inversionistas

Wall Street abre en alza tras una semana desastrosa

El mercado de valores sigue a la expectativa de que la Fed pueda frenar la inflación.


La Bolsa de Valores de Nueva York abrió al alza el martes, aprovechando un respiro tras sufrir su peor semana desde marzo de 2020, aunque la mayoría de los operadores todavía esperan que los índices caigan aún más en el mediano plazo.

En las primeras operaciones, el índice estrella, el industrial Dow Jones, ganaba 1,38 %, a 30.298,29 puntos; en tanto el Nasdaq, de fuerte componente tecnológico, subía 2,05 %, hasta los 11.019,48, y el índice ampliado S&P 500 ―de las 500 principales empresas― ganaba 1,74 %, a 3.738,79 unidades.

Por otra parte, en el caso de Colombia, las acciones colombianas, que son un termómetro de lo que sienten los inversionistas con respecto a la economía del país, comenzaron su jornada con fuertes presiones bajistas después de las elecciones ante la incertidumbre de lo que podrá venir con el nuevo Gobierno de Gustavo Petro.

En su primera hora de negociación, el índice MSCI Colcap, que es el índice de referencia de las acciones nacionales, muestra una caída de 5,30 % y se ubica en 1.377, 03 unidades.

Esta caída es liderada por las acciones de Ecopetrol que caen 11,49 %, ante el temor de un fin de la actividad petrolera en el país. Igualmente, los grandes conglomerados financieros del país están sintiendo la presión en las bolsas, con caídas de 5,51 % en Bancolombia y de 5,82 % en Grupo Aval.

¿Qué pasa en EE. UU.?

Estados Unidos sigue a la espera de que tanto la Reserva Federal como el Gobierno de Joe Biden logren frenar la escalada en el costo de vida que sigue en máximos históricos en este país, en medio de un panorama de desaceleración económica y generación de empleo que tiene azotada a su población.

La mala noticia de la semana pasada en Estados Unidos corrió por cuenta del ritmo de producción industrial, que se desaceleró en mayo más de lo previsto, según los datos publicados el viernes por la Reserva Federal (FED, banco central), que también mostraron una caída de la producción manufacturera.

El aumento de la producción total fue de 0,2 % con respecto a abril, cuyos datos se revisaron al alza (+1,4 % frente al 1,1% estimado inicialmente). Esta cifra es mucho menor de lo esperado, ya que analistas preveían una subida del 0,5 %.

En concreto, la producción manufacturera cayó un 0,1 %, con un fuerte descenso en el sector de la madera (-2,6 %), la maquinaria (-2,1 %) y los productos electrónicos e informáticos (-1,8 %).

La producción de automóviles, que sufrió el año pasado la escasez mundial de semiconductores, también se ralentizó: aumentó un 1,1% tras haber crecido un 3,3% el mes anterior. Además, entre los bienes duraderos, la producción de electrodomésticos disminuyó un 2,5 %.

Pese a que la intención de la FED es mantener un aumento de tasas de interés hasta que se logre frenar la inflación, al parecer todos los miembros de este organismo no están de acuerdo con las decisiones que se están tomando y advierten que por el contrario se sigue aumentando la presión dentro del mercado.

La única integrante de la Reserva Federal (FED) que se opuso al fuerte aumento de los tipos interés de Estados Unidos dijo que disintió porque ese paso “añadiría incertidumbre” e inquietud a familias y empresas.

La presidenta de la Reserva Federal de Kansas City, Esther George, ha sido una firme defensora del alza de la tasa de referencia para frenar la inflación más galopante de Estados Unidos en más de 40 años. Empero, fue la única integrante con derecho a voto que se opuso al alza de tres cuartos de punto anunciada el miércoles de la semana pasada y prefería un aumento de medio punto.

Con alta inflación y una economía ajustada, los argumentos para seguir eliminando la política acomodaticia son claros”, dijo en un comunicado en el que añadió que “no obstante, la velocidad para ajustar la política de tasas es importante”.

Sin embargo, el primer aumento de 75 puntos básicos desde noviembre de 1994, anunciado la semana pasada, se produjo cuando la FED comienza a reducir la enorme reserva de activos acumulada durante la pandemia.

Con información de AFP.