política

“Preocupan decisiones de Petro”: la carta de Federico Gutiérrez con sus reparos sobre el Gobierno

El excandidato presidencial explicó que son tres los temas que lo preocupan particularmente.


Este jueves, el excandidato presidencial y exalcalde de Medellín Federico Gutiérrez publicó una “Carta abierta a los colombianos y las colombianas” en la que se refirió al actual gobierno del presidente Gustavo Petro.

En el encabezado de la misiva lanzó una fuerte crítica contra el senador de la República Rodolfo Hernández por “no haber asumido con seriedad y responsabilidad la oposición que le correspondía”, pese a que Gutiérrez lo apoyó en segunda vuelta “a pesar de las diferencias que tenía y tengo con él”.

“Por el contrario, (Hernández) expresó públicamente que no podía oponerse a alguien con el que estaba de acuerdo. El tiempo dirá qué pasó verdaderamente en esta elección”, dijo.

Posteriormente, se refirió al actual Gobierno, del que dijo que entre varios temas, son tres los que le preocupan:

El primero es el sector económico, del que dijo que con la reforma tributaria que se radicó en el Congreso, se verá afectado gravemente. “Parecen improvisar en la forma y en el fondo, han cambiado varias veces las metas de recaudo, no tienen claridad si será la única o varias que presentarán en el Gobierno y tienen tantas vocerías que ya no se sabe a quién creerle, o cuál anuncio es cierto”, sostuvo.

Dijo también que las primeras acciones “dan la sensación de que será una asfixia gradual y paulatina que derivará, por un lado, en afectaciones directas a la clase media y trabajadora, pero por el otro, a que se cierren empresas y se ahuyente la inversión en el país, trayendo por consiguiente el aumento del desempleo y la pobreza”.

Y agregó que lo dicho por la ministra de Minas y Energía, respecto a la prohibición del fracking, hace que Colombia pierda “la posibilidad de acceder, según los expertos, a más de $324 billones de pesos en los próximos años, lo que conlleva menos regalías e inversión social para los más vulnerables”. Esto sumado al freno a la exploración de gas, lo que traería “no solo el aumento exponencial en las tarifas de los servicios públicos, sino ponernos a depender de países como Venezuela”.

El segundo punto fue la seguridad nacional, pues dijo que la “paz total” del Gobierno no debería llegar de la mano de la “impunidad total” ni de la “legalización del crimen”.

No sé si soy desconfiado o ingenuo al creer que los diversos grupos ilegales van a entregar toda la operación del negocio del narcotráfico. Ningún actor ilegal en el pasado lo ha hecho ni lo irá a hacer. En cambio, lo que al final sucede es que se terminan dando escenarios para que algunos legalicen su economía ilícita y paguen pocos años de cárcel (o les den curules en el Congreso), mientras que otros actores reciclan la violencia y el negocio, y las víctimas quedan sin verdad, ni justicia ni reparación”, explicó.

Aseguró que la situación se agrava con un ‘desmantelamiento‘ de gran parte de la cúpula de la Fuerza Pública, barriendo con 52 generales entre Fuerzas Militares y Policía, dejarlos “plantados” en la transmisión de mando y no establecer una hoja de ruta clara desde el inicio para combatir el crimen.

Ni qué hablar de la propuesta de legalizar las drogas y todas sus implicaciones para las familias, la seguridad y la economía del país, asunto del que me referiré con más detalle en los próximos días”, añadió.

Finalmente, el tercer punto son los temas políticos e institucionales, por lo que recalcó que es muy “simbólico” conocer que sean congresistas aliados del Gobierno los primeros en oponerse a que se les rebaje el sueldo o se recorten las vacaciones.

“Que siendo los que prometieron el cambio en la manera de hacer política, terminan repartiéndose el poder y cogobernando con aquellos a quienes consideraban los “culpables de los males del país”; que estén incidiendo en la elección del contralor general de la Nación, cuando eran los primeros en criticar a gobiernos anteriores por este tipo de prácticas; o que mientras anuncian austeridad y recortes en algunos casos, silencian frente a los gastos suntuosos y creación de burocracia que harán próximamente”, manifestó.

Expresó también que resulta muy “simbólico” que varios de los ministros inicien con cuestionamientos e investigaciones o que la representación diplomática del país en dictaduras aliadas, como Nicaragua y Venezuela, o gobiernos afines como el de Argentina, tuviera como prerrequisito tener investigaciones penales en Colombia por corrupción, narcotráfico o lavado de activos.

Esto, “sin mencionar, dice el excandidato, el ‘simbolismo’ que comunica el presidente cuando improvisa en los nombramientos, incumple reuniones, se desaparece públicamente por días o no da razones satisfactorias de sus ausencias y silencios”.

El exalcalde de Medellín puntualizó que: “Desde muchos sectores, los primeros pasos del Gobierno son preocupantes y tenemos que estar atentos, ejerciendo una veeduría responsable. Por eso, durante las próximas semanas estaré compartiendo con mayor detalle mis reflexiones acerca de estos y muchos más temas que estamos recogiendo en conversaciones y espacios con diversos actores que he tenido la oportunidad de ir escuchando”.