Enrique Vives Caballero
De 17 a ocho años se redujo la condena de Enrique Vives por la muerte de seis menores en la Troncal Caribe. - Foto: Semana

judicial

Enrique Vives pagaría ocho años de cárcel domiciliria por la muerte de seis menores en la Troncal Caribe

Esta sería la pena establecida en el preacuerdo con la Fiscalía General de la Nación.

Después de ocho meses del trágico accidente de tránsito que cobró la vida de seis jóvenes tras ser arrollados por el empresario Enrique Vives, en una vía de la ciudad de Santa Marta, se conoció que se habría llegado a un preacuerdo en su condena por el crimen.

Vives, a quien se le atribuyó los delitos de homicidio en concurso sucesivo y homogéneo y homicidio en grado de tentativa, de encontrarse en estado de embriaguez y acabar con la vida del grupo de jóvenes, pasaría de homicidio doloso a homicidio culposo, lo que reduciría la pena de 17 a ocho años de prisión.

Cabe recordar, que en la audiencia de acusación de diciembre del 2021, se le había atribuido los delitos de homicidio en concurso sucesivo y homogéneo y homicidio en grado de tentativa.

El preacuerdo se dio a conocer luego que se estableciera un compromiso este 3 de mayo con la Fiscalía General de la Nación, el cual constaría en reparar económicamente a las víctimas, de las cuales cinco familias ya habían recibido la compensación.

También, se conoció que el pasado 12 de abril la defensa de Vives envió un documento en el que solicitaba la posibilidad de variar la conducta que se le había sido imputada, para celebrar un preacuerdo en ambas partes.

RCN Radio informó que Rodrigo Martínez, abogado de las víctimas, firmó un documento en el que las familias indemnizadas solicitaban el cambio de la conducta, para que pasara de dolo eventual a homicidio culposo.

“Todos los familiares de las víctimas acordaron y recibieron los recursos económicos de las indemnizaciones, entregadas por la aseguradora como un hecho de resarcimiento del daño por la pérdida de vidas causadas en este accidente vial”, aseguró Martínez.

Igualmente, la defensa del señalado indicó que al momento de ocurrir el siniestro, las víctimas no se movilizaban por la zona peatonal, sino por la vehicular, por lo que Vives durante el tiempo de pena tendría detención domiciliaria y no pagaría por el crimen en un centro carcelario.

“Casi inmóvil”: familiares revelan el estado de salud de joven impactada por pieza mecánica en vía de Barranquilla

Como Olys Carolina Medina Escorcia fue identificada la joven de 26 años que el pasado sábado 30 de abril fue impactada por la transmisión de un camión que atravesó el panorámico de un bus intermunicipal en que se trasportaba.

Los hechos tuvieron lugar en la vía cordialidad, a las 11 a. m., cuando la víctima iba de pasajera dirigiéndose al municipio de Manatí, Atlántico.

Se conoció que la pieza se desprendió de un camión que viajaba en sentido contrario; fue en ese momento cuando el cardán entró por el vidrio y causó la grave lesión a Medina Escorcia, que se encontraba ubicada en uno de los primeros puestos del bus.

La joven fue trasladada a la Clínica Campbell para recibir atención médica luego que el fuerte golpe la dejara en estado inconsciente. Según reporte clínico, Olys presenta trauma craneoencefálico y fractura en la base del cráneo occipital derecho.

Familiares de la joven indican que, a pesar de que se encuentra estable, la gravedad de la lesión mantiene desde entonces “casi inmóvil” sus miembros superiores, que presentan alteración motora y sensitiva.

“Ella está estable, articula un poco más las palabras que pronuncia, pero siente un hormigueo en sus manos, ve borroso, no sostiene las cosas que agarra. Habla, pero no con fluidez y llora, reveló Alicia Medina, tía de Olys, a Emisora Atlántico.

Asimismo, aseguró que Medina Escorcia poco recuerda lo que sucedido, y expresa que presenta dolores intensos. “En la medida en que ella se vaya desinflamando podría verse qué secuelas sufriría y por lo pronto hay que estar al cuidado de ella, porque se lamenta mucho del dolor que siente”, añadió.

Olys Carolina se encuentra en vigilancia neurológica y médicos y familiares están a la espera de su evolución.

La joven es oriunda del municipio de Manatí y trabaja en la ciudad de Barranquilla en oficios varios; el sábado habría sido su día libre, por lo que decidió viajar a su hogar para compartir con sus dos hijos, de tres y nueve años, y visitar a su mamá.