Home

Política

Artículo

Alirio Uribe y Andrea Padilla han discutido por el proyecto animalista.
Alirio Uribe y Andrea Padilla han discutido por el proyecto animalista. - Foto: SEMANA

política

Alirio Barrera le pidió a Andrea Padilla que audiencia pública sobre proyecto animalista se realice en la plaza de Bolívar o La Santamaría

El congresista del Centro Democrático quiere que haya presencia de galleros y de representantes de las corridas de toros, entre otros sectores que considera que hacen parte de las tradiciones culturales del país.

El próximo viernes 25 de noviembre se llevará a cabo una audiencia pública en el Congreso para debatir un proyecto animalista de la senadora Andrea Padilla que pretende prohibir las corridas de toros, las peleas de gallos, entre otros eventos que para la congresista van en contra de los derechos de los animales.

Uno de los mayores contradictores de esa propuesta es el senador Alirio Barrera del Centro Democrático, que considera que con la aprobación de la iniciativa se podrían ver afectados quienes se dedican y viven de estas actividades, que para el senador uribista hacen parte de la cultura del país.

Por eso, Barrera pidió que la audiencia pública no sea en el Capitolio Nacional, sino que se realice en un espacio abierto como la plaza de Bolívar o la plaza de toros de La Santamaría. “Senadora Andrea Padilla con todo respeto le propongo que hagamos esta audiencia pública en la plaza de Bolívar o en la Plaza de Toros La Santamaría. El pueblo que no ha sido censado en las encuestas hechas por ustedes quiere asistir”, aseguró el senador del Centro Democrático.

Asimismo, el senador uribista dijo que su propósito sería buscar llenar alguno de esos espacios de personas que no están de acuerdo con la iniciativa o que se podrían ver afectados. Barrera afirmó que recientemente ya había acompañado una marcha que llegó a la plaza de Bolívar y que habría contado con la presencia de unos 7.000 galleros del país, que tampoco respaldarían ese proyecto de Padilla.

El propósito del senador del Centro Democrático es que se pueda escuchar a quienes viven de estas actividades, más allá de las autoridades territoriales o los animalistas que se espera que estén presentes. Por su parte, Padilla publicó un video en el que compartió que en las paredes del Capitolio ya hay distinta propaganda y carteles en el que se invita a participar de la audiencia del próximo viernes.

“Senadores María Fernanda Cabal, Alirio Barrera, Paloma Valencia, Carlos Meisel, Ciro Ramírez y Miguel Uribe atenta, con mi equipo, a los datos de quienes quieran invitar: amigos y conocidos galleros y taurinos, a la audiencia sobre el PL085. No hemos recibido información de su parte”, afirmó la congresista de la Alianza Verde.

La senadora replicó el mismo mensaje con otras bancadas, entre ellos la senadora Norma Hurtado del Partido de la U; los senadores Didier Lobo, Carlos Farelo y Abraham Jiménez de Cambio Radical, a quienes también les pidió compartir su lista de invitados a la audiencia del próximo viernes.

El proyecto de ley de Padilla propone que se “prohíban progresivamente las prácticas de entretenimiento cruel con animales”.

Eso incluye las “corridas de toros, novilladas, tientas, becerradas, rejoneo, corralejas y riñas de gallos, en todo el territorio nacional”, propone el articulado.

La iniciativa habla de implementar una “progresividad” en el que se comience por eliminar los elementos que puedan causar un daño a otros animales. Además de no permitir el ingreso a menores de edad a estas actividades, así como la prohibición del consumo de bebidas embriagantes para los asistentes.

El proyecto de Padilla propone que se destine el 30 % del espacio de publicidad del evento para informar del “sufrimiento animal que esto conlleva”. Esto deberá estar tanto en los carteles físicos al interior del evento como en las redes sociales o en anuncios en medios de comunicación.

Asimismo, todos los gastos deberán ser asumidos por el organizador y se prohibiría que las entidades estatales promocionen, participen o financien estos eventos. El responsable del encuentro tendrá que mostrar previamente el pago de impuestos de la actividad y contar con los permisos autorizados previamente por la administración distrital o municipal.

Si se incumple algunas de esas medidas, el organizador deberá pagar unas multas que podrían ir de 10 a 60 salarios mínimos. Y los recursos recaudados se tendrían que destinarse a actividades de protección animal.

El proyecto avanza en su segundo debate en la plenaria del Senado, sin embargo, primero se deberá realizar esta audiencia pública propuesta por el Centro Democrático.