de Empresa Arauca que fue sepultado por un alud de tierra en un sector conocido como La Cabaña, localizado en la vía que comunica a los municipios de Pueblo Rico y Santa Cecilia en el departamento de Risaralda.

En SEMANA hablamos con doña Flor Mosquera, tía de la niña que la está cuidando en el Hospital San Jorge de Pereira, quien dijo que por fortuna evoluciona de manera muy favorable después de la cirugía que le practicaron este lunes.

Indicó que han tenido apoyo psicológico permanente de los profesionales del centro asistencial, porque lamentablemente la familia quedó destrozada tras el fallecimiento de su cuñada y su sobrino pequeño.

“Mis familiares iban para Itsmina cuando ocurrió el accidente. A mi hermano lo llamaron y se fue inmediatamente para el sitio; fue ahí cuando se dio cuenta del rescate de mi sobrina y se vino con ella para el hospital”, afirmó.

A la enorme tragedia que golpea a esta familia chocoana se suma el hecho de estar a su suerte en la ciudad de Pereira, pues nadie de la Empresa Arauca los ha contactado y pueden comer gracias a la asistencia que les brindan en el Hospital San Jorge.

Manifestó que su hermano la pudo llamar esta mañana y decirle que estaba haciendo los trámites de Medicina Legal correspondientes a su esposa y su hijo menor.

“Él se comunicó conmigo y me comentó que estaba en todas esas vueltas, pero la verdad es que no me quiso decir dónde pasó la noche o si tuvo que hacerlo en la calle, ni tampoco cómo está haciendo para comer. Es una situación muy terrible”, precisó.

Este domingo 4 de diciembre se registró un deslizamiento de tierra en la carretera que une a los municipios de Pueblo Rico y Santa Cecilia, exactamente en la vereda La Cabaña, en el departamento de Risaralda.

Un alud de grandes proporciones sepultó el bus que cubría la ruta Cali (Valle del Cauca)-Condoto (Chocó), dejando atrapados a sus ocupantes.

El dato oficial era que el bus había vendido 25 tiquetes, pero finalmente terminaron siendo 34 las víctimas mortales, entre los que se encontraban varios menores de edad.

A través de sus redes sociales, la Empresa Arauca lamentó lo ocurrido y envió un mensaje de solidaridad a la familia del conductor y el resto de las víctimas fatales de esta tragedia, que involucró a varios vehículos particulares y motocicletas.

“No existen palabras que puedan describir la tristeza que produce esta clase de hechos y la pérdida indescriptible que ha ocasionado este desastre natural, nos solidarizamos con el conductor, nuestros pasajeros y sus familias”, señaló.

Según el Servicio Geológico Colombiano (SGC), el municipio de Pueblo Rico, Risaralda, está en amenaza muy alta por movimiento en masa. Se trata de una condición asociada al fenómeno de La Niña, que se presenta desde agosto de 2020.

Las constantes y fuertes lluvias “han generado hipersaturación en materiales con alto grado de metamorfismo, además asociado a pendientes abruptas, que han desencadenado movimientos en masa superficiales, con un volumen movilizado en el orden de 5.000 a 10.000 metros cúbicos aproximadamente”, detalló el SGC en un comunicado.

Finalmente, la UNGRD recomendó a la comunidad que ante estas emergencias se evacúe hacia los puntos de encuentro definidos y active planes de emergencia familiares, comunitarios y/o institucionales. Asimismo, sugirió verificar el estado y ubicación de las familias y vecinos en los puntos de encuentro preestablecidos.

En caso de que el movimiento en masa ocurra en una vía, esta no se debe atravesar y hay que alejarse del lugar. Si el movimiento en masa obstruye un cuerpo de agua (quebrada, río) se debe informar de inmediato a las autoridades y activar los planes de emergencia familiares, comunitarios e institucionales.