Home

Pereira

Artículo

Rescatistas en el lugar
Familiares de las víctimas esperan noticias - Foto: Oscar Ramírez

risaralda

Estos son los nombres de las personas que murieron en el deslizamiento que sepultó un bus en Risaralda con 31 pasajeros

Solo ocho personas han salido con vida de este movimiento en masa que enluta al país.

Los organismos de socorro del departamento de Risaralda informaron que ya son 34 los cuerpos sin vida que han podido rescatar del deslizamiento de tierra que sepultó a un bus de servicio público que cubría la ruta entre la ciudad de Cali y Condoto, Chocó.

La emergencia ocurrió en la mañana de este 4 de diciembre cuando el automotor se movía por la zona rural del municipio de Pueblo Rico, Risaralda. Ante la mirada de varios transeúntes, una montaña se empezó a desprender hasta que cubrió todo el automotor.

Entre las víctimas mortales hay menores de edad y adultos mayores. Las historias de cada uno son estremecedoras. De acuerdo con los testigos, varios de ellos fallecieron mientras pedían auxilio para ser evacuados de las latas y piedras que los tenían amarrados.

La primera en ser confirmada fue Saray, una niña de tan solo 8 años que se movilizaba en una motocicleta junto a otra persona. Ella alcanzó a salir con signos vitales del derrumbe, pero murió mientras era traslada al centro hospitalario de la localidad.

Con las horas, fueron apareciendo nuevos nombres, en la medida en que las lluvias permitían mover el material que cayó sobre la vía. Durante este domingo, las tareas de rescate se realizaron de manera parcial por la amenaza del agua y nuevos movimientos.

A la lamentable lista se sumaron las identidades de Guillermo Ibargüen Arboleda, un hombre de 44 años que trató de esquivar el deslizamiento antes de quedar bajo él. Sacó por una venta a su hijo y, cuando trataba de salir por el mismo lado, fue sepultado.

Más tarde aparecieron los cadáveres de Samuel Elías Ayala Benítez, de 20 años, quien se montó al bus que tenía como destino final al municipio de Condoto, en el departamento de Chocó, como el resto de los 31 pasajeros que se embarcaron en la ciudad de Cali.

En una página que cuelga sobre el coliseo de Pueblo Rico se leen más nombres. La zona fue adecuada por las autoridades locales como una morgue. En bolsas de color blanco guardan los cuerpos, mientras los preparan para las debidas inspecciones técnicas.

Kevin Yoel Lozano, Tibisay Salazar Riascos, Juan David Ruíz Mosquera, Mayerly Mosquera Mosquera, Kelly Johana Rodríguez y Jorge Luis González Victoria. Ahora bien, faltan otros cuerpos por identificar, labores a cargo de la Policía Nacional y el CTI de la Fiscalía.

A las afueras de la morgue hacen estruendo los llantos de las familias de las víctimas. Muchas viajaron desde el departamento de Chocó con la esperanza de encontrar con vida a los allegados que esperaban con anhelo en los municipios de Condoto e Istmina.

Según se ha podido esclarecer, familias enteras se transportaban en el bus de servicio público que está adscrito a la compañía Arauca. De momento, se reportó que solo ocho viajeros salieron con signos vitales estables y se encuentran en recuperación.

Derrumbe en la zona La Cabaña cerca al municipio de Puerto Rico en Risaralda, cerca de 40 metros de derrumbe sobre la vía y varios vehículos atrapados.
Derrumbe en la zona La Cabaña cerca al municipio de Puerto Rico en Risaralda, cerca de 40 metros de derrumbe sobre la vía y varios vehículos atrapados. - Foto: Suministrada a SEMANA por Gestión del Riesgo

Un sobreviviente

Andrés Guillermo Ibargüen Rivas logró escapar del deslizamiento de tierra que sepultó al bus de servicio público en el que se movilizaba junto a otras 26 personas en el departamento de Risaralda. Entre lágrimas, relató el terror que enfrentó en la mañana de este domingo.

Él se montó en la madrugada en el automotor que salió de la ciudad de Cali con destino hacia Chocó. Una lluvia de piedras y material vegetal les frenó el paso cuando el carro se movía entre los municipios de Santa Cecilia y Pueblo Rico, a más de 4 horas de su destino.

En conversación con la emisora de Lloró Stereo, Ibargüen detalló que el conductor del automotor alcanzó a observar que la montaña se estaba desprendiendo. En consecuencia, tomó la decisión de retroceder para esquivar los elementos que estaban cayendo.

“Se estaba derrumbando una parte y el bus estaba un poco atrás. El señor del bus iba retrocediendo, cuando iba retrocediendo, se vino todo encima del bus”, relató el sobreviviente que está siendo atendido en una clínica de la ciudad de Pereira.

Él compartió el asiento del viaje junto a su padre. Ambos maniobraron para salir con vida del deslizamiento que cubrió completamente al vehículo, a la altura del kilómetro 17, en la vía que une al departamento de Chocó con los municipios del Eje Cafetero.

La víctima comentó entre lágrimas lo que vivió después de recibir los impactos de las piedras: “Yo estaba con mi papá al lado. Mi papá (llora) me ayudó a salir del bus por un huequito. Me tuve que tirar al barranco”, afirmó el hombre mientras lamentaba el dolor.

Sin embargo, cuando alcanzó a salir del automotor, el carro ya estaba bajo la tierra, por lo que su padre no pudo evacuar: “Cuando me tiré, ya se había tapado todo. Tuve que pasar cierta parte para que esas piedras no me cayeran encima”, concluyó el sobreviviente.

Luego se sentó en una parte del sector a observar el suceso que hoy lamenta el país. Los organismos de socorro tardaron en llegar. Él atestiguó cada segundo del incidente donde quedó atrapado su padre. Estuvo frente al deslizamiento hasta que lo montaron en una ambulancia hacia Pereira.