Tendencias

Home

Política

Artículo

Nicolás Maduro y Gustavo Petro ya hablaron esta semana sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.
Nicolás Maduro y Gustavo Petro - Foto: SEMANA

política

Gobierno Petro reveló que quiere devolver a Monómeros “a quien le pertenece”. ¿Maduro volvería a tener el control?

El designado embajador de Colombia en Venezuela, el exsenador Armando Benedetti, pidió que Monómeros no entre a la lista Clinton y advirtió que eso reventaría la economía del vecino país.

El designado embajador de Colombia en Venezuela, el exsenador Armando Benedetti, reveló detalles de la estrategia que tiene el gobierno del presidente Petro sobre la compañía Monómeros, al asegurar que el objetivo primordial es devolverla a quien le pertenece. ¿En ese sentido se estaría pensando en que vuelva al control de Nicolás Maduro?

Benedetti, en su intervención en el marco del evento sobre el Acuerdo de la Frontera, el cual se desarrolló por la Cámara Colombo Venezolana en Cúcuta, manifestó que se debe dar un cambio de junta de Monómeros en Barranquilla.

“El superintendente de Sociedades, Billy Escobar, nos ha ayudado muchísimo no solamente en haber levantado intervención, sino también [al] buscar el buen suceso de las cosas y en Barranquilla es donde se tiene que hacer el cambio de junta con base en que Colombia ya reconoció al gobierno venezolano”, sostuvo Benedetti.

Y agregó en su declaración: “Y con el superintendente de sociedades que ha estado al frente de hacer volver a Monómeros a quien realmente le pertenece”.

Armando Benedetti, nacido en Barranquilla, será el primer embajador de Colombia en Venezuela, luego de varios años de ruptura de relaciones
Armando Benedetti, nacido en Barranquilla, será el primer embajador de Colombia en Venezuela, luego de varios años de ruptura de relaciones - Foto: ANIEL REINA - SEMANA

Así mismo, el embajador de Colombia en Venezuela, Armando Benedetti, pidió que las autoridades de Estados Unidos no incluyan en la lista Clintón a Monómeros, al advertir que una medida de ese estilo recentaría la economía nacional.

Cabe recordar que Monómeros es una empresa de alto interés para el nuevo gobierno, pues puede resultar clave para la producción del campo, debido a que allí se elaboran fertilizantes, insumo esencial para el rendimiento de los cultivos.

Así mismo, Monómeros es uno de los activos que Venezuela tiene en el exterior y, como tal, quedó bajo el dominio de la asamblea nacional que encabeza el presidente interino Juan Guaidó.

Juan Guaido
Juan Guaidó Presidente interino de Venezuela Bogotá, enero 20 de 2020 Foto León Darío Peláez/ Semana - Foto: LEÓN DARÍO PELÁEZ SÁNCHEZ

Durante el proceso de empalme que se dio entre el gobierno saliente y el entrante en Colombia, el tema fue tocado a profundidad, toda vez que el presidente Gustavo Petro mostró especial interés en esta empresa “para mantener la traída de la urea a precios módicos, como era antes, y, por tanto, poderle bajar los precios a los fertilizantes”, dijo en su momento.

Pero a mitad de 2021, Monómeros estuvo en el ojo del huracán, porque se conoció el estado de sus cuentas, entre las que se destacó una deuda con los acreedores de insumos, que bordeaba los 50 millones de dólares.

Fue así que la Superintendencia de Sociedades decidió someter a la empresa al grado de supervisión denominado “Control”, el cual es el máximo grado de supervisión que ejerce la entidad de vigilancia, al que llega cuando una compañía presenta situaciones críticas de orden jurídico, económico, contable y administrativo. Ese era el caso de Monómeros.

La medida de máximo control aplicada por la Superintendencia implicaba que tendría la lupa puesta y haría el acompañamiento necesario para “promover la presentación de planes y programas encaminados a mejorar la situación que hubiere originado el control y vigilar la cumplida ejecución de los mismos; autorizar la solemnización de toda reforma estatutaria; autorizar la colocación de acciones y verificar que la misma se efectúe conforme a la ley y al reglamento correspondiente; ordenar la remoción de los administradores, revisor fiscal y empleados”, entre otros ítems.

Por último y tras casi un año bajo la medida de supervisión de control, la SuperSociedades estableció que ya podía levantar la medida, y en la resolución expedida, expone que la empresa “pasará al grado de supervisión de vigilancia”.