Home

Política

Artículo

ÁLvaro Leyva.
Cuando se posesionó en el cargo, el canciller Álvaro Leyva aseguró que los cargos no serían para la clase política. - Foto: León Darío Peláez

política

En medio de tormenta por nombramientos diplomáticos, canciller Álvaro Leyva dice que el 40 % de los asignados son de carrera

Según el ministro de Relaciones Exteriores, la ley establece que por lo menos el 20 % debe tener estudios y experiencia relacionada con el cargo. Desde otros sectores reclaman amiguismo o cuotas políticas sobre varios de los funcionarios.

Luego de haber nombrado a los funcionarios de varias de las principales embajadas del país y configurar el equipo diplomático que representará a Colombia en el arranque del gobierno del presidente Gustavo Petro, el ministro de Relaciones Exteriores, Álvaro Leyva, aseguró que un gran porcentaje de los funcionarios fuera del país estarían capacitados y tienen experiencia para su cargo.

“El decreto 274 de 2000 prevé que el 20 % de diplomáticos de carrera debe ser nombrado como embajadores. Hoy me complace informar que, tras 100 días de gestión, el 40 % ha alcanzado ya esa designación. Reconocimiento al valor del talento humano de la Cancillería”, aseguró Leyva en las últimas horas.

El anuncio se da luego de varias polémicas que se han generado alrededor de los nombramientos en las embajadas. La oposición ha reclamado que muchos de los diplomáticos que representan a Colombia en distintos países, varios de ellos los de las relaciones más fundamentales, no son diplomáticos de carrera sino personas cercanas políticamente a alguien del Pacto Histórico o al mismo mandatario.

Incluso, sacaron a relucir un video en el que Gustavo Petro, cuando era candidato, dijo que esos cargos no serían para hijos de presidentes ni “amigos de la clase política”. “Nos proponemos que nuestro equipo diplomático sea mucho más profesional y capaz de lo que es hoy. Todos sabemos que la diplomacia colombiana falla, es incompetente e incapaz, guardadas siempre las exepciones”, afirmó el mandatario.

Petro aseguró que esa “incapacidad” se podía cambiar por equipos más profesionales que hubieran estudiado la carrera diplomática. “Y no simplemente, como ocurre hoy, los hijos de los presidentes y los amigos y amigas de la clase política colombiana, incluso muchos incursos en corrupción”, aseguró Petro hace un tiempo.

Sin embargo, desde la oposición reclaman que no ha sido así. Algunos de los casos más criticados han sido el del embajador en Venezuela, Armando Benedetti, o el de Nicaragua, León Fredy Muñoz, ambos cercanos políticamente a Petro.

Asimismo, se generó toda una polémica por el nombramiento del nuevo embajador de Colombia en México, Ninco Daza, que no cuenta con título profesional y trabajó con el senador Gustavo Bolívar.

Otro de los casos más criticados es el de Elizabeth García Carrillo, la embajadora de Colombia en Bolivia, que según el portal Cuestión Pública no tendría convalidados sus estudios en derecho. García es cercana a la vicepresidenta Francia Márquez.

También llamó la atención el nombramiento del embajador en Argentina, Camilo Romero, que fue clave en la campaña de Petro en el Pacto Histórico y compitió con el mandatario en la consulta interpartidista.

El nombramiento de Laura Guillén, esposa de Álex Vernot, como embajadora de Francia también ha generado ruido. Según confirmó en días recientes Leyva a SEMANA, la designación sigue en firme, sin embargo, no se ha oficializado porque esos procesos en Europa pueden llegar a ser demorados.

Igualmente, ha generado interrogantes la designación de Ligia Margarita Quessep, embajadora de Colombia en Italia, porque es cercana a la primera dama Verónica Alcocer.

A esos nombres se le suman el caso de Jorge Rojas, que fue secretario de Gobierno de la alcaldía de Petro en Bogotá y sería embajador ante la Unión Europea; asimismo, llama la atención la posible designación de Guillermo Rivera, exministro del Interior, que se convertiría en embajador en Brasil; y el exrepresentante Germán Navas Talero que sería embajador en Dinamarca.

Cuando fue posesionado como canciller, Leyva también se comprometió a que las embajadas no serían para la clase política. “Le vamos a dar preferencia a la carrera diplomática, esto no es para la clase política, esto no es para regalarlo, es para gozar de todos los conocimientos”, afirmó el canciller.

Pero desde distintos sectores hoy reclaman que eso no se habría cumplido. “No entiendo cómo se pasa de una crítica así de feroz, a usar el servicio diplomático de la forma como lo está haciendo. Las promesas incumplidas, las críticas con doble rasero eran una cuestión de la clase política que tanto criticó y ahora son su forma de hacer política”, cuestionó la profesora Sandra Borda, quien contó que hace unos años se reunió con Petro para respaldarlo en su campaña y grabó el video que ha trascendido.

La profesora dijo que se trata de un escenario serio para “andar jugando con los nombramientos”.

En medio de la tormenta que se ha generado por esos nombramientos diplomáticos, el presidente del Sindicato de Empleados del Ministerio de Relaciones Exteriores, Francisco Burchardt, le dijo a SEMANA que hay preocupación en la Cancillería por esos hechos.

“Los cargos de mayor responsabilidad deben estar en manos de las personas que se han preparado para ello”, criticó. El sindicalista dijo que los países con relaciones más importantes para el país no estarían a cargo de personas con carrera diplomática.

“Hay tendencia a nombrar a personas que no son de carrera diplomática en destinos europeos o en Norteamérica. Obviamente eso ha generado molestia en la Cancillería”, afirmó Burchardt.

En medio de toda la polémica se anunciaron demandas a esos nombramientos.