política

“La paz total no es solo nacional, va más allá de las fronteras”, delegación de Petro llegó a Cuba

El canciller Álvaro Leyva lidera la comitiva que envió el gobierno del Pacto Histórico a La Habana (Cuba) para explorar si el ELN tiene verdaderas intenciones de paz.


El canciller Álvaro Leyva, antes de viajar a La Habana (Cuba), publicó un mensaje en las redes sociales sobre la misión que le encomendó el presidente Gustavo Petro a la comisión, la cual tiene que ver con explorar la voluntad del Ejército de Liberación Nacional (ELN) sobre una reactivación de los diálogos de paz. El comité, que también está integrado por el senador Iván Cepeda, ya se encuentra en la isla.

Leyva, quien compartió una foto mostrando a los acompañantes que tendrá ese viaje, dentro de ellos Carlos Ruiz Massieu, jefe de la Misión de la ONU para Colombia, y monseñor Héctor Fabio Henao, de la Conferencia Episcopal, envió un mensaje por medio de su cuenta de Twitter, realizando una reflexión sobre la política de la paz total.

“La paz total no es solo nacional, va más allá de las fronteras. Comparto foto tomada en la mañana de hoy, minutos antes de partir hacia la República de Cuba”, trinó el canciller.

Este jueves, el presidente de la República, Gustavo Petro, a su llegada a Quibdó, capital de Chocó, aseguró que el envío del comisionado para la Paz, Danilo Rueda, a La Habana (Cuba) como parte del Gobierno nacional, tiene como objetivo verificar si existe o no un interés real del ELN de entablar una tregua.

El mandatario colombiano fue enfático en manifestar que la clave de la política que está impulsando de paz total es para que tenga un efecto inmediato en una reducción de la violencia en regiones del territorio nacional, donde comúnmente se presentan hechos de orden público que amenazan a la población.

“Vamos a cotejar, hay muchos rumores, comunicados, expresiones a favor de treguas de posibilidades de paz, pero ahora se trata de ver si es cierto”, sostuvo Petro.

Dijo en su declaración: “La labor de Danilo (alto comisionado para la Paz) en este momento es auscultar en la máxima extensión posible de la violencia en Colombia, hasta dónde es cierta la posibilidad de procesos de paz y de acogimientos a la justicia”.

“Además, sobre un reinicio de negociaciones, de treguas, acuerdos bilaterales, que puedan disminuir sustancialmente la violencia en Colombia, ya tendremos una evaluación de esa actividad”, subrayó Gustavo Petro.

También enfatizó: “En general es una mesa técnica de negociación, no es una negociación política, es una negociación técnica de cómo garantizar que si una organización dice tregua y el Estado dice tregua, sea una tregua de verdad”.

Explicó que, inicialmente, la labor de Rueda será la de “hacer un tanteo”, para luego presentar un informe y ver los pasos a seguir.

Al término del Consejo de Seguridad en la capital chocoana, el jefe de Estado dijo que: “Una de las características positivas del comisionado de Paz es que ya tiene una larga tradición en su vida laboral privada en los territorios en conflicto”.

Lo anterior, según explicó el presidente Petro, significa que “él no llega criado y educado en Bogotá a mirar cómo es el conflicto en el Chocó, ya sabe cómo es y cómo se traduce la violencia en cada territorio de Colombia, y eso permite que él pueda tener la capacidad del contacto con los actores de la violencia”.

Habrá una oportunidad que me presente un informe dentro de unas semanas. Después de esta labor, entonces ahí sí dialogaremos sobre si se puede, que yo creo que sí se puede, de cuáles son las posibilidades, los más y los menos”, explicó.

Desde que inició la campaña presidencial, el entonces candidato Petro aseguró que buscaría reactivar la negociación con esa guerrilla, por lo que con este viaje iniciaron los contactos exploratorios para determinar la viabilidad de reactivar la mesa de conversación, que se rompió en 2019 por el atentado del ELN en la Escuela General Santander.

Por último, el gobierno del presidente Gustavo Petro reconocerá los protocolos que el expresidente Iván Duque no aplicó para el retorno de los negociadores de la guerrilla, después de ese atentado en el que asesinaron a 22 cadetes de la Policía.